Visita a la Lengua de la Barbarie, Senegal

Lengua de la Barbarie

Isla artificial de anidamiento en la Lengua de la Barbarie

El Parque Nacional de la Lengua de Barbarie fué creado en 1976 para proteger este área que abarca 2.000 ha y que se ubica en la desembocadura del río Senegal. Es el lugar de anidamiento de numerosas aves como son los pelícanos blancos, los cormoranes, las garzas reales, garcetas y patos entre otros. Para el avistamiento de flamencos rosas hay que ir en enero.

De diciembre a marzo es cuando llegan las aves migratorias desde Europa, así que es una estupenda época para visitarlo.

Yo había reservado mi paseo al parque en la oficina de turismo de Saint Louis y quedé de estar allí a las 9 de la mañana. Finalmente no había más gente para compartir el viaje y tuve que pagar los 30.000 Fca. Así que allá estuve a la hora y allá estaba esperando el guía con un taxista.

Partimos para allá y por el camino me fue explicando detalles curiosos de la ciudad de Saint Louis y aspectos generales sobre la desertización de la zona y como la intentan combatir. Me asombró saber el rápido crecimiento de la Lengua de Barbarie que a día de hoy llega a los 20 km. El río se va tierra adentro con una velocidad que asusta.

Lengua de  la Barbarie

Miles de pelícanos anidan en la Lengua de la Barbarie

Al llegar a la entrada del parque mi guía se encargó de la entrada y de contratar a un piraguista. Parece ser que tienen un sistema muy equitativo del reparto de los beneficios que consiste en que se van turnando los piraguistas de cada pueblo para que el dinero recaiga en todas las poblaciones que le rodea.

Nos fuimos hacia la rivera a por nuestra colorida barca y, después de esperar un rato a que llegara una familia de españoles, partimos río adentro. La navegación es a motor, pero muy tranquila y no es excesivamente ruidosa. Por las orillas empiezas a ver diferentes aves y pudes quedarte absorta viendo los diferentes sistemas de pesca que tienen cada uno.

DSC_0384(1)

Pero lo mejor llegó cuando llegamos a una pequeña isla artificial creada para proteger los huevos de los lagartos. Allí anidan miles de pájaros a los que no les gustó nuestra llegada. Se pusieron como locos defendiendo su espacio y lanzaban sonidos que resultaban escandalosos. Sentí incordiarles, pero realmente no nos acercamos mucho y la lancha paró el motor. Ver tal cantidad de aves fue maravilloso. Y reconozco que soy más de grandes mamíferos, pero es una escena realmente bella.

Y después de disfrutar como una enana de tal visión, nos fuimos a la península que es una gran duna con matorrales para llegar al Océano Atlántico y su mar agitado.

Lengua de  la Barbarie

Zona del Parque Nacional de la Lengua de la Barbarie que da al Océano Atlántico

Después de un corto paseo volvimos a la barca y retomamos camino a la entrada. La visita dura sobre la hora y media, que la verdad se hace muy corta.

Y vuelta a Saint Louis a comer en el mismo sitio de ayer donde conocí al entrenador de la selección nacional de judo, compartiendo mesa conmigo y con su equipo al lado.

Después de perderme de nuevo por sus calles, que aunque pase varias veces siempre descubro rincones nuevos, me fui al hotel a dejar las cosas y descansar un rato.

Hoy he visto muchos más turistas que estos dos días anteriores juntos. Y lo malo es que hoy fue el día en que más niños me pidieron dinero y más jóvenes me entraron intentando venderme artesanía, fruta, o simplemente pidiendo dinero. Y sí, la gente le da dinero a los niños. A primera hora un señor, seguro que con toda la buena intención del mundo, sacó su cartera y empezó a repartir dinero entre los niños que allí se arrejuntaban. Espero que luego no llegue a Europa quejándose de que los africanos lo veían como un euro con patas…

En mi paseo de la tarde conocí a dos personas muy interesantes. El primero fue en una pequeña crepería donde paré a hacer una merienda-cena. Reflexionaba sobre la dificultad de los africanos de buscar un futuro mejor en Europa. También decía que si se les abrieran todas las fronteras, todos los jóvenes marcharían y África quedaría solo con gente mayor y niños. Esto último lo decía en tono de broma. El segundo fue un chico que me contó su desventura en Marruecos, mientras esperaba a juntar el dinero necesario para cruzar el mar en una pequeña balsa junto con otras 44 personas. Su experiencia no fue buena y decidió volver con su familia. Como dijo, al menos tiene a su madre cerca.

Y así pasó el día, algo triste desde el mediodía que fue cuando me enteré de la noticia del atentado en Bruselas. Es el cuarto este mes. Estas cosas me desinflan un poco, pero bueno, sigamos en Senegal…

Datos prácticos para visitar el PN Lengua de Barbarie

  • Se puede contratar un guía desde la oficina de turismo de Saint Louis o puedes contrarlo a tu llegada a la entrada del parque.
  • El viaje en piragua dura 1 h 30′
  • Conviene llevar chanclas o calzado que puedas quitarte fácilmente.
  • El precio del guía, taxi, piragua y entrada del parque es de 30.000 si viajas solo. En grupo los precios se reducen notablemente.
  • Existen dos campamentos que tienen muy buena pinta y que creo que sería una buena elección para pasar la noche antes de la visita al parque.
  • Si vas en coche en grupo los precios son:
  • Entrada: 5.000 Fca
  • Excursión en piragua: 7.500
  • Jornada del piraguista: 5.000
  • Guía: 3.000

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.