Parque Nacional de Andringitra, espectacular paisaje en Madagascar

DSC_0632(1)El Parque Nacional de Andringitra está una gran cordillera montañosa donde se encuentra el segundo pico más alto de Madagascar, el Pic Boby con 2658 m de altitud. Fué establecido en el 1999 y tiene una superficie de 312 km2 que se pueden recorrer en diferentes circuito y en todos ellos es obligatorio la entrada con un guía autorizado. Aunque se pueden hacer diferentes tipos de rutas, la gran mayoría requiren un nivel físico bueno.

En este parque se suelen hacer excursiones que van desde 3 a 7 días, en las que podrás disfrutar de un paisaje espectacular. Se recomienda un nivel físico medio-alto, alta protección solar, gorra y calzado de montaña.

Hay dos accesos, por la zona este, al que solo se puede acceder en todoterreno y a donde se tardan más de 3 horas desde Ambalavao, y la zona oeste, que está a 2 horas y se puede ir en coche (aunque es solo válido para conductores expertos… yo mi coche no lo hubiese metido por esos caminos ni loca, ni tampoco hubiese sabido como hacerlo!). Desde esta zona se pueden hacer varios trekking de uno o más días y hay un pequeño camping, donde recomiendo dormir para empezar la caminata  al salir el sol y no morir de calor ni quemarte con el sol, como nos pasó a nosotros.

Día 5. Trekking en el Parque Nacional de Andringita

Este trekking lo habíamos contratado con JB, el chico amable que nos ayudó el primer día en Ambalavao y que, en un principio, nos había desanimado a hacerlo para solo un día. Luego nos enteramos de la posibilidad de esta ruta de cuatro horas (que está a dos horas en coche desde Ambalavao) y nos animamos a hacerla. Nos daba pena estar tan cerca y no ir. Además, fueron varios los malgaches que nos dijeron que era una visita imprescindible.

En realidad no teníamos muy claro lo que íbamos a hacer… solo que pasaríamos el día allí. Y así, a las 7 de la mañana empezamos a esperar nuestro transporte, que no llegó hasta media hora después y resultó ser un destartalado taxi-brouse… Yo le había entendido a JB  que era un todoterreno, pero me equivoqué. Después de 35 km por carretera “normal”, llegamos a un cruce que nos llevaría al parque por un camino de tierra lleno de baches y grandes lodazales durante otros 35 km. Las vistas son bonitas, así que las dos horas de recorrido no se hicieron largas.

Vistas del Pico Camaleón, en el Parque Nacional de Andringitra

Vistas del Pico Camaleón, en el Parque Nacional de Andringitra

Al llegar vimos el pico que teníamos que subir, el Pico Camaleón, llamado así por la forma de su parte alta que recuerda a este animal. El recorrido es de unos 15 km con un desnivel suave pero constante en la subida, menos en la parte alta, donde la pendiente es bastante más fuerte y con una bajada muy empinada. Al poco de empezar la ruta hay una piscina natural donde refrescarse antes de empezar el ascenso bajo un sol terrible. No fuimos prevenidos y solo llevamos una botella de 1,5 l para los dos… no contábamos con una ruta así, pensábamos que sería como hasta entonces, bajo una masa forestal que nos protegería del sol y calor.

Menos mal que nos fuimos encontrando con muchos riachuelos que nos ayudó a refrescarnos, aunque no era agua para beber. Y yo con mis pastillas potabilizadoras en el hotel!

Andringitra

Durante el ascenso se disfruta de unas vistas espectaculares a unas paredes de más de 100 m donde los amantes de la escalada deben pasárselo bomba! El avistamiento de lémures es complicado, aunque fuimos afortunados y vimos a una gran familia desplazándose por el suelo cuando estábamos en la parte alta de la montaña. Los saltos que daban me recordaban a los canguros!

