Parque Nacional de Isalo, el pequeño Gran Cañón de Madagascar

Vista de la entrada del Parque Nacional de Isalo

Vista de la entrada del Parque Nacional de Isalo

El Parque Nacional de Isalo es, sin duda, el más visitado de todo Madagascar. Creado en el año 1962, es el segundo parque más grande y tiene la forma de un ancho cinturón de unos 100 km de largo por 25 km de ancho. Su superficie total es de 81.540 ha.

El paisaje es impresionante, desde anchos cañones a estrechos riachuelos, tumbas bara y grutas que fueron escondite de portugueses y árabes. Hay zonas donde el paisaje recuerda a la zona del Gran Cañón y otras a Costa Rica! Tras la pared de roca granítica con caprichosas formas, se esconde un bosque con gran variedad de árboles y raros arbustos, así como piscinas naturales que parecen oásis. Es muy fácil ver el arbusto llamado “pie de elefante” que a mi me recuerdan más a un mini baobab que a la pata de un elefante. Atrapan todo el agua posible durante la estación de lluvias y los pueden ver todos redonditos.

En el Parque Nacionalde Isalo habitan lémures de cola anillada, lémures pardos y lémures sifaka, entre otros, así como 55 especies de aves, 4 especies de camaleones y dos ranas endémicas.

Para entrar al parque hay que hacerlo con guía certificado, así que se paga la entrada de 55.000 (hasta diciembre de 2015), el acceso en coche o 4×4 y al guía, que el precio dependerá del recorrido ya que puede ser de un día (6 horas con paradas) a una semana.

Día 7. Trekking en el Parque Nacional de Isalo bajo el agua

Nos sorprendió muchísimo cuando llegamos al hotel y vimos tantos turistas, la guía acertaba al decir que era el parque más visitado! Nunca habíamos visto en Madagascar tantos turistas juntos! Había unas 8 o 10 mesas de occidentales, en su gran mayoría, franceses, vestidas algunas con blusas de seda y ropa “de salir”. Hasta ahora solo nos habíamos encontrado con pequeños grupos en Ranomafama y con dos mochileros en una estación de buses. Verlos todos juntos allí y casi que de gala, fue muy curioso.

Isalo, Madagascar
Tal como habíamos quedado con nuestro guía, salimos a las 8 de la mañana dirección al parque (previo pago de tasas…) para hacer la ruta de 6 horas. Salimos temprano para evitar la lluvia que suele caer a eso de las 2 de tarde (en los últimos días fue casi de reloj), pero fue misión fallida, el tiempo nos la jugó y cambió su horario…

Compartimos todoterreno con 3 chicos jóvenes para ahorrar costes (50.000 los dos), pero el último trayecto lo tuvimos que hacer a pie, pues ni el fuerte 4×4 pudo pasar por aquel camino de profundos socabones y barro rojizo que parecía pegamento.
Volvimos a tener suerte con nuestro guía, aunque empiezo a creer que en general son todos encantadores y con mucha ilusión en su trabajo. Nos fue hablando de las formaciones rocosas, de los diferentes arbustos (que no llegué a memorizar un solo nombre), de los reptiles e insectos que nos encontrábamos y de las tumbas bara.

Los bara es el nombre que recibe la tribu que habita esta zona y que cubre un territorio muy amplio. A pesar de estar cristianizados (luteranos o protestantes), los ritos funerarios los siguen haciendo como sus ancestros, es decir, llevan a una cueva los restos del cuerpo en un ataud que luego taparán con pequeñas piedras y pondrán en la entrada la calavera de un cebúe. El número de cabezas nos indicará el número de cuerpos en el interior. Pasados 4 o 5 años se hace una gran fiesta donde los familiares del fallecido invitan a comer a todo el pueblo cebúes sacrificados para el evento (motivo por el cual tienen que empezar a ahorrar desde el primer enterramiento) y trasladan los restos del cuerpo a una cueva en una zona más alta. Cada familia tiene su cueva y para que las cuevas provisionales no sean ocupadas cuando están vacías, suelen dejar un ataud a la vista.

Por otro lado, una de las tradiciones de esta tribu tiene un parte de culpa del que exista tal nivel de deforestación y es por su rito de madurez. Los chicos que quieran casarse y demostrar que ya son adultos, tienen que robar un cebúe a otra tribu, siendo esto más peligroso de lo que parece ya que solo hay dos posibilidades, que lo consigas o que te maten en el intento. El robo de cabezas de ganado es muy habitual y las familias se han armado, en el sentido más literal, para ahuyentar a los ladrones. Parece ser que antes era solo un cebúe, pero que últimamente robaban varios, ya que así demostraban su hombría y hacían negocio.

¿Y qué tiene que ver esto con la deforestación? Pues después de robar el o los cebúes, se prende fuego por donde va pasando para eliminar el rastro… y alguno pensará, pero con seguir el rastro del monte quemado ya está… pues no, por desgracia el fuego crece muy rápido y en pocas horas el terreno quemado es demasiado grande como para seguir un rastro.
Por suerte, esta costumbre ha perdido interés entre los jóvenes, sobre todo por miedo a morir tontamente demostrando la valentía a través de un robo a familias que a día de hoy tiene armas de fuego…

Pero sigamos con el parque! Es una ruta bastante fácil y con paradas en puntos estratégicos que ayudan a reponer líquidos, el sol cae fuerte desde muy temprano.

