Diario de viaje a Costa Rica y Panamá

La naturaleza en Costa Rica es grandiosa! A donde quiera que mires ves el color verde… Ya desde el avión puedes ver que a todo el país le cubre un manto verde y que, salvo las playas, lagos y ríos, todo es naturaleza.

Día 1. De San José a La Fortuna

Nada más llegar al aeropuerto tomamos rumbo al norte en el 4×4 que todo el mundo recomendaba. Nuestra primera visita iba a ser el Volcán Arenal, en la Fortuna, a entre dos y tres horas de San José. Las carreteras aquí son estrechas y este tramo es totalmente serpenteante, curva a la derecha, curva a la izquierda. Lo peor es que hay tramos largos donde no está pintada y, de noche, resulta “tensa” la conducción.
Llegamos ya muy entrada la noche (a las 6 es noche cerrada) a la Fortuna, donde tenemos nuestro hotel. En 2 minutos estábamos dormidos! Fue un viaje largo..

Día 2. Visita al Volcán Arenal y Laguna del Arenal

Aunque teníamos pensado hacer el tour de los puentes colgantes, cambiamos de opinión y nos fuimos a hacer el recorrido de dos horas en la base del volcán por nuestra cuenta.
La entrada cuesta 15$ por persona y aparte tienes la opción de coger un guía especialista en historia y otro en naturaleza. Nosotros fuimos por nuestra cuenta. Es un paseo muy facilito y bonito que está perfectamente señalizado.

image

image

Aunque estuvimos muy atentos… no vimos ningún animalito… ni tampoco pudimos ver el volcán! Como veis en la foto, una nube lo envolvía durante todo el día. Esperamos poder verlo mañana.
La ruta, tomada con mucha calma y haciendo muchas fotos, nos llevó unas 2 horas. Como teníamos mucho tiempo por delante nos fuimos a ver el lago Arenal, que en un principio no parecía nada especial, hasta que nos adentramos hacia el norte, rumbo a Nuevo Arenal. Solo con las vistas que se tienen desde el coche, merece la pena el paseo.

Paramos a comer de camino en una soda que nos encantó, tenía un balcón al lago y un comedero para pájaros donde pudimos disfturar de una variedad de aves impresioante en solo una hora! Y comimos nuestro primer gallo pinto, con lo que me gusta a mi el plátano frito y los frijoles!

image

image

Por fin empezamos a ver animalitos… y ya en la carretera vimos muchos más…

image

Familias enteras de pizotes (coatís) estaban en los laterales de la carretera buscando comida. Son totalmente inofensivos y esperan a que le des comida que, como ya sabemos todos, NO se les debe de dar.

A la vuelta volvimos a parar donde está el muro de contención de la laguna, pues vimos a la ida un letrero que señalizaba el tour de los puentes colgantes. Allá fuimos a preguntar.

Este es un parque privado muy bien montado con un circuito de varios puentes, la entrada cuesta 24$ por persona y el recorrido se hace en dos horas. La verdad es que nos pareció bonito pero algo artificial y el precio bastante alto. Decidimos ver como es el de Monteverde y, si tal, hacerlo allí. Ya habíamos pagado la visita a las termas, que pensamos en hacer por la noche, y decidimos controlar el gasto.

En la zona de la Fortuna se pueden hacer un montón de actividades, desde kayak, rafting, … hasta el tradicional paseo al Cerro Chipo o a la Catarata de la Fortuna, entre otros, todos ellos paseos y actividades de gestión privada.

Nosotros decidimos volver al hotel a descansar y luego irnos al spa, donde ya íbamos a cenar. Vaya Spa!!!! Fuimos al Baldín (aquí hay decenas de ellos) y nos quedamos asombrados con las instalaciones. El precio fue de 40$ con cena bufet (comida buenísima), algo más barata que si lo compras en el mismo spa, pues lo compramos en nuestro hotel.

Por cierto, estamos encantados en él, es muy limpio, agradable, con piscina y lo mejor, el trato del personal, siempre pendiente de ayudarte. El hotel se llama Arenal Rossi y ofrecen todo tipo de tours y servicio de taxi. Si lo llegamos a saber, no hubiéramos alquilado coche, pues haciendo cuentas (al ser temporada alta), nos hubiese salido mejor haber contratado con ellos el bus privado, la visita a los volcanes Arenal y Tenorio y el desplazamiento a Monteverde. E hubiésemos ahorrado tiempo!

image

Al final estuvimos hasta las 10 de la noche en el spa (yo me quedé dormida en las tumbonas una hora!) Yo estaba super relajada y con un sueño de campeonato, así que en 0, me quedé dormida, por lo que escribo ahora, a las 6 de la mañana del lunes 22. Hoy toca Volcá Tenorio…

Día 3. De Volcán Arenal a Monteverde pasando por Volcán Tenorio

Hoy pusimos rumbo al norte, pero antes de salir de La Fortuna y gracias a que nos retrasamos porque estuvimos de parloteo con el dueño del hotel… pudimos ver el volcán!

image

Después de dos horas de camino hacia Upala por un paisaje espectacular, tomamos rumbo Bijagua para ir al Parque Nacional de Monteverde. Cuando cogimos la desviación, pensamos que nos habíamos equivocado, que no era posible que ese terrible camino nos llevase a un sitio turístico… Fueron más de 7 km por baches, barro, … menos mal que seguimos los consejos de todos los que decían que en Costa Rica es mejor alquilar un 4×4!

