Visita a la ciudad de Saint Louis de Senegal

P1050661(2)Saint Louis es una ciudad al norte de Senegal, muy cerca de la frontera con Mauritania. Y ¿por qué atrae a tantos viajeros? Porque tiene mucho encanto. Es el encanto de lo decadente, de edificios coloniales de colorines que han perdido su intensidad pero que le da un toque de nostalgia.

Antes de contaros mi visita a esta ciudad, vamos a situar a Saint Louis geográfica e históricamente, ya que ambas tienen mucha importancia.

La ciudad de Saint Louis está divida en tres barrios muy diferentes. Sor, es la parte continental y en la que hay grandes mercados, la isla de Saint Louis (Ndar en wolof) que abarca 4 km2 dentro del río Senegal y Guet N’Dar, que es el pueblo de pescadores que está en la península de la Lengua de Barbaria, que da al océano. Esta situación geográfica hizo que los franceses, en el año 1659 fundaran aquí su primer asentamiento en África.

El río Senegal abría la puerta para entrar tierra adentro en busca de goma árabiga, marfil y oro. Años más tarde sería también un buen enclave para el comercio de esclavos…

El nombre de la ciudad fue dado en honor al rey Luis XVII pasando a ser la capital de la colonia occidental francesa en en el año 1902, época de su mayor apogeo.

La ciudad de Saint Louis empezó a decaer después de la independencia de Francia, pasando a ser Dakar la capital de Senegal y el centro de las mayores operaciones comerciales y punto de encuentro cultural. A pesar de todo, en el año 2000 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La ciudad vive su mejor momento con la celebración del Festival de Jazz, que cada año, en mayo, atrae a los mejores músicos y a sus fieles seguidores. Sin duda, ¡uno de los mejores momentos para visitarla!

Visita a la ciudad de Saint Louis

Y después de haberme situado históricamente, esta mañana cogí rumbo al norte de la isla de Saint Louis, cuando todavía iban los niños hacia el colegio y las barcas ya no estaban amarradas en Guet N’dar, la estrecha península que es el barrio de los pescadores.

Como se puede ver en el bonito mapa que fotografié (y que no es fiel reflejo de la realidad…), la ciudad es muy cuadriculada en la que cuatro calles la atraviesan de norte a sur, aparte de las que dan a la costa y más de cuarenta van en sentido este-oeste.

Plano Saint Loius

Plano de la isla de Saint Loius, Senegal

Después de perderme entre las casas, algunas muy bien restauradas, otras totalmente abandonadas y otras simplemente habitadas, fui yendo hacia el centro de la isla donde me encontré una tienda que fue mi perdición… Keur Fall, una tienda de Comercio Justo con preciosa ropa, artesania, joyería,… en fin, que no pude resistirme y dejé allí más dinero de lo previsto… Y luego voy ahorrando en alojamiento económicos, para gastarme el dinero ahorrado en estas cosas…

Detalle del interior de la tienda de Comercio Justo Ker Fall

Detalle del interior de la tienda de Comercio Justo Ker Fall

Seguí mi deambular por las calles del centro disfrutando de la construcción colorida, de las ropas más coloristas de las mujeres y de la brisa que cae sobre la ciudad, sobre todo a primera y última hora del día.

Saqué unas cuantas fotos, pero ninguna refleja la visión y el encanto de esta ciudad. No soy fotógrafa y mi equipo tampoco es nada especial, así que no puedo mostraros lo que realmente vi. Solo os puedo pedir que imagineis un lugar con casas de una o dos plantas, la mayoría pintadas de colores ocre, rojo, azul y blanco. Imaginaos esas casas viejas, muy viejas y con las contraventanas de madera deterioradas por el paso de los años y el viento con salitre que sufre cada día. Luego imaginaos niños corriendo y jugando en las aceras mientras hombres y mujeres venden fruta y otros productos. El aire es suave, no hace calor y el olor a mar está combinado con el olor a deliciosa comida que sale de las casas. Esto es la isla de Saint Louis.

Saint Louis, Senegal

Callejeando por Saint Louis

Los lugares más emblemáticos están señalados con un panel con una breve descripción del lugar (en francés). La gran mayoría están situadas en casas que no se pueden visitar, pero al menos puedes enterarte de hechos importantes que envolvieron ese lugar.

Saint Louis, Senegal

Panel de la Catedral de Saint Louis

Casualmente acabé comiendo en el sitio más popular, lo supe cuando al acabar de comer yo sola en un modesto restaurante, empezaron a llegar varios grupos de turistas. La verdad es que se come muy bien y a buen precio.

A las cinco había quedado para un masaje… No me pude resistir cuando pasé delante de una casa que ofrecía estos servicios… soy adicta a ellos! Así que fui a mi habitación a descansar un rato antes de mi sesión de una hora de masaje.

Sobre éste, decir que fue muy bueno la primera media hora, que debe ser a lo que están acostumbrados. Pasados este tiempo parecía que no sabía que hacer y se aburría. Así que ya sabéis, masaje de media hora!

De ahí me fui a la zona de Guet N’dar, la lengua de arena que da al océano. Qué decir de este sitio… pues que es feo, muy feo. Pero tiene el encanto de la vida bulliciosa y caótica. Fue como si hubiesen soltado al mismo tiempo en la calle a miles de niños ávidos de juego y a cientos de cabras! Todo esto mientras los adultos charlan y vigilan a sus hijos desde las aceras.

Saint Louis, Senegal

Guet N’dar, la lengua de tierra de Saint Louis

La playa es, tal vez, la playa más sucia que he visto. Tampoco invita al baño las fuertes olas y corrientes que se veían al atardecer. Después de ser abordada por grupos de niños y jóvenes que querían conversar, y tras explicarles que no sabía hablar francés, volví a perderme por las calles de la isla, esta vez hacia el sur.

Saint Louis, Senegal

Un trocito de playa de Guet N’dar, en Saint Louis…

Playa de Guet N'dar, Saint Louis

Playa de Guet N’dar, Saint Louis

Y mientras paseaba un grupo de chicas me piden que salga en un selfie con ellas, luego que les saque una foto… y en cuanto saqué la reflex se hizo la locura! Todas querían una sesión de fotos! Así que después de una foto de grupo, les hice algunos retratos divertidos a estas jovencitas tan alegres. Al rato me despedí porque el grupo iba creciendo y empezaba a ser todo una locura.

DSC_0140(2)

Seguí deambulando por las callejuelas sin rumbo, hasta que al caer la noche volví a restaurante de anoche donde probé el zumo de baobab que, aunque no me entusiasmó, tengo que reconocer que estaba rico.

Y así acaba mi día de hoy en Saint Louis. Mañana voy a la Lengua de Barbaria con un guía de la oficina de turismo que espero, con los dedos cruzados, que hable inglés…

Saint Louis, Senegal

Atardecer en Saint Louis

Te recomiendo la siguiente lectura para ambientarte en Senegal:

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Que post más bonito! No lo conocía y me han dado unas ganas enormes de visitarlo!
    Que tengas un feliz domingo! Un besazo!

    • Muchas gracias! Es una ciudad pequeña con muchísimo encanto. El encanto de la decadencia, de las casas coloniales marchitas y el de las sonrisas de sus habitantes!
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -