Bukoba, la ciudad de color rosa

IMG_9943 Bukoba es una pequeña ciudad situada al norte de Tanzania y bañada por el Lago Victoria. Es una ciudad muy tranquila sin ningún atractivo especial, nada que visitar ni actividades que hacer. Y por qué estoy aquí? Pues porque queda muy bien situada para un recorrido desde Tanzania a Uganda, o viceversa, ya que está a 50 km de la frontera.

Y porque estar en una ciudad sin nada que hacer salvo pasear, tomar algo, hablar con la gente y descansar, también sienta muy bien!

IMG_9941

Me resultó muy curioso que la gran mayoría de las casas, de dos plantas casi todas, estén pintadas de un color rosa bastante fuerte. Pero esto le da un aspecto muy agradable, es como una ciudad que es cariñosa. Si le acompañas a las sonrisas que te regalan sus gentes, pues eso, una ciudad agradable para descansar.

IMG_20160814_180743

Aquí llegué desde Mwanza. La previsión que todos me daban del tiempo que me llevaría los 265 km que separan estas dos ciudades era de 5 horas. Cuando a la hora y media todavía estaba cruzando en el ferry que está a tan solo 20 km de la ciudad, imaginé que ese dato era, como siempre, erróneo. Salí para coger el bus de las 8, pero después de dos cambios de estación para buscar el más rápido y que saliese antes, el bus partió a las 9.30.
Aunque, según mi mapa, hay una carretera principal y este bus era directo, nuestro conductor se metió por carreteras secuendarias que eran, más bien, caminos de tierra. No os podéis imaginar como acabaron las maletas que iban en la parte baja del bus. La mía, como siempre, la llevaba a mis pies y gracias a ellos se libró de una gruesa capa de tierra.

Después de 9 horas y 30 minutos de camino en un bus con asientos muy estrechos (filas de 5), por fin llegamos a la ciudad de Bukoba.

Como en el bus entablé conversación con un hombre muy amable, a él mismo le pregunté por un hotel bueno. Me apetecía una buena ducha de agua caliente, aire acondicionado y una buena cama. Pues todo ello, junto con un desayuno potente, lo tuve por menos de 25$ la noche.

El primer día, más bien, noche, no salí del hotel, descansé mucho e hice tareas pendientes. Pero el segundo día en Bukoba la paseé con calma y me perdí por sus calles con casas pintadas de color rosa. Los niños son siempre los más curiosos y que más momentos divertidos me dan. Como una niña, que se me acercó y tocó mi pelo, y pegaba su cabeza a la mía. Este día llevaba el pelo suelto.

Y después de intentar encontrar la oficina de correos para enviar a mi familia la postal de rigor de cada país visitado, volví al hotel a refugiarme del calor y de las nubes de mosquitos que hay por todas partes.

No llegué ir a la orilla y ver faenar a los pescadores, actividad económica principal de Bukoba. Estoy segura de que vale la pena.

Mañana salgo rumbo a Mutukula a cruzar la frontera hacia Uganda, donde empezaré un viaje de siete días en coche y luego cuatro visitando Kampala y sus alrededores. La previsión de duración del recorrido de 60 km que separa Bukoba de Mutukula es de dos horas…

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com