Media hora después estábamos, por fin, en la entrada del parque. El precio del ticket es de 12$ y la ruta son 6 km ida y vuelta. En el recorrido vas por medio de un bosque tropical de subidas y bajadas, con un grado de humedad altísimo, que te lleva al curioso Río Celeste.

image

En esta ruta se puede ver una bonita catarata, que aunque no es muy alta, el color del agua hace que sea diferente. La ruta continúa por una zona muy embarrada de pequeñas subidas y bajadas, después de atravesar unos puentecillos, llegas a lo que llaman “El Teñidero”, lugar donde el río toma este color.

image

image

image

Finalizada la ruta y empapados en sudor, cogimos el coche para ir a próximo destino: Monteverde. Aunque todos nos habían dicho que en dos horas estábamos allí, a nosotros nos llevó tres horas! Llevábamos las dos horas cuando empezamos a subir y nos quedaban 27 km, pensamos que en en media hora estaríamos en el hotel… hasta que el asfalto desapareció y el camino de tierra, piedras y baches nos hizo reducir la velocidad. La verdad es que 27 km dando botes… son muchos kilómetros! Si le sumamos los 15 km de ida y vuelta para el Volcán Tenorio… tenemos casi 45 km de muy mala carretera. Eso sí, las vistas son espectaculares durante todo el recorrido y tuvimos la suerte de ver una preciosa puesta de sol desde la montaña.

Como todavía no he cambiado mi reloj interno, hoy me he levantado a las 4 de la mañana y me he puesto a escribir el resumen de ayer. Estoy viendo que hacer el diario por la noche, va a ser complicado en este viaje pues llego agotadísima a la habitación…

Hoy toca visitar el Parque Nacional de Monteverde y, a la tarde, rumbo a Puntarenas…

Día 4. Puentes colgantes en Monteverde y rumbo a Puntarenas

Después de darle muchas vueltas a qué ruta hacer, decidimos ir al parque de Selvanatura que está pegado a la reserva de Santa Elena, dentro del Parque Nacional de Guanacaste, en Monteverde. Teníamos muchas ganas de pasear por puentes colgantes y disfrutar del bosque desde arriba y como vimos que éste estaba muy cerca de la reserva, imaginamos que sería lo mismo a ver… Aquí la entrada cuesta 30$ y el recorrido son unos 3 km, que haces en poco más de una hora.

image

Este paseo es muy agradable, pasas por nueve puentes desde donde tienes unas vistas impresionantes y desde donde se ve la exuberancia de Costa Rica. Esto es precioso chicos…
Después de la ruta nos fuimos a ver los comederos de los colibrís, donde me entusiasmé intentando captar una buena imagen de estos preciosos y rapidísimos pajaritos.

image

Después de 400 fotos imaginé que alguna sería aprovechable y nos fuimos a comer, aunque temprano, en el restaurante del recinto. Qué rico todo! En Costa Rica los vegetarianos no tenemos ningún problema, se come muy bien y hay mucha variedad. Un diez para la cocina tica!

Decidimos no entrar en ninguna de las dos reservas: Santa Elena y Monteverde, ni hacer ninguna actividad más y tomarnos la tarde tranquila en Puntarenas. Esta vez el cálculo de dos horas para llegar allí fue correcto… en dos horas bajamos de Monteverde y estábamos en la playa.

Este fue un cambio radical, la otra cara de Costa Rica, la de la playa, calor, familias, música y relax (y sin extranjeros). Puntarenas es un pueblo que no tiene atractivos turísticos, pero es ideal para saborear la realidad tica. Un paseo por su playa es suficiente para apreciar como disftutan en familia del tiempo libre, las cenas en familia con una barbacoa en la playa, las grandes reuniones entre amigos sacando las sillas fuera de la casa… me recuerda tanto a mi vida en Venezuela…

Después de un paseo por la playa llegamos al faro, desde donde nos dijeron que se ve la mejor puesta de sol del mundo… bueno, fue bonita sí…

image

Y siguiendo con nuestra racha de buena suerte, al llegar al faro y sentarnos a observar como caía el sol rodeadas de familias… llegó una pareja de músicos que nos deleitaron con preciosas canciones. Sabéis cuando hay un momento perfecto? Ese momento que estás con quien quieres, viendo algo espectacular, en un ambiente agradable y escuchando dulces canciones latinas…

Aunque nos costó marcharnos de ahí, nos fuimos a cenar (esta vez no fue nada espectacular) y volvimos el paseo por la playa donde decenas de niños jugaban, aún siendo noche cerrada, en los parques. En realidad eran las siete de la “noche”…

Día 5. Canopy en Puntarenas y noche en San José

Hoy ha sido un 24 de diciembre muy diferente… lo hemos pasado rodeados de naturaleza y haciendo un descenso sobre once cascadas!
El tour ya lo traímos contratado desde España con Viator y es uno de los más largos que hay. La verdad es que estábamos ansiosos de que llegara el día! Nos fueron a recoger al hotel (después de una mala noche en un mal colchón) y en menos de una hora estábamos en el Parque que tiene unas vistas preciosas sobre la península.

image

Después de subir en un especie de tanque media hora más, ya estábamos en la base para empezar el descenso sobre 11 cataratas, haciendo 25 tirolinas, 2 rápeles y 1 puente… encima tuvimos la suerte de ser un grupo pequeño de 7 personas que íbamos con 3 guías y así todo fue más rápido y sin espera.

image

image

Está muy bien organizado porque las tirolinas van siendo progresivas en altura y distancia, no te metes de golpe en 700 m y eso se agradece… Encima los guías eran muy vacilones y no hacían más que hacer bromas para relajar y hacerlo más divertido.

image

A mitad del trayecto hicimos una parada para tomarnos un baño y refrescarnos un poco. Sentó genial! Aunque este no es un bosque lluvioso, hay bastante humedad también.