Ya en la cima tocó un breve descanso, pues veíamos venir una gran tormenta que se aproximaba bastante rápido. Nada más empezar a bajar, nos cayó encima! Qué bien me hubiese venido la mochila estanca que llevo un año mirando y que no me había decidido a comprar! Aunque en realidad la única preocupación era la mochila con la cámara y objetivos… después de la gran sudada, de haberme quemado la piel (a pesar de usar varias veces protección 50) y la sed que tenía, ese agua fue un refresco.

Andringitra, Madagascar

La lluvia no paró hasta que casi llegamos al pueblo donde estaba la furgoneta, en donde nos compramos umos refrescos “del tiempo” bajo la curiosa mirada de los niños y niñas que nos acompañaban allí donde íbamos.

La vuelta se nos hizo más larga, aunque con el calor y sol que volvió cuando la lluvia cesó, pronto nos secamos y solo queríamos llegar para darnos una ducha y descansar. La ruta había sido algo dura.

Ya en el hotel, duchados y cenados, nos dispusimos a hacer las mochilas. Mañana nos vamos a Ranohira, el lugar más al sur de la isla donde estaremos, y desde donde tendremos que desahacer casi todo el camino andado hasta ahora.

La primera idea era bajar hasta Tulear y desde allí subir por la costa hasta Morondava, pero en época de lluvias es casi inviable. Habría que hacer un tramo en barco durante 3 días e ir a los pocos consiguiendo embarcaciones para ir cruazando los ríos. Nadie aconseja hacer ese tramo con estas condiciones, así que tomamos nota y volveremos por la NR7.

Día 6. Traslado desde Ambalabao a Ranohira

Habíamos quedado a las 10 de la mañana en la estación de bus y allá fuimos media hora antes. Mientras íbamos de camino encendimos el móvil y vimos que teníamos 50 llamadas perdidas!! Llamamos a uno de los númros y no hablaban inglés, así que le pasé el teléfono a un guía que andaba por ahí. Nos dijo que la furgo tenía un retraso de una hora… Cuando eran las 11.30 llamé a otro de los números donde el que me cojió el teléfono me echó una bronca… me había estado llamando para avisarme de que el bus iba una hora antes!! Le dije que había contactado con otra persona y que nos había dicho que a las 11 era cuando llegaba y él dijo que no sabía nada de eso… Total, que habíamos perdido nuestro bus…

JB nos hizo un letrero con la palabra Ranohira y allá nos fuimos a la entrada del publo a ver si alguien nos paraba. Al cabo de un rato, ya empapados en sudor, nos paró un taxi-brousse para decirnos (en francés…) que era complicado ir directos, que él nos llevaría a Ihosy y desde allí cogeríamos otro hasta Ranohira. Esta opción ya nos la había dicho JB y la habíamos dejado como plan B. En ese momento decidimos que pasaría a ser plan A, no fuera a ser que el siguinte tardara horas en pasar.

Así que nos subimos al taxi-brousse dircción al sur y tardamos 3h 30′ en hacer 135 km. Al llegar ya nos metiron, casi a presión, en el siguinte que salía para Ranohira. Esta vez nos tocó la última fila… En 2 horas y ya de noche, llegamos al pequeño pueblo de Ranohira. El paisaje hasta allí es de enormes campos de pasto… nada de árboles, solo hierba para alimentar los miles de cebúes… Me cuesta mucho creer que en esto se haya convertido Madagascar, y eso que ya lo había leído, pero supogo que tenía la esperanza de que fuese una exageración…

Al llegar a Ranhoria ya hay decenas de guías que ofrecen buscar un hotel y asesoramiento para la visita del Parque Nacional de Isalo. Nos quedamos con el primero que se ofreció y en el primer hotel que vimos, que está justo en la parada. Hay diferentes precios, así que cogimos la habitación más barata. Después de cenar quedamos con el guía con el que quedamos a primera hora para hacer una ruta de un día por este popular parque nacional.

Resumen de gastos

Hotel en Ambalavao 35.000/2
Visita al Paque Nacional de Andrangita 200.000 (2 pax)
Taxi-brousse Ambalavao – Isohy 14.000
Taxi-brousse Isohy – Ranohira 12.000
Hotel en Ranohira 41.000/2
Total dos días 165.500 Ariary/48€

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com