Isalo, Madagascar

La parada en la vista panorámica es espectacular! Desde aquí es donde las montañas rocosas nos recuerdan, salvando mucho las distancias, al Gran Cañón del Colorado.

La siguiente parada es en la piscina natural en donde te puedes dar un baño o, simplemente refrescar.Isalo, Madagascar

En las orillas de los riachuelos crecen unos pequeños arbolitos (cuyo nombre no recuerdo) que son muy rectos y que sirven para la construcción de las casas, así como señal de que hay agua si estás perdido y ves a lo lejos estos altos, rectos y estrechos árboles.

A partir de esta zona se empiezan a ver cada vez más plantas llamadas “pié de elefante” y fue aquí, en esta zona rocosa y llana cuando sin previa señal (no se, un rayo, un relámpago, algo, como era habitual) empezó a llover con unas gotas tan gordas que en un menos de un minuto ya estábamos empapados. A mi me dio tiempo justo de ponerme el chubasquero para tapar mi mochila en donde estaba mi preciada cámara. A partir de ese momento la lluvia no cesó y los caminitos pasaron a ser riachuelos por donde caminabas con el agua hasta los tobillos.

Y todo ese espectacular paisaje que estábamos viendo, de altas montañas y laderas verdes, cascadas, cañones y demás, solo quedó memorizado en nuestras cabezas y corazón… no volví a sacar la cámara de fotos hasta llegar al hotel y comprobar que seguía seca…

Tenemos alguna foto con la cámara Gopro, aunque solo sirve para hacernos una idea del paisaje.
Llegamos a la zona de camping para comer (y enfriarnos… pues ya empezaba a refrescar y la humedad en el cuerpo no ayudaba) con el plan de visitar los dos cañones que hay cerca, el negro y el azul, pero el río que había que cruzar iba con demasiada agua y era impracticable. Sin más opciones, nos dirigimos a la salida del parque junto con los otros 3 chicos con los que compartíamos el todoterreno. Justo en ese momento… dejó de llover….

Lo que iba a ser una ruta de 6 horas terminó siendo de 4, tanto por la prisa al caminar, por no hacer paradas y por no visitar los cañones. Nos quedó mucha pena, pues el paisaje es precioso y muy prometedor. No pudimos ver ningún lémur ni camaleones, durante más de dos horas, solo vimos agua y más agua. Y aquí me arrepentí de no haberme comprado la mochila estanca que llevo un año pensando en comprar!

Isalo National Park

Por suerte, solo se humedecieron algunas cosas y la cámara y objetivos estaban con algo de condensación, pero nada preocupante.

Llegamos al hotel un poco desilusionados porque teníamos altas expectativas con este parque y por el que hicimos más de 200 km (que en Madagascar es muchísimo) para pasar solo un día. Pero estas cosas pasan!
Nos dimos una ducha caliente, secamos lo que fue posible (las botas estaban encharcadas y sabíamos que iban a estar así días) y nos fuimos a cenar. Arreglamos volver al norte con un conductor (mejor dicho, con un intermediario) a mitad de precio y, de esta manera, hacer en dos días el traslado a Morondava.

Día 8. De Ranohira a Antsirabe en todoterreno

Habíamos quedado a las 5 de la mañana con el intermediario para salir hacia Antsirabe, es decir, rumbo norte. Nos pidió 200.000, que aunque caro, nos compensaba al ahorrarnos un día de traslado que si lo hubiéramos hecho en taxi-brousse.
Pero a las 5 no había nadie… pregunté a un chico que andaba por ahí donde estaba el conductor del supuesto coche que nos llevaría ese día y me dijo que el coche estaba averiado… que no tenía batería… El primer pensamiento fuem hala, ya me han timado 100.000 ariarys, que fue lo que dejamos como “señal”. Lo segundo fue acordarme que tenía el teléfono del intermediario y al que llamé en un segundo. Por suerte me contestó rápidamente y me dijo que él no sabía nada de eso y que en dos minutos estaba allí. Así fue, parecía que estuviese a la vuelta de la esquina! Habló con nuestro supuesto conductor, quien le informó de la avería y que hasta las 8 no abrían el comercio para comprar una nueva. De bajón nos fuimos para cama… eso nos sonaba a que hasta las 10 no saldríamos de allí.

Pero no, cuando a penas llevábamos 5 minutos metidos en cama, me llamó el hombre para decirnos que nos había encontrado a otro. Cogimos nuestras mochilas y allá fuimos, junto nuestro nuevo transporte, un todoterreno de paquete con un conductor amable.

El intermediario me pidió dinero por las gestiones y llamadas, así que le di 10.000, el conductor también le dio otros tantos.
Finalmente, eran las 6 de la mañana cuando arrancamos en “nuestro” coche super nuevo y cómodo. La suerte nos volvió a sonreir!