La verdad es que nos lo pasamos genial, tanto que decidimos ampliar el tour del canopy y añadirle la bajada de superman, que consiste en bajar colgado mirando hacia abajo. La tirolina tiene casi 1 km de longitud y !se hace corto! Es alucinante, una sensación de volvar como nunca había sentido. Es relajante, no es el subidón de hacer puenting, simplemente disfrutas del paisaje volando como un pájaro o “superman”… lo recomiendo si tenéis la oportunidad!
Espero hacer al regreso un vídeo de la actividad, porque realmente fue muy divertido y me gustaría compartir con vosotros esta bonita experiencia.
Cuando terminamos el canopy nos sirvieron una rica comida y para las 3 de la tarde ya estábamos en Puntarenas cogiendo nuestro coche para devolverlo en el aeropuerto de San José y continuar el resto del viaje en transporte público.

La verdad es que la ciudad de San José me decepcionó un poco… no le encontré nada de especial. También es cierto que solo dimos unos pocos paseos por la zona centro y por dode teníamos el hotel, que resultó ser “zona roja” por su alto índice de delincuencia, según nos informó una policía… desde ese momento el relax al caminar desapareció!

Mañana toca madrugar para irnos hacia Corcovoado, lugar que todo el mundo recomienda y donde estaremos 3 noches.

Continuará… 🙂

Día 6. Traslado desde San José hasta Bahía Drake

Nuestro bus salió puntual a las 5.20 de la mañana desde la estación de Tracopa. Allí hay un sitio donde pudimos comprar algo de comida y bebida para el viaje de 5 horas que teníamos por delante.

Después de dos paradas, una corta y otra de media hora para comer, llegamos antes de la hora prevista, así que para antes de las 10 de la mañana estábamos en Palmar Norte, desde donde teníamos que coger un taxi para ir hasta Sierpe. En Palmar hay varios cajeros donde retirar dinero, ya que en Bahía Drake no hay ninguna posibilidad, incluso para pagar con tarjeta es complicado, pues no todos los sitios disponen de terminal y te cobran comisión, así que si no llevas suficiente efectivo, es el último momento que tienes para hacerte con él.

El taxi cuesta 8.000 pero se puede compartir preguntando en la parada de autobús (el siguiente bus para Sierpe creo que sale a las 11.00), nosotros fuimos con una americana y una tica simpatiquísima a la que le gustaba mucho el licor…

En el embarcadero hay un buen sitio para comer y allí están los capitanes de las diferentes embarcaciones preguntando por el nombre de los hoteles, pues según pudimos ver, ellos se encargan de reservar los sitios para nosotros.

image

El precio es de 15$ / 8.000 colones y se tarda 1h 30′ aproximadamente. El recorrido es muy agradable porque va por el manglar más grande de Costa Rica, siendo un paisaje espectacular. Cuando llegamos al mar empieza el meneito y el paisaje cambia por completo, ahora vemos un bosque denso con playa, rocas y arena casi negra. Solamente el traslado ya es impresionante.

image

Para las 13.30 ya estábamos en nuestro hotel, Cabinas Manolo, donde, después de buscar durante semanas, encontramos la opción más económica y más cómoda: 3 noches de hotel, 1 tour a Corcovado (ida y vuelta en barca y trekking de 12 km), 1 día de snorkel a Isla del Caño y todas las comidas incluídas, pagando en efectivo y cogiendo todo el “pack”, conseguimos un buen precio. Además, el trato es de primera, todo está muy limpio, la comida es muy rica y estamos a 5′ de la playa….Vamos, una buena opción.

Algo que comentamos muchos turistas es el tema de los altísimos precios que hay para el turista en Costa Rica. Las actividades son carísimas, por ejemplo, un paseo por los puentes colgantes de Selvatura en Monteverde son 30$, el día en Corcovado, 80$, snorkel, 70$,… y lo peor son los hoteles. Lo que más me ha sorprendido ha sido el precio de la habitación en Puntarenas, un lugar que no es turístico y que el sitio más barato que encontré nos costó 70$!!!! Ni le saqué fotos… solo decir que era muy básico, feo y con un colchón malísimo. No me importa en absoluto pasar la noche en sitios así, pero no a esos precios. Lo que está claro es que viajar a Costa Rica es bastante caro y que para los que estamos acostumbrados a presupuestos bajos, es un cambio muy grande.

Y después de esta reflexión económica, que nos llevó a decidir que a partir de ahora reduciremos las actividades, nos dimos un paseo por la playa, aprovechamos para lavar la ropa e ir a dormir muy temprano después de una rica cena. Mañana toca trekking, uno de los más deseados por mi! A ver si vemos muchos animalitos…

Día 7. Trekking en el Parque Nacional de Corcovado

Por fín llegó el día tan esperado del trekking que todo el mundo tilda de más espectacular en Costa Rica! Después de desayunar a las 5.30, a las 6 ya estábamos subidos a la lancha para ir a la entrada del parque. El recorrido hasta allí fue también precioso aunque no tuvimos la suerte de ver ningún delfín ni ballena, de ser así ya sería lo más!

