Voluntariado en Kibera, Kenia, la barriada más grande de África

Kenia

Vistas de una zona del barrio de Kibera, Nairobi.

Kibera, en Kenia, es una de las barriadas urbanas más grandes del mundo y el primero en África. Esta porción de tierra representa el 6% del territorio d Nairobi, pero en ella vive el 60% de la población de esta gran ciudad. Más de dos millones de personas viven hacinadas en pequeñas habitaciones hechas con barro, restos de cinc o cualquier material que les proporcione una pared.

Kenia, casas, Kibera, Voluntariado

Casa hecha con restos de cinc en Kibera.

En estas casas de una sola habitación y de unos 8 m² suelen vivir ocho o más personas, pagando unos rentas de unos 7$ al mes. En realidad el propitario de esta tierra es el gobierno, pero la gente ha ido construyendo pequeñas chozas de diversos materiales y luego alquilando a la gente más pobres. Se calcula que los propietarios de sus vivendas (ilegales, por supuesto) representa tan solo el 10%, el resto, el 90% paga estas rentas que, aunque bajas, representa una gran parte del salario.

África, Kenia, Kibera, casa, voluntariado

Interior de una casa de una sola habitación en donde vive una madre con sus siete hijos. Su marido, alcohólico, la abandonó hace unos años.

Conocí una familia que paga una renta de 1.500 KSh y el máximo de ingresos que pueden conseguir son unos 4.000 al mes, esto trabajando él como guarda de seguridad por las noches todos los días del mes y ella vendiendo verduras. A esto añade el gasto de la electricidad, agua, medicinas y comida. La conversión rápida y aproximada es de 100 KSh= 1$.

La electricidad en Kibera

Kenia, Nairobi, Kibera, voluntariado

En esta imagen se puede apreciar el caos de cables y las tomas ilegales que hay en Kibera.

Tan solo el 20% de las chozas tienen electricidad en sus casas. Un paseo entre ellas deja de manifiesto lo peligroso del cableado ilegal que hay por todas partes y causante de muchas muertes entre adultos pero, sobre todo, entre niños. Es fácil confundirlos con un cable de tender la ropa. El coste de la electricidad ronda los 9$ mensuales, un precio imposible para la gran mayoría de sus habitantes.

El agua en Kibera

Kenia

Uno de los puntos donde se vende el agua.

Hasta hace poco no había agua en Kibera, la cual era transportada desde los depósitos de la ciudad. El agua de estos depósitos no es limpia y es causante de graves enfermedades como el tifus o el cólera.

A día de hoy hay dos fuentes principales en Kibera. A lo largo del barrio hay diferentes puntos de venta de agua que tiene un coste de 0,30 $ por 20 litros de agua. El trasiego de los bidones amarillos de 20 l es espectacular. Gente de todas las edades suben y bajan por estrechos caminos embarrados y llenos de basura surtiendo de agua para sus casas o trabajando en este oficio, el de cargar con el agua para las familias.

Kenia voluntariado

Niños llevando bidones de agua de 10 litros.

Así es que ves que son tan fuertes y con brazos musculados, desde pequeños empiezan a cargar cada día con litros y litros de agua. Este problema ocurre en muchas partes de África, tanto en los pequeños pueblos como en las ciudades.

El cálculo del consumo es de 5 bidones (gelly cun) de 20 l al día para una familia sin baño, que es la gran mayoría.

Hay letrinas comunales (un agujero en el suelo) y baños públicos en los que pagas unos 0,01$ (5-10 Ksh).

La bausra en Kibera

Kenia

Una muestra de la cantidad de basura que hay por todas partes. Al no haber recogida, esta se va amontonando en todas partes.

Para mi es un gran problema. La cantidad de basura que puedes encontrar por las calles, por los callejones, rincones, en los canales del agua, riachuelos,… y cualquier esquina es tremenda.

Se han hecho grupo de reciclaje de plásticos, pero el gobierno tiene el monopolio de su gestión y el pago es mínimo, lo que desalienta a su recogida. Tampoco hay sistemas de drenaje decentes y las aguas fecales se mezcla con el resto de agua que transcurre por las callejuelas.

Africa, Kenia, Kibera, Nairobi, voluntariado, basura

Una de las típicas callejuelas de Kibera, en donde pisas la basura y suele haber agua encharcada.

Os podéis imaginar la cantidad de problemas de salud a los que están expuestos los habitantes de Kibera. La contaminación llega a unos extremos indescriptibles.

Alcohol y drogas en Kibera

La tasa de desempleo es terriblemente alta, lo que hace que sea muy fácil caer en el acohol, cuya elaboración casera es realmente peligrosa, pero muy barata. El mayor consumo es del llamado Changaa que tiene un 50% de alcohol y cuesta unos 10Ksh (0,01$) por chupito. Una de las peores consecuencias es la violencia en las calles y casas, el crimen y las violaciones.

Africa, Kenia, Nairobi, Kibera, alcohol, voluntariado

Proceso de producción del alcohol más barato de Kenia, el changaa.

