Increíble trekking para ver gorilas en Bwindi, Uganda

Gorila Uganda

Uno de mis sueños desde hace muchos años fue el poder hacer el trekking para ver gorilas en Bwindi, al sur de Uganda. Pero los años fueron pasando y posponiendo esa visita. La principal razón, el dinero. El permiso para hacer el trekking cuesta 600$ en temporada alta y 450$ en baja. Por fechas yo solo podría ir en la alta, así que pagar ese dinero por una hora de contacto con los gorilas, era algo que tenía que esperar.

Hasta que llegó el momentó en el que pude disponer de ese dinero para cumplir mi sueño. Estar tan cerca de los gorilas, verlos en su hábitat y sentirme que formo parte de su familia, es una experiencia que nunca olvidaré.

Después de una búsqueda en internet, me decidí por visitar el grupo que está en el sur del Parque Nacional Bosque Impenetrable de Bwindi, el Nkuringo. Es una gran familia muy amistosa.

Se recomienda solicitar los permisos para ver gorilas con 6 meses de antelación porque las visitas están limitadas a una al día en grupos de ocho personas. Cuando lo solicitas, ya sea directamente a través de la oficina principal UWA (Uganda Wildlife Authority) o a través de una agencia, tienes que solicitar la visita a un sector de los cuatro que hay y especificar la fecha.

Se hace complicado saber con tanta antelación qué día vas a estar ahí, pero es evidente que tienes que escoger una fecha y organizar el resto del viaje en función de ese día. Yo escogí el sector más apartado en donde solo hay dos grupos, una de ellas de muy reciente formación.

Y por qué el sector de Nkuringo para ver gorilas en Uganda?, pues porque es el más apartado y llegan menos turistas. Porque solo hay una familia (cuando yo pedí el permiso solo haía una, ahora ya hay dos) y solo te vas a encontrar con siete personas, pero, sobre todo, porque leí que es el más amistoso y que son muy fáciles de encontrar con alguno de sus doce integrantes. Esta era una pequeña garantía de verlos y no volver después de horas de búsqueda infructuosa.

Trekking en Nkuringo

Gorila Uganda

Se recomienda estar antes de las 8 de la mañana en la oficina principal de Nkuringo, allí se entregan los permisos y dan una charla sobre el parque, lo que vamos a hacer y las normas de comportamiento.

Y allí estaba yo puntualmente. Me parecía increíble que por fin llegase ese día, que por fin fuese a ver a los gorilas. Han sido varios pequeños detalles que parecían que se iban a interponer en tener esta experiencia.

Nos dijeron que nos iban a dividir en dos grupos de 8, como era lo establecido y aquí empezó el lío… Resulta que hay que ir en el propio coche hasta el inicio de la ruta. Como estábamos en el mismo grupo el chico que estaba en el hotel que yo, me fui en su coche con su chófer. Un policía nos pidió que le llevásemos y le preguntamos el camino, ya de paso. Nos habían dicho que era una media hora hasta llegar al inicio, pero nosotros en 10′ llegamos. Le dije a Justin que era raro y, efectivamente, ahí empezaba el otro grupo. Ya nos vino en moto a avisar un guía de que teníamos que ir en la otra dirección, junto el otro grupo. Y así hicimos. Después de andar más de 30′ por un camino/carretera de tierra con muchos baches, llegamos al sitio donde estaban los coches del resto. Pero no había nadie…

Les preguntamos a unos militares que estaban cerca y nos dijeron que hacía rato se habían ido. Les pedimos que por favor avisaran a la oficina del problema. Pues que no hay cobertura y además, la oficina no tiene teléfono. Durante unos minutos mi teléfono tuvo cobertura y llamamos al del hotel para que avisara a alguien del problema. Intentamos que los militares les avisaran por radio, pero tenían otra frecuencia. Yo ya me empezaba a desesperar y a angustiar mucho. La sensación de que algo me iba a impedir ver los gorilas la tengo desde hace meses, incluso la noche anterior no pude dormir por los nervios y por el miedo a que algo estuviese mal.

El otro chico también se estaba preocupando mucho. Todo hacía pensar que nos íbamos a perder el trekking para ver los gorilas. Yo no me lo quería creer. Les dije que volviéramos de nuevo a la oficina y que nos lo tenían que arreglar. En el camino intenté tranquilizarme, pero tenía el corazón acelerado y los pensamientos no paraban. Porque hay problema… los gorilas solo pueden recibir una hora al día la visita de las personas. Si los otros iban delante, para entonces más de una hora, era probable que ya los hubiesen visto. Entre que llegábamos a la oficina, resolvíamos y volvíamos, ya eran dos horas. Mi angustia iba creciendo y el tiempo transcurrido hasta llegar allí se me hizo eterno.