Nuestro guía, Carlitos, es fantástico! Le gusta mucho lo que hace y es muy respetuoso con la naturaleza. Nos pidió que sintiéramos lo que veíamos, que agudizáramos todos los sentidos y viviéramos la jungla. Que la información de los hábitos o conductas de los animales los podríamos aprender en otro momento. Aquel era el momento de sentir. Fue estupendo…

Como espero escribir una entrada en el blog de este día, pues fue muy especial y me gustaría escribir con más detalle, ahora solo resumiré la jornada diciendo que es un imprescindible y agradezco a todos los que me sugirieron esta visita. Es una pena no habernos quedado a pasar la noche en la Estación Sirena y vivir más tiempo la jungla, pero lo decidimos así por razones económicas.

Aquí no puedo subir muchas imágenes (la conexión es lenta), así solo pondré un montaje y mencionaré las especies que vimos: serpiente terciopelo, mono tití, mono aullador, mono spider, saino, perezoso de 3 dedos, tapir, garrobo, iguana negra, pavón norteño, pava crestada, lechuza, quiebrahuesos y tinamú. No nos encontramos con ningún jaguar… pero aún así fue espectacular!

image

Día 8. Snorkel en la Isla del Caño

Hoy empezamos el día con emociones fuertes! Cuando salímos de la habitación para ir a desayunar, vimos que estaban varias personas en el caminito buscando algo… (las habitaciones dan a un balcón y todo está al aire libre) preguntamos que pasaba. Cuando nos dijeron que acaban de ver una boa en el camino pensamos que estaban de broma, pero no! Había una boa de tres metros en el jardín! La misión era intentar capturarla porque se estaba comiendo a los perros y gatos del lugar y, como los vecinos querían matarla, éstos querían trasladarla a una zona segura para ella y para los animales domésticos. Ahora había que encontrarla y capturarla…

A los pocos minutos fue localizada y fuimos testigos (con grabación incluida) de su difícil captura. La verdad es que fue emocionante, yo estaba a tan solo dos metros de ella y el sonido que hacía al verse atacada era de ponerte los pelos de punta. A uno de los chicos le raspó una mano y, finalmente, se pudo meter en una bolsa. Fueron unos valientes, porque lo más fácil hubiese sido matarla (como querían los demás), pero ellos se arriesgaron para poder salvarla. Todo un momento emocionante!

A media mañana nos fuimos a la Isla del Caño, Reserva biológica de Costa Rica y lugar dode puedes encontrar mucha fauna marina. El día estaba gris y amenazaba lluvia, pero aún así nos pusimos las máscaras y lanzamos al agua!

image

Aunque el agua estaba algo turbia por la lluvia, pudimos ver algunos bancos de peces, corales y una estrella azul. Después de una hora y cuando ya llovía más fuerte, cambiamos de zona. La verdad es que con la que caía y como se estaba poniendo el mar, no apetecía nada, aún así, y bajo un buen chaparrón, volvimos al agua en busca de tortugas…. que no llegamos a ver. La verdad es que estaba el mar muy picado y hacía frío, era un poco de locos seguir allí. Grabé un vídeo que espero subir cuando llegue a España, parece que estamos naufragados!

Tiritando de frío se decidió volver a la Bahía pues era probable que allí hiciese sol, a pesar de estar a menos de 1 hora en lancha. Y así fue! De repente hacía calor, pegaba el sol y estábamos con casi calma chicha. Ya nos dijeron que los cambios de clima son muy grandes!
Fuimos a la playa de Josecito, un trozo de paraíso de postal. Allí comimos con dos preciosos papagayos sobre nuestras cabezas y con dos paisajes impresionantes, una playa preciosa y un bosque frondoso.

Después de unos chapuzones nos volvimos a Bahía Drake, donde ya descansamos el resto de la tarde… teniendo en cuenta que solemos cenar a las 6 y yo irme a dormir a las 8, pues no es mucho tiempo.
Con esto se nos acaba nuestra estancia en Corcovado, un lugar precioso y que recomiendo visitar si viajas a Costa Rica. Mañana vuelta a madrugar!

Día 9. Traslado desde Bahía Drake a San José

Otra vez a las 5 de la mañana en pie para coger la barca de regreso a Sierpe. Las barcas suelen salir a las 7 y las suelen reservar ya los hoteles, así que al llegar allí solo tienes que decir el nombre de tu hotel y ya te distribuyen ellos en ellas. Nosotros quedamos para el final, pero tuvimos suerte pues fuimos en una lancha pequeña y atajamos por el interior del manglar. Fue estupendo!

image

Desde Sierpe hay varios taxis colectivos esperando que, por 2.000 colones, te llevan a Sierpe. Nosotros nos encontramos con la familia alemana con la que compartimos el trekking de Corcovado y con la que conectamos mucho y nos ofrecieron ir con ellos hasta San José. Rápido dijimos que sí, porque nos habían caído genial, pero el coche no estaba preparado para ir cuatro personas atrás y cuando llegamos a Palmar Norte les dijimos que mejor íbamos en autobús.

Buscamos un cajero y el tercero funcionó… es algo bastante habitual por lo visto, así que no hay que desesperar e ir probando de cajero en cajero. Nos despedimos de la familia y, a pesar de que eran las 9.45, el bus para San José de las 9.20 estaba a punto de salir y había sitio! Además, es el que va por la costa, es decir, el rápido. El autobús hace una parada para comer a las 10.45 (ya tenemos los horarios de las comidas muy cambiados) y poco antes de las 3 estábamos en San José. Buscamos nuestro agradable hostel y nos dedicamos a no hacer nada! Pasear por la ciudad no nos resultaba muy sugerente, así que fue tarde de descanso absoluto.