El consumo de la marihuana es bastante habitual entre la población joven, que empiezan desde los 10 u 11 años de edad.

Las niñas en Kibera

Africa, Kenia, Nairobi, Kibera, niña, voluntariado

Niña ayudando a su madre en la venta de comida en una calle principal de Kibera.

Más de la mitad de las niñas quedan embarazadas entre 9 y 16 años de edad. Muchas de ellas tratan de realizar abortos en las casas o con personas no cualificadas, corriendo gran peligro y, en muchos casos, muriendo tras estas malas prácticas caseras.

En muchos casos estas niñas caen en la prostitución a cambio de comida o un par de monedas. Esto ocasiona otro gran problema, el SIDA. Una gran parte de la población tiene el virus, tanto niños como adultos. A mi me sorprendió porque la apariencia de casi todo el mundo es bastante saludable, pero me han dicho que es gracias a las pastillas gratis que les proporcionan las ONGs y el gobierno.

Otro de los problemas habituales es el abandono de los estudios para poder ayudar a su familia en tareas del hogar, cuidado de los hermanos y trabajos vendiendo verdura o pasteles en la calle.

La salud en Kibera

A pesar de algunas ONGs como la Médicos sin Fronteras ofrece servicios médicos básicos a Kibera, esto ha sido sólo como una gota en el océano, ya que casi entre un 40-60% de la población de Kibera todavía no pueden pagar las facturas médicas, por lo que terminan dependiedon de pseudo farmacias locales que están atendidos por personal no capacitado o venden medicamentos sin receta.

Veronica, quien padece una enfernedad renal crónica.

Veronica, quien padece una enfernedad renal crónica.

Esto se vuelve más complicado cuando las personas sufren de enfermedad crónica, como Verónica que sufre de un problema renal. Su madre no puede permitirse el lujo de hacerse cargo de los gastos médicos y, al mismo tiempo poner comida sobre la mesa y además pagar sus gastos escolares y el cuidado de los otros hermanos.

Voluntariado en Kibera

Con todas estas condiciones, no es extraño que existan varias ONGs y proyectos privados en Kibera. Las opciones de voluntariado son infinitas.

IMG_20160826_112433

Yo contacté con Kibera Hamlets después de leer la experiencia de Kris, del blog Kris on the way. Estuve buscando en varios sitios, pero me parece un tema bastante delicado y que se está usando de una forma incorrecta y aprovechada por parte de algunas instituciones, que preferí fiarme de la experiencia de alguien. Además, en Kibera Hamlets, tan solo pagas tu manuntención y alojamiento, unos 13€ al día.

Dependiendo de las habilidades y capacidades de cada voluntario, John, el director, prepara un un plan de trabajo para los días que vayan a estar ahí. Esto puede ser, desde impartir clases, pintar aulas, impartir actividades extra escolares, como son malabarismo, teatro, o cualquier cosa que pueda llenar las tardes de los críos de la escuela.

IMG_20160826_112039

En mi caso, decidimos crear un blog/web para difundir la búsqueda de apadrinamiento / sponsorización de doce niñas de Kibera. Para ello también me dediqué a sacar fotos, algunas veces en sus casas, otras en el colegio. Grabé vídeos de presentación y preparé casi todos los contenidos del blog. Ahora mismo solo queda revisar el inglés y colgar los vídeos que tengo que ditar todavía. En cuanto esté terminado, lo añadiré.

Además, como soy diseñadora gráfica, les voy a hacer unos folletos para la difusión del proyecto un cambio de la web de Kibera Hamlets, que está muy obsoleta.

Cabría la posibilidad de que alguien les llevase las Redes Sociales, que no mueven en absoluto, y así dar a conocer el gran trabajo que hace esta organización por los niños y niñas de Kibera. Si alguien se anima, que me contacte para poner manos a la obra!

Experiencia personal en Kibera

Sobre mi experiencia personal, tengo que decir que ha sido duro. Por muchas razones, nada en particular. Supongo que fue la suma de muchas pequeñas cosas. No obstante, lo repetiría!

Aunque os lo podéis imaginar, no todo es de color de rosa, ni en un viaje, ni en una actividad, ni en un voluntariado…

Lo peor para mi fue tener demasiado tiempo libre. Sí, suena raro, lo se. Pero me gustaría poder estar ocupada casi todo el día, pero no fue así. Trabajé, o bien algunas horas en la mañana o en la tarde. Y pensarás, mejor, tiempo libre para ti!

¿Pero para hacer qué? Cuando estás en un entorno tan hostil, no es fácil dedicarte a escribir o leer. Las condiciones no eran las mejores, pero no se trata de tener comodidades, se trata de sentirte cómoda. Y yo no lo estaba.

He estado en muchos ambientes humildes, pero me he sentido siempre cómoda. Esta vez me he visto invadida por el ruido constante de la música a todo volumen desde las 4 de la mañana. Del televisor que estaba puesto desde las 8 de la mañana hasta que se iban a dormir. Yo, que trabajo sola en silencio en un pequeño pueblo cerca de Santiago de Compostela!

