Sugerencias para descubrir Mallorca de una forma diferente

Mallorca es el destino ideal para los viajeros que buscan el descanso en un entorno único. Una isla que ofrece al visitante una gran oferta de lugares para visitar a ritmo pausado.

Tomando como base la ciudad de Palma de Mallorca, donde descubrirás un gran patrimonio histórico, podrás visitar pequeños preciosos pueblos en donde pasear de forma sosegada para volver al caer el sol a alguno de sus hoteles de 5 estrellas en Mallorca.

A continuación te presento una serie de sugerencias de los lugares a visitar para descubrir esta preciosa isla.

La ciudad de Palma

Catedral de Santa María de la Palma (La Seu)

Catedral de Santa María de la Palma (La Seu)

¿Qué ver en Palma de Mallorca? Fundada hacia el siglo I a.C por los romanos fue un enclave disputado a lo largo de la Historia como punto estratégico mediterráneo. Lo que conocemos hoy es un paraíso urbano desde el que nos resulta imposible ignorar la belleza natural que la rodea y nos intriga.

De su abundante patrimonio histórico destacaría la Catedral de Santa María de la Palma (La Seu), a la que llegaríamos paseando El parque del mar, admirándonos con el hecho de tratarse de la única catedral que se refleja en las cristalinas aguas del mar a sus pies. Como puedes leer, no hablo más que de belleza.

Sigue paseando bajo el sol y el cielo azul casi asegurados. Segunda recomendación: Pese a las muchas reformas el Consulado del Mar de Mallorca nos hablará de historia, nos invitará a la ineludible reflexión del porqué de los lugares que descubrimos, la ciudad de Palma en este caso. Se podría decir que contemplamos la mescolanza de arquitecturas cuyos orígenes se remontan a los conflictos entre mercaderes allá por el siglo XIV. Una visita imprescindible.

Pueblos que conocer

Las primeras palabras de este post hablaban sobre todo de descanso (hedonismo sin más). También que, de alguna forma, el descanso es contemplación o, sencillamente, la sensación de bienestar. Todo eso y más (no olvidaremos el repaso a la gastronomía) lo encontramos en los pueblos de esta isla privilegiada, Mallorca.

Se me viene a las mientes el recuerdo de Andratx, y de allí, Campo de mar, ubicada en la Sierra de Tramontana.

Había llegado al lugar tras las huellas del pintor Thomas Harris, también espía británico empeñado en la lucha contra el nazismo (curiosidad).

Camp de Mar es una de esas playas paradisíacas de casi doscientos metros de fina arena blanca regada por las turquesas aguas de las muchas ensenadas mallorquinas. De ella parte un puente de madera que conduce a un restaurante en el que degustar los sabores de la zona y disfrutar del entorno son uno.

Me es del todo inevitable hablar de Mallorca sin la mención de Valldemossa. Originada a partir de alquerías del pasado árabe de la isla, sería aquí, probablemente, donde la inspiración llevó a la escritora George Sand a plasmar negro sobre blanco “…es la verde Helvecia, bajo el cielo de Calabria, en la solemnidad y el silencio de Oriente” en su controvertida obra Un invierno en Mallorca. Es precisamente la Cartuja de Valldemossa su principal atractivo turístico, donde decidieron cierto retiro la pareja Sand-Chopin, el lugar en el que músico sus Preludios Op. 28.

Tierra de pintores, la naturaleza reverdecida del valle invita a la contemplación.

Cartuja de Valldemossa

Cartuja de Valldemossa

La visita al Parque natural de Mondragó

Ese lugar al que volver siempre que se visita la isla. 785 hectáreas de belleza mediterránea. La condición de Parque Natural (desde 1982) ha podido conservar la auténtica conjunción de flora y fauna propia de la isla.

Como ves, la llamada de la naturaleza en la isla de Mallorca es una constante.

Llegados al parque desde la ciudad de Palma por la PM-717, la oferta, en cuanto a rutas e información al respecto del mismo, es variada y, a mi juicio, goza de una excelente organización. Para saber más, recomiendo echar un vistazo a la web oficial del parque.

La invitación a conocer Mallorca, como puedes comprobar, nos lleva a movernos continuamente. Y sin embargo buscábamos relax.

La maravilla de las Cuevas del Drac

Nadie debería dejar la isla de Mallorca sin haberlas conocido. Son cuatro cuevas en el pueblo de Porto Cristo que cuentan en total con más de 1000 metros de recorrido subterráneo. Sí, aquellas que aparecían en la estupenda El Verdugo, del maestro Berlanga. Entre las actividades que se nos proponen para conocerlas se encuentran conciertos, plácidos paseos en barca y, cómo no, el disfrute de la caprichosa arquitectura natural. Toda una experiencia idílica en la que dar rienda suelta a cierto romanticismo en el caso de viajar en pareja.

Cuevas del Drac

Cuevas del Drac

Qué comer en Mallorca

¿Qué no te puedes perder de la comida típica de la isla? Obviamente, se han de comer las famosas ensaimadas mallorquinas en todas sus variantes (algo que desconocía por completo) para desayunar. He de reconocer, sin embargo, que en ningún otro lugar vamos a probar otra sobrasada como la que se hace en Mallorca, abundante como ingrediente en no pocas recetas de la gastronomía autóctona. Y puestos a probar, los cocarrois, una suerte de empanadas triangulares rellenas de verdura y pasas.

Resulta imposible abarcar todos los atractivos que invitan a viajar a Mallorca. No obstante, insisto, tanto para viajeros que buscan cierto reposo, como para planear unas vacaciones perfectas, no se me ocurre mejor lugar.
La invitación a conocer Mallorca, como pueden comprobar, nos lleva a movernos continuamente. Y sin embargo buscábamos relax. Para ello -ese hedonismo que decíamos- la oferta hotelera, tal es el caso de Iberostar, se distribuye por toda la isla, permitiéndonos elegir nuestro punto estratégico desde el dirigirnos a los encantos de esta joya de las Baleares.

 

 

 

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.