En el hostel nos ofrecieron transporte a Tortuguero y, según parece, la diferencia entre ir por cuenta propia en buses e ir directo en transporte privado, son 2$ por persona. Nos quedamos con la opción cómoda y mañana nos vamos a las 6 de la mañana hacia el Caribe! De esta manera aprovechamos mucho más el tiempo allí.
Mañana nueva etapa!

Ir a  Etapa 6. Visita al Parque Nacional de Tortuguero

Día 10. De San José a Tortuguero y paseo por el parque

Antes de las 6 de la mañana ya estábamos en el lugar indicado para coger nuestro minibús directo a Tortuguero. Empecé a darme cuenta que había sido un error cuando eran las 7 y seguíamos dando vueltas por la ciudad recogiendo gente. En el hostel nos habían dicho que llegábamos en 4 horas… pues una italiana le preguntó la hora de llegada y el “amenizador” del bus respondió que a las 14.00, es decir, 8 horas!! Protestamos algunos pero el hombre solo dijo que el nunca dijo eso, que esa estimación nos la dio los de la agencia, que nos peleemos con ellos

Encima los asientos eran enanos y el hombre no paraba de decir tonterías… nos trataba como a niños. Esta es una de las muchas razones por las que no me gusta viajar en buses de turistas, nos tratan de tontos! El caso es que ya estábamos allí y era mejor relajarse e intentar seguir viendo capítulos de la serie The Finder…
Después de una parada de casi 1 hora para desayunar y de una larga espera en la Pavona, a las 14 llegamos a Tortuguero, bajo un gran chaparrón. El paseo en barca es precioso y ya te vas haciendo una idea de lo que te espera!

image

Al llegar, José, el dueño del Hotel Tortuguero Natural nos estaba esperando con una gran sonrisa y nos invitó a un rico zumo natural. Aprovechamos para comer (muy rico, por cierto) en el mismo local con las italianas, que, casualmente, también iban al mismo hotel. Mientras comíamos, José nos llevó todo el equipaje a nuestras habitaciones, no me cansaré de decir que es un encanto de hombre. 🙂

Cuando paró un poco de llover nos fuimos al hotel y después de una breve siesta (estoy algo acatarrada), nos fuimos a pasear por el Parque Nacional Tortuguero.

image

Nada más empezar a caminar nos encontramos a una serpiente en una rama…

image

Por desgracia fue el único animal que vimos, aparte de arañas y enormes mariposas. Hicimos la ida por dentro del bosque y la vuelta por la enorme playa. Un paseo de unas 3 horas muy agradable.
A la vuelta intentamos reservar sitio en un bote que fuese hasta Mohín (para desde allí ir a Cahuíta), pero no tuvimos suerte, teníamos que volver a la Pavona y empezar allí el cambio de autobuses hasta llegar a destino. Lo bueno es que nos íbamos ahorrar bastante dinero y a estas alturas del viaje y viendo los precios de todo, es una buena noticia.
Como había leído que en nuestro hotel hacían masajes, me reservé uno para la vuelta de la caminata… la mejor decisión del viaje! Que maravilla, qué manos tiene Víctor! Imaginad que estáis recibiendo un masaje en una terraza sintiendo la brisa del mar y escuchando el batir de las olas… Pues sí, fantástico!
Con lo relajada que me quedé, solo me apatecía dormir, así que nos fuimos a buscar algún local que admitiera pagar con tarjeta (ya andábamos justos de billetes) y después de otra rica cena, nos vinimos a dormir, mañana toca madrugar otra vez!

Día 11. Paseo por los canales del Parque Nacional de Tortuguero y ruta hacia Cahuita

Habíamos quedado a las 5.45 con nuestro simpático guía, quien nos llevaría solo a nosotros dos para poder regresar a tiempo de coger la barca a La Pavona de las 9.

Decidimos hacer el tour con los de la Asociación de Guías de Tortuguero por varias razones, entre ellas porque el 15% de los beneficios van para la comunidad, porque incluye un seguro y porque usan barcas de remo, sin ninguna contaminación acústica. El precio fue de 20$.

Después de hacer la cola y pagar los 15$ de entrada al parque, empezamos a remar los tres hacia los canales. Qué maravilla!! Es un paisaje increíble! Espero subir más fotos en la galería de imágenes que haré, por ahora solo dejo unas poquitas que reflejan lo impresionante del lugar.

image

image

Pudimos ver especies que en mi vida había visto, una cantidad de flora que deja a uno boquiabierto. Había muchos monos aulladores (que se mosqueaban cada vez que pasaba una avioneta), garzas, caimanes y un basilisco. Fueron dos horas que se nos hicieron muy cortas y que disfrutamos muchísimo. Algo para recordar…

Volvimos a tiempo para coger la barca de las 9 que nos llevaría a la Pavona. Los autobuses están coordinados con las barcas, así que, al poco rato, llegó un bus. Es un trayecto corto pero sobre un camino sin asfaltar y con muchas paradas, pero lo prefiero al minibús. Viajar con gente local es mucho más interesante!