Y no sabíamos hasta que punto! Al poco empezamos a conversar el conductor y yo y resultó ser un encanto, un hombre bueno con unos valores y principios, así como una constante sonrisa, que me hizo sentir como si fuésemos colegas de toda la vida. Como siempre hago, le pregunté por política, religión y economía… El viaje duraba 12 horas y teníamos aseguradas unas cuantas muy entretenidas.

Isalo

Carretera RN7

Hicimos varias paradas y, por primera vez en el viaje, nos pidieron dinero. Nada más parar se acercaban los niños a las ventanillas con las manos en posición de pedir y las caras tristes. Viajando en taxi-brousse pasamos más desapercividos, o puede que nos viesen como más iguales y por eso no nos habían pedido.

Nos contó el conductor que esta costumbre había empezado hacía poco, a penas unos 4 o 5 años atrás, cuando los turistas empezaron a traer camisetas, bolígrafos, cuadernos y demás objetos y entregárselos a los niños. Pasó poco tiempo para que relacionaran a un turista con regalos y de ahí a pedir directamente.

No me cansaré de repetir el daño que causan estos hechos bienintencionados… Si queremos ayudar, hagámoslo a través de una ONG local o internacional, ellos son mejores conocedores de la realidad y sabrán como hacer un reparto más equánime. De esta manera evitaremos crear estas malas e incómodas costumbres. Y sí, digo incómodas porque es duro no caer en la tentación de sacar un billete y dárselo al pequeño para que se compre un plato de comida. Pero no nos engañemos, ese dinero no va para eso,… y como bien dijo el conductor, la obtención del dinero fácil es la peor educación que le puedes dar a un niño.

Rn7 Madagascar

Y así transcurrió nuestro día, entre grandes conversaciones, paisajes de arrozales, pastos y colinas quemadas y, como no, grandes baches!

En mitad de una de nuestras conversaciones salió el tema del precio de ese viaje, que era muy barato porque es un recorrido que los conductores hacen solos de vuelta y que ya ha pagado el cliente anterior. Y fue cuando le dije que pagamos 200.000 y él nos dijonque había recibido 100.000… y encima cada uno le habíamos dado 10.000 de más al listo del intermediario! En un principio se enfadó, pero a los pocos minutos dijo que era mejor olvidarlo, que el dinero no merecía un disgusto.

Llegamos a Antsirabe justo a las 6 de la tarde, doce horas después de haber salido de Ranohira y fuimos a buscar un transporte para el día siguiente. Si íbamos en taxi-brousse, lo haríamos en dos días, si consiguiéramos en coche privado, en uno.

De camino a la estación nuestro conductor preguntó a otro el coste del viaje… no bajaba de 800.000 ariary. Al llegar a la estación nos enteramos que solo había un taxi-brousse al día que salía a las 6-7 de la tarde dirección Morondava. O bien cogíamos el siguiente o esperábamos un día entero en esa fea ciudad… Pero nuestro conductor preguntó cuanto saldría pagar por uno completo y luego de un duro regateo con varios hombres que se acinaban a la ventanilla del coche, nos consiguió un precio de 300.000, siempre y cuando pudiese venir la familia del conductor. Dijimos que sí enseguida y quedamos para las 8 de la mañana del día siguiente. Nos acompañó hasta el hotel para saber cual era y no pagamos nada hasta el día siguiente. Todo ello bajo la atenta supervisión de nuestro encantador conductor.

Día 9. De Antsiraba a Mondorava en taxi-brousse privado

A las 8 de la mañana ya estaba nuestro taxi-brousse esperándonos en la entrada junto, como no, nuestro conductor del todoterreno, quien quería comprobar que todo saliese bien. Si es que fue una suerte encontrarnos con este hombre!
El viaje fue muy cómodo, cada uno iba en un banco de 4 asientos, así que, de lujo!

Hicimos unas pocas paradas y no volvimos a tener niños que nos pidieran dinero…

El paisaje es amable, con colinas bajas y, como no, sin más vegetación que arbustos y arrozales. A las 10 horas del viaje, los primeros baobabs nos saludaban en la carretera, justo cuando empezaba a caer el sol.

Fuimos directamente a un hotel que había visto en la guía y que tenía buena pinta y… piscina. Nos apetecía algo de playa y descanso, hasta ahora fueron días bastante duros.
Mañana, relax!

Resumen de gastos

Entrada Parque Nacional de Isola 55.000
Guía 46.000 (2 pax)
Todoterreno 50.000 (2 pax)
Hotel en Ranohira 41.000 x 2 noches /2 pax
Todoterreno Ranohira a Antsirabe 200.000 (2 pax)
Taxi-brousse privado Antsirabe a Mondorava 300.000
Hotel en Antsirabe 91.000/2 pax
Hotel en Morondava 111.000 / 2 pax
Total tres días / una persona 494.000 Ariary /142€

Diario del viaje por Madagascar

Más información sobre Madagascar

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Qué ver y visitar en un viaje a Madagascar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com