Trabajando en el Kibera Town Center, había momentos que necesitaba dejar de respirar. El intenso olor a basura se me calaba hasta el interior y me dificultaba la concetración. Desde el segundo día empecé a usar tapones para los oídos, al menos me aislaba con uno de los sentidos.

Podría pasar todas las horas libres al día metida en mi habitación, leyendo. Pero estar en una habitación oscura y pequeña donde se apilaban los muebles unos encima de otros, no era el entorno mejor para el descanso. Durante siete días no pude casi dormir por el colchón, bajo el cual se acumulaba ropa y por la música, que aún con tapones me despertaban con las vibraciones.

Cuando llevaba cinco días y casi no había nada que hacer ya, me di cuenta que necesitaba una gran desconexión. Que mis sentidos estaban agotados, que simplemente necesitaba algo plano. Nada de olores, de ruidos ni la visión de basura en cada esquina. Necesitaba aislarme.

Aún así, volvería a hacerlo. Intentaría ocupar más el tiempo visitando familias o haciendo más actividades con los críos. Había empezado una de defensa personal básica, pero el segundo día solo aparecieron dos chicas…

¿Y por qué repetiría si me quedé tan agotada? Pues porque conocí a personas luchadoras, personas que no se quieren rendir ante la situación que les ha tocado vivir. También conocí realidades de las que solo había escuchado hablar. Cuando escuchas historias en primera persona, el corazón se te encoge. Fueron varias las veces que se me erizaron los pelos de la piel.

Siempre he dicho que el voluntariado ayuda más al voluntario que a las personas o institución en la que trabaja.

Al menos yo lo había vivido así en mis pequeñas aportaciones de trabajo a diferentes ONG (recordad que no solo es voluntariado ir a una escuela de niños…). Pero esta vez lo tuve aún más claro. ¿De verdad que yo pretendo ayudar realmente? dedicarle una semana de tus vacaciones, ¿es suficente?. ¿No sería mejor dejar de hacer el viaje y con ese dinero apadrinar a dos niñas, o aportar ese dinero a la ONG?

Son muchas las preguntas que me hago. Son muchos los sentimientos encontrados. Lo peor es cuando la gente que me he encontrado me ha dicho que era genial lo que estaba haciendo. Me sentí muchas veces hipócrita. No, no es cierto, yo no estaba ni estoy haciendo nada genial ni especial. Sino, no estaría ahora mismo en un resort en el playa intentando descansar de tan solo una semana dura…

Marcar el Enlace permanente.

10 comentarios

  1. Ufff comparto tus dudas, tus sentimientos confrontados. Es tan difícil no cruzar la línea de la hipocresía… No obstante, me parece honrradas y acertadas tus reflexiones. Si te sirve de algo, creo que muchas veces con tan sólo hacerles compañía y sacarles de su rutina es “suficiente” Saludos

    • Hola Miriam! Gracias por tus palabras! No tenía pensado profundizar y sacar así un post donde solo se ve la parte bonita. Pero no me sentí honesta y esta mañana lo cambié. Se me hace complicado, incluso, sacar conclusiones…

  2. Te entiendo perfectamente! La gente a menudo piensa que por ir a un sitio en el que se vive en condiciones precarias y dejar una indeleble (y a veces dudosa) huella, eres una gran persona…
    Hay experiencias duras que mas que aprender nos ayudan a reflexionar mucho sobre temas que creemos que tenemos asumidos, pero no es así, hasta que vives esas realidades desde dentro… no eres cosciente de lo que de verdad significan…

    Gracias por tus palabras
    Un abrazo!

    • Justo Alicia! Lo has resumido muy bien y has entendido lo que mis palabras algo inconexas querían mostrar.
      Gracias a ti por tus palabras!
      Un gran abrazo!

  3. gracias por compartir semejante experiencia con los lectores
    enhorabuena

  4. Hola Sabela, tu sensibilidad y tu coraje lo dice todo. Tuvimos la oportunidad de compartir una tarde contigo en Kibera y tengo que agradecer que nos acompañaras y nos mostraras una realidad que a pocos le interesa. Tu testimonio abre el corazón y sacude el alma y alguien que ha podido ver lo que describes sabe que no podia ser de otra manera. Un abrazo.

    • Muchísimas gracias Cristina por tus bonitas palabras! Para mi fue un placer y un poco de aire fresco el haber compartido esas pocas horas con vosotros. Me encantó vuestra actitud y vuestro interés. Para mi fue una experiencia muy intensa por muchas razones, pero que volvería a tener.
      Un gran abrazo y besos para todo el bonito grupo!

  5. Kariobangui está en Kibera?
    Gracias por la aclaración.

    • Buenos días Nacho!
      Pues he buscado Kariobangui y no aparece en el listado de slums de Kenia
      Pero de ser, sería otro slum diferente a Kibera. Igual está mal escrito, no se, la única información que aparece es la de los Misioneros Colombianos.
      Siento no poder ayudarte más!
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com