Resumo aquí los recorridos que hicimos desde Tortuguero a Cahuita en barca y bus con los precios, para futuros viajeros:

1. Bote Tortuguero-La Pavona: 45′, 1.600 colones
2. Bus La Pavona-Cariari: 1h30′, 1.100 colones
3. Bus Cariari-Guapiles: 45′, 510 colones
4. Bus Guapiles-Puerto Limón: 2h, 2.400 colones
5. Bus Puerto Limón-Cahuita: 45’´ 1200 colones.

Lo máximo que tuvimos que esperar fue 1 hora entre el bus de Guapiles y Pto. Limón, que nos vino muy bien para poder sacar dinero y almorzar algo. Los buses son bastante cómodos y rápidos, una buena opción para viajar por Costa Rica.

Llegamos ya de noche al hotel, algo cansados y hambrientos. Nos encantó la ubicación, estamos a 10 m del mar y rodeados de vegetación.

Lo único malo de este viaje es que nos está lloviendo mucho… por lo demás es perfecto!

image

Día 12. Visita al Parque Nacional de Cahuita

Después de una noche de intensa lluvia, tuvimos que esperar hasta las 10 de la mañana hasta que aclarara y poder acercarnos hasta la entrada del parque, que está a 5′ caminando.
Este parque es muy pequeño pero muy bonito, aquí viene mucha gente solo para ir a la playa, que es más calma y de arena blanca. La entrada es una donación y hay varios guías a la puerta ofreciéndo sus servicios por 25$ por persona. Carísimo…

Al final Manuel cogió uno y yo me adentré sola, con la suerte de que a los 5′ de caminar, empecé a hablar con un señor mayor muy majo y que resultó ser guía local… como no tenía gente, fue a pasear por el parque y finalmente, me acompañó todo el camino! Sí, tengo mucha suerte… además, el hombre era my interesante, tenía 70 años (que no aparentaba) y se había fugado de casa a los 15; todo un personaje!
En muy poco espacio vi varios perezosos, monos aulladores, serpientes, tortugas, iguanas,… una maravilla! El sendero va pegado al mar, donde hay un precioso arrecife de coral, y no tiene pérdida. Nosotros no completamos los 8 km porque estaba muy embarrado y más adelante estaba cerrado por reformas.

image

Me gustó mucho el paseíto la verdad, esta zona es bastante diferente a lo que he visto hasta ahora en Costa Rica. El ambiente es caribeño total y se escucha mucho reage y ven muchas rastas, nada que ver con los otros sitios.

Después de comer muy cerca de la entrada del parque, empezó a llover a lo grande de nuevo, así que tuvimos que esperar casi una hora a que amainara para regresar al hotel. Estamos teniendo mala suerte con el tiempo, llueve muchísimo y solo da pequeñas treguas que aprovechamos rápidamente!

Hoy es 31 de diciembre y suponemos que habrá bastante movida en este pequeño pueblo que está orientado al turismo. A pesar de eso, me gusta este sitio, es muy tranquilo, dormimos a pocos metros del mar y se respira mucha calma.

Espero que mañana nos de una tregua larga el tiempo para ir hasta Manzanillo…

Día 13. Paseo a la Reserva de Manzanillo

Hasta las 10 de la mañana no paró de llover, así que en cuanto vimos que venía un claro, nos fuimos a la estación de bus a coger el siguiente bus a Manzanillo. Como hay bastante frecuencia no tuvimos que esperar mucho.
La primera idea era ir hasta Puerto Viejo y allí alquilar unas bicis para ir a Manzanillo, pero al ver que estaba casi todo estaba cerrado por ser festivo, seguimos directos hasta allá en el bus.

Es muy curioso este sitio, estaba repleto de gente que mete el coche hasta 2 m de la playa, abren el maletero, ponen la música a tope, sacan las barcacoas, sillas, mesas,… y allí pasan el día.

Nosotros nos fuimos hacia la reserva cruzando un pequeño río y allí el ambiente ya cambia. Mucha menos gente desperdigada entre las mini playitas que te ibas encontrando paralelo al sendero.

Como ya va siendo habitual, empezamos a hablar con un tico que también iba de paseo y nos animó a seguir por un camino embarrado en el que había que hacer equilibrios para no caer… Después de varios tramos desistimos y nos quedamos en una calita donde, al intentar lavar de barro las botas, una ola nos empapó de arriba a abajo, botas incluidas!

Una de las cosas que nos comentaba el hombre era el cambio de la mar en invierno y verano. En esta época está muy bravo y tiene unas olas muy altas y fuertes. La resaca es muy grande y peligrosa, nadie estaba en el agua…
Así que intentamos secar algo la ropa y las botas mientras nos relajamos en una calita preciosa pero en la que no te podías bañar. Justo en la costa hay un gran arrecife que en verano puedes ver tranquilamente con el agua cristalina.

image

Después de un rato nos volvimos todo lo que pudimos por la playa, aún con todo mojado, disfrutando de un paisaje espectacular y de un mar embravecido sobre el arrecife.

El conductor del bus de la mañana nos dijo que había uno a las 4 de la tarde, así que nos fuimos a comer algo rápido para estar a tiempo en la parada… donde tuvimos que esperar 50′ a que llegara…

Como es día festivo, todo el mundo se tiró a la playa y la vuelta a casa hizo grandes retenciones. Es un ambiente que me gustó, casi no había turistas y pudimos ver como pasan el tiempo libre los ticos, relajados en la playa, comiendo en familia y, eso sí, siempre ofreciendo una gran sonrisa y dispuestos a entablar conversación.
La vuelta al hotel fue casi a las 7 de la noche, encargamos unas pizzas, hicimos las mochilas y preparamos todo para mañana comenzar una nueva etapa: Bocas del Toro, en Panamá.