Por fin llegamos y salí disparada del coche hacía una mujer que tenía una radio en la mano y parecía que nos estaba esperando. Me sonrió y me dijo que no me preocupara, que iba a ver los gorilas!

gorila Uganda

Así que pude respirar y junto con un guía y un guarda forestal pusimos rumbo, de nuevo, hacia el inicio de ruta. Como el guía quería que todo el grupo hiciéramos la visita a los gorilas, nos metió mucha prisa en el trekking. Yo estaba agotada pero muy motivada. Tuve que hacer unos cuantos descansos y beber agua para poder continuar. Poco más de una hora después nos encontramos con el grupo que acababa de salir de la zona donde estaban los gorilas. Era nuestro turno.

Con ellos había dos guardas con machetes que se iban haciendo camino hacia la familia de gorilas. Yo estaba agotada y emocionadísima. Por una zona algo complicada de caminar, es decir, entre selva virgen, nos fuimos abriendo camino hasta encontrar a la primera gorila perezosa tumbada a la sombra. Fue increíble ver su cara, sus gestos,…

Y poco más adelante nos encontramos a una mamá con su pequeño jugando sobre ella, y más gorilas… y luego estaba él, el espalda plateada. Tengo que reconocer que impresiona verlos tan cerca. Yo estaba muy emocionada y a la vez acojonada. Estábamos a tan solo dos metros de ellos.

IMG_20160814_180452

Y ahí nos sentamos cerca y estuvimos un buen rato disfrutando de los juegos de los pequeños, de las madres intentando dormir la siesta, y luego, del macho montando a una que pasó por su lado. Luego de esto, se puso a comer enfrente de nosotros, mientras a su lado una mamá daba el pecho a su peque. En fin, no puedo describir como me sentí ante tal espectáculo. Es como vernos a nosotros mismos. Toda una experiencia!

Y pasada la hora salimos de su zona y nos dimos cuenta que había que dar propina a los guardas que qudaban allí. La verdad es que no contábamos con ello. Y mientras apareció el otro espalda plateada del grupo! estuvo cerca comiendo y luego cruzó por el camino. De regalo!

Volvimos algo más despacio, pero nos esperaba una larga subida hasta los coches. Esta vez ya pude disfrutar un poco más del paseo entre el campo de té, que no me esperaba encontrar allí. A unos 500 m del coche empezó a llover con fuerza y un agua muy fría. Yo ni me puse el chubasquro, ese agua fría me sentó muy bien después de las dos horas de subida.

Cansados pero felices, volvimos a la oficina a dejar al guía y un guardia y recibir nuestros diplomas. También a ellos les dimos propina. Le dimos 20.000 cada uno, sin saber si era poco o mucho.

En total fueron 4 horas de trekking, pero esto es muy variable. Hay grupos que tardan hasta 6 horas en encontrarlos, así que hay que ir preparados con suficiente agua, comida, chubasquero, gorra, protección solar y repelente.

Al llegar al hotel me di una larga ducha y me puse a revisar las fotos del día… me preparé una ensalada de tomate y aguate y estuve de charla con Justin, un chico que lleva viajando 5 meses y que está disfrutando de sus últimos días de vacaciones.
Como la diferencia entre acampar y dormir en el pequeño dormitorio era de 5$, opté por la cama. Por segunda noche, dormiría en habitación, en vez de la tienda.

Permisos para ver los gorilas en Uganda

  • Se recomienda tramitar los permisos con 6 meses de antelación a través de la página de UWA y recogerlos al llegar a Kampala. También los puedes tramitar a través de una agencia.
  • Cuando tramitas el permiso tienes que tener escogida la zona a la que quieres ir y el día exacto. Son cuatro los sectores para ver gorilas que están habilitadas en Uganda.
  • El precio para el trekking para ver gorilas es de 600$ e incluye la entrada al Parque Nacional del Bosque Impenetrable de Bwindi. En abril, mayo y octubre el precio es de 450$.
  • También existen la posibilidad de participar en el seguimiento de los gorilas, el precio asciende a 1.500$ y 1.000$ en temporada baja.
  • Más información: http://www.bwindiforestnationalpark.com/

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

3 comentarios

  1. Sol Pomar Loriente

    Me gustaria ir a ver gorilas en Mayo 2018

  2. Pingback: Roadtrip por Uganda: conduciendo mi propia aventura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com