6 lugares imprescindibles para conocer Milán

Milán

En la plaza del Duomo de Milán, el lugar más emblemático de la ciudad.

La ecléctica ciudad de Milán es un destino ideal donde mezclar la historia, el arte, el buen comer y, por qué no, ir de compras. Un destino que te asegura unos días de placer contemplando grandes tesoros y el descanso y relax al perderte por sus calles e ir probando su deliciosa gastronomía.

Al callejear podrás sentir la historia de una ciudad que fue fundada por los celtas sobre el año 600 a.C. aunque unos 400 años más tarde fue conquistada por los romanos. Como curiosidad histórica, apuntar que fue en Milán donde, en el 313 d.C., el emperador Constantino anunció que se garantizaba la libertad de culto a los cristianos.

La ciudad fue creciendo y diferentes hechos históricos le fueron dando su carácter. Fue dominada por España y dos siglos después por Austria para finalmente en el año 1860 formar parte del reino de Italia.

Actualmente es una gran ciudad financiera y lugar de referencia para el arte y diseño que alberga grandes tesoros y a donde es muy fácil llegar debido a las excelentes conexiones con otras ciudades. Debido a esto, Milán es escala obligatoria para muchos viajes por Europa, lo que podemos aprovechar para pasar unos días y descubrirla.

A continuación te dejo mis 6 lugares imprescindibles para conocer Milán.

Duomo Catedral

Milán

Vistas desde la terraza de la catedral de Milán.

La preciosa Catedral de Milán emerge blanca con sus múltiples pináculos y capiteles en medio de la plaza que lleva su nombre. De un marcado estilo gótico, su construcción empezó en el año 1386 pero fue paralizada durante largos periodos intermitentes y no es hasta entrado el siglo XX, concretamente el 6 de enero de 1965, cuando fue inaugurada la última puerta.

Una visita imprescindible es a su terraza panorámica que ocupa la mayor parte de su tejado. Desde ellas podrás disfrutar de las vistas de la ciudad de Milán mientras paseas entre sus capiteles y esculturas.

Santa Maria delle Grazie

Milán

Fotografía: Marcin Białek – Own work, CC BY-SA 3.0

Si estás en Milán no podrás dejar de ir hasta esta iglesia para poder admirar una de las obras más icónicas del mundo, la Última Cena de Leonardo da Vinci, un fresco que data del 1494.

Al ser esta una visita imprescindible tiene mucha demanda por lo que es necesario adquirir las entradas con bastante antelación.

Galería Vittorio Emanuele

Milán

Interior de la Galeria Vittorio

Cómo no perderse por esta galería comercial del siglo XIX en donde pasearás bajo una gran bóveda de vidrio y hierro. En ella encontrarás las tiendas más elegantes de la ciudad y podrás disfrutar de una buena comida en cualquiera de sus restaurantes con terraza.

Un paseo por sus arcadas te hará sentir el ritmo de la ciudad donde se aúnan el arte y el comercio en una fusión que te maravillará.

Pinacoteca di Brera

Patio interior de la Pinoteca de Brera. Fotografía: Gryffindor

Este edificio alberga una de las mayores colecciones de pintura italiana donde maravillarse ante las obras de grandes maestros como Tintoretto, Tiziano y el Greco.

Fundada en el s. XVIII, un paseo por sus salas dentro del Palazzo Brera, te llevará a descubrir la evolución de la pintura de la mano de los mejores artistas italianos, junto con otros pintores europeos de gran fama mundial.

Teatro de La Scala

Milán

Fachada principal del Teatro de la Scala

La Scala es, sin lugar a dudas, uno de los teatros de mayor fama mundial. Fue inaugurado en el 1778 con la ópera de Salieri, L’Europa riconosciuta y desde entonces ha sido el lugar donde se han estrenado grandes óperas de Verdi y Rossini, entre otros.

En el edificio podrás visitar su museo donde te encontrarás con una preciosa colección de pintura, estatuas y documentos relativos a la ópera.

Castillo Sforzesco

Milán

Interior del Castillo de Sforzesco

El majestuoso castillo de los Sforza está ubicado en el centro histórico de la ciudad de Milán y es una de las mayores ciudadelas de Europa.

Empezó a construirse en 1358 en planta cuadrada de 200 m de lado, pero fue destruido en 1447 durante la República Ambrosiana Dorada. Pocos años más tarde se inició su reconstrucción y sus salas se fueron decorando con frescos de diferentes artistas como Leonardo da Vinci. A pesar de sufrir diferentes daños durante el siglo XVI, ha sido magníficamente restaurada y a día de hoy alberga diferentes museos como son el Museo Arqueológico de Milán, el Museo de Instrumentos Musicales y el Museo de Arte Antiguo, entre otros.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com