Día 14. De Cahuíta a Bocas del Toro (Panamá) en transporte local

Hoy toca desplazamiento hacia el sur, a Bocas del Toro cruzando la frontera de Sixoala. Desde Cahuíta hay buses hacia Sixoala cada hora a partir de las 7 de la mañana y cuesta 2.40 colones. En poco más de una hora ya estábamos en la frontera.

La pequeña terminal de Sixoala está pegada a la frontera, antes de subir las escaleras recuerda pagar la tasa de salida de 8$,  subes hacia el puente y ya estás en la oficina donde después de cubrir el impreso tienes acceso al viejo puente (todavía con las vías del tren) que pasa por el río y que divide los dos países.

El puente está bastante deteriorado, pero si vas con cuidado, no meterás el pie en uno de los huecos que hay entre las maderas. Al llegar al otro lado hay que pagar una tasa de 5$ /4.000 colones y luego bajar a hacer la cola para obtener el visado. Nosotros tuvimos suerte e hicimos todo el trámite en media hora.

Frontera de Costa Rica con Panamá

Frontera de Costa Rica con Panamá

Desde allí tienes buses que van para Almirante, taxis o minibuses compartidos que, por 10$ te dejan en el muelle. Nosotros tomamos esta última opción y en menos de media hora ya estábamos en embarcadero comprando nuestro billete hacia Bocas del Toro (6$). Hay barcas saliendo constantemente, así que en media hora ya pudimos tener nuestro asiento. Para no variar, nos llovió bastante y tuvimos que ir con la barca cerrada, cosa algo claustrofóbico… Poco menos de una hora más tarde llegamos al pueblo de Bocas, en la Isla de Colón.Quedamos sorprendidos con la cantidad de turistas que había, creo que el 80% eran extranjeros! La verdad es que no es el ambiente que más me gusta… muchos jovencitos surferos y fiesta.

Fuimos a sacar dinero en el único banco que hay y que, por supuesto, tiene colas eternas… comimos algo y nos fuimos a coger un taxi acuático (4$) para ir a la Isla de Solarte, que es donde teníamos nuestro estupendo alojamiento Bambuda Lodge.

Quedamos tan encantados que decidimos quedarnos allí toda la tarde y noche sin hacer nada más que descansar y relajarnos. En esta isla solo está este alojamiento y una pequeña villa que ellos llaman de indígenas, pero vamos, digamos que son simplemente panameños.

Vistas desde la terraza de Bambuda Lodge

Vistas desde la terraza de Bambuda Lodge

La cena se hace conjunta y hay tres opciones, que eliges unas horas antes apuntándote en una pizarra y siempre con una opción vegetariana. Estaba riquísimo!

Decidimos hacer mañana un tour completo a la Isla Zapatilla, ver perezosos, hacer snorkel y deepboard. Hoy toca retirada tempranera (como siempre para mi), porque el relax es tal, que solo entran ganas de tumbarse a dormir…

Día 15. Excursión a la Isla Zapatilla, Bahía de los delfines, snorkel y deepboard

Después de haber desayunado las mejores tortitas de mi vida en el Bambuda Lodge, nos vinieron a buscar los del tour que hacen el Deepboard (únicos en Bocas). Moisés, el encargado, fue majísimo, siempre está de buen humor y contesta a cualquier pregunta que se le haga sobre bichos.

Primero fuimos a la isla donde están los perezosos, donde vimos a varios desde la barca. Luego, dirección a Cayo Zapatilla, reserva natural, pasamos por la Bahía de los Delfines, donde solo pudimos ver las aletas de algunos de ellos…

Es impresionante llegar a Cayo Zapatillas. Desde la barca puedes ver perfectamente la barrera de coral que hay y que detiene las fuertes olas que vienen del Atlántico. Ves una línea blanca de espuma por donde no pueden pasar las barcas, ya no solo por las olas, sino porque ha poco más de medio metro entre el coral y la superficie.
La verdad es que no me entusiasmó mucho el sitio… estaba demasiado arreglado el caminito y hay poco que hacer, salvo ir a la playa.

image

Como hacía mucho viento, la marea estaba revuelta y lo de bañarse no nos pareció prudente. Además, hay una zona donde pelan los cocos que está en la orilla y que si paseas por ahí te puedes recibir un buen golpe con un coco arrastrado por una ola… que fue lo que me pasó a mi…

Allí comimos y una hora más tarde, nos volvimos a la Bahía de Coral para hacer el Deepboard y snorkel. Como soy algo miedosa al agua, preferí ir en el segundo turno y ver como iba el tema. Pues resulta que te sujetas a una especie de escudo de plástico transparente que va unido por una cuerda a la barca, dependiendo de la posición en el que pongas el “escudo” bajas o subes. Se trata de que la barca irá a una velocidad de unos 5km/h y tú vas enganchado con tu máscara puesta y, después de tomar aire, te sumerges y puedes ir incluso a 3 m bajo el agua.

Como yo soy una miedica, solo me sumergí un poco una vez y el resto fui con la cabeza baja viendo el fondo. No me ayudó a tener confianza la petarda que tenía al lado que no hacía más que darme patadas y ponerse debajo de mi. Menos mal que Moisés iba super pendiente de todos y nos colocaba en segundos. Verlo a él jugar con el agua en las profunidades ya era en sí un espectáculo.

