Nómadas digitales, viajando y trabajando al mismo tiempo

Lejos quedan ya aquellos tiempos en los que imagino a Ernest Hemingway, de pie y aporreando su máquina de escribir, en cualquier parte del mundo, ya fuera en París, a los pies del Kilimanjaro o al son de las bombas alemanas en una habitación del madrileño Hotel Florida (ya derribado, su solar lo ocupa unos grandes almacenes).

No se ha perdido sin embargo el romanticismo del aventurero que decide hacer de su vida un largo viaje, en un sentido no metafórico de la expresión. Digamos pues que un nómada digital sería aquel Hemingway pertrechado con su ordenador portátil y una conexión a Internet.

Viajar y trabajar

Pocas herramientas son tan indispensables para el viajero como la imaginación y la creatividad. Quienes hacen del hogar un lugar tan ancho como el mundo se caracterizan por ser criaturas versátiles.

Desde el trabajo en el campo -interesante el programa para trabajar en granjas ecológicas WWOOF-, pasando por un aprovechamiento del manejo de idiomas, dando clases de español, a la figura del nómada digital: fotógrafos, redactores, diseñadores gráficos,… el espectro es casi tan amplio como la audacia del viajero.

El nómada digital es alguien que vaga por distintos países llevando el trabajo en su mochila.

WWOOFING

Una forma estupenda de iniciarte como ciudadano del mundo es sin duda la World Wide Opportunities in Organic Farms (WWOOF). Se trata de un voluntariado en granjas orgánicas en el que podrás aportar tu granito de arena recibiendo a cambio un hospedaje completo en el país en el que te encuentres. Si eres un amante de la naturaleza el WWOOFING es tu opción.

(Fotografía de WWOOFING)

Hoteles y albergues

Los albergues son para el viajero como ese hogar que se desconoce y que sin embargo uno ya espera lo que se va a encontrar: una comunidad itinerante con la que convivir, compartir experiencias y con la que crear nuevos lazos de amistad. Muchos de estos lugares también ofrecen sus servicios de hospedaje a cambio de trabajo, casi siempre sin que medie contrato alguno, lo que por otro lado nos permite mantener las alas desplegadas.

 

Quizá en menor medida la oferta de algunos hoteles también nos puede resultar interesante. Se me ocurre, por ejemplo, que el viajero domine las artes propias del algún oficio tales como los relacionados con la hostelería o el trabajo con las manos. En estos casos deberemos observar las temporadas altas de cada lugar y considerar la demanda. Que quieres pasar una temporada en los Alpes suizos, no serán pocos los hoteles que valoren la contratación de un nuevo aparcacoches, un cocinero o un electricista. Aquí sí que podríamos hablar de contratos y sueldos, también de un tiempo menor para el ocio. A cambio el viajero dispondrá de alojamiento y comida en el lugar elegido del mundo. La temporada puede durar unos seis meses. ¿Qué te parecería pasar los próximos meses de estaciones frías entre glaciares y las cálidas en alguna isla mediterránea?

El nómada digital

Los ejemplos expuestos en apartados anteriores como modelos para viajar y trabajar comparten la comodidad que plantea su accesibilidad a través de Internet. Decíamos al principio acerca del romanticismo del escritor aventurero que cargaba con su máquina de escribir en la mochila atravesando fronteras. Hoy, de un modo o de otro, el viajero es casi siempre un nómada digital: ordenador, smartphone o tableta son las brújulas del siglo XXI.

 

No obstante llamaremos nómada digital al que se gana la vida mientras viaja haciendo uso de su dispositivo electrónico y una conexión a Internet.

Hoy, en la era posmoderna, ataviado con tu ordenador portátil, la oferta laboral es enorme. Ya seas, publicista, escritor (en casi todas las variantes del oficio), diseñador gráfico o cualquier otro oficio que no requiera más que estar conectado a Internet, si tú lugar está en el camino, no tienes más que ponerte a ello.

Eso sí, como herramienta imprescindible que es, te recomiendo que elijas bien tu dispositivo. Hemingway nunca viajaba sin su Underwood.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com