Mientras el primer grupo se fue al Deepboard, los demás nos quedamos viendo los bancos de coral y pececitos de colores que habitaban en ellos. Para mi fue lo mejor del tour!

Snorkeling en Coral BayCerca de las 6 de la tarde llegamos a nuestro paradisiaco Bambuda Lodge y, después de una ducha nos tomamos una fresca cerveza mientras esperábamos la tan deseada cena. Otra vez nos encantó… yo comí una musaka vegetal de vicio!

Todavía no sabemos que hacer mañana, pero lo que sí tenemos claro es que tenemos que irnos a la Isla Colón que es donde tenemos el otro alojamiento para la última noche en Bocas. Mañana veremos, hoy, como siempre, retirada tempranera…

Día 16. Caminata por la Isla de Solarte, visita a la villa y barco para la Isla de Colón

Después de desayunar de nuevo las mejores tortitas del mundo… empezamos a ver las opciones para el día y decidimos ir a dar un paseo por la isla. Mientras estábamos en el proceso de decisión conocimos a una encantadora pareja formada por un español y una serbia, así que al final ellos también se animaron y los cuatro decidimos perdernos por la isla para llegar a la playa de Hospital Point para hacer snorkel.

En el lodge te ofrecen gratis el equipo de snorkel y unas botas para el trekking, pues el barro llega más arriba de los tobillos. Por suerte, mientras nos probábamos las botas, un trabajador que conocía bien la isla se ofreció a llevarnos hasta el camino principal. Menos mal! No hubiésemos llegado sin él seguro! Esto si que es jungla virgen, aquí sí que disfruté pateando por entre estos árboles y matorrales de decenas de especies que en mi vida había visto.

Trekking por la Isla de Solarte

Trekking por la Isla de Solarte


Después de casi 1 hora nuestro guía nos dejó en el camino principal y desde allí nos indicó cómo llegar a la playa. Para ello atravesamos la villa de la que nos habían hablado y yo cada vez estaba más emocionada! Esa vida tan diferente, tan sencilla, me conmueve.

El tema es que seguimos rumbo a la playa en medio de, como no, un buen chapuzón de agua. Pasamos por más casitas y buscamos casi desesperados un sitio donde comprar agua. Las tienditas eran muy básicas y la primera no tenía nada de beber. Le pedí a una familia si podíamos beber agua de sus depósitos que llenan de la lluvia y ahí pude quitar la sed que llevaba arrastrando desde hacía tiempo. Cuando paró de llover fuerte, fui a buscar la segunda tiendecita… un habitación de madera con 8 productos puestos en baldas y un arcón con unas pocas bebidas. Cogí lo que había y volví al muelle donde estaban los demás resguardados de la lluvia.

Ya con las bebidas y con algo menos de lluvia nos dispusimos a buscar la dichosa playa… seguimos y seguimos hasta que llegó un punto que vimos que estábamos dando vueltas. Llegamos al pueblicito del muelle (así descubrimos que habían dos villas, no una) desde el interior y pudimos ver a los tímidos niños sentados en las puertas de las casas o asomados por las sencillas ventanas mirándonos seriamente.

Compramos pan de coco a una familia que acababa de hornearla y yo no podía estar más feliz por no haber encontrado la playa. Esto es mil veces mejor!

Villa de la Isla de Solarte

Villa de la Isla de Solarte

Volvimos al muelle y el dueño de la tiendecita nos llevó hasta el embarcadero de nuestro lodge en poco más de 5 minutos! En realidad estábamos cerca por mar, pero por tierra necesitábamos casi dos horas para llegar. Embarrados, mojados pero felices, llegamos al hotel para darnos un chapuzón en la piscina antes de ducharnos y secarnos por fin. Después de comer y muy a nuestro pesar, cogimos una barca para ir a la Isla Colón, a Bocas donde pasaremos nuestra última noche en Panamá.
La verdad es que es un cambio radical estar en una u otra isla, pero me alegro también de haber estado hoy aquí.

Vivir la noche en Bocas, con sus espectáculos, con la cantidad de gente que hay en la calle, con la música y pasear por estas casas de madera pintada de colorines, tiene su punto y es otra manera de estar de vacaciones. Teníamos reservado en el Tungara Hostel que está situado en pleno corazón de Bocas y que tiene un ambiente muy animado. Después de dejar las mochilas e intentar fallidamente sacar dinero (los domingos el cajero queda vacío) nos fuimos a cenar a un restaurante que aceptaban tarjeta VISA y que, además, tenía varios espectáculos. En este sitio la gran mayoría eran turistas ticos y panameños, cosa que me gustó mucho…

Y como ya viene siendo habitual, después de la cena me da el ataque de sueño loco y necesito irme a la habitación para no caerme dormida en cualquier esquina.

La gente del hostel es super amable y agradable y, aunque tienen un bar muy animado, no se escucha arriba el ruido. En poco más de 10 minutos caeré kao… pero seguro que mañana me volveré a despertar a las 5 de la mañana…

Día 17. De Bocas del Toro a San José en transporte local

Por supuesto que me desperté a las 5 de la mañana, pero hasta las 8 no desperté a Manuel para levantarnos e ir al banco a ver si habían repuesto dinero ya que íbamos justos para hacer todos los traslados. Pues no, hasta las 10 de la mañana no llegaba el dinero… Decidimos irnos igualmente y sacar de camino a la frontera.

Cogimos el siguiente barco y estando en el embarcadero nos enteramos de que el bus directo para San José salía a las 11 h de Costa Rica (en Panamá es una hora más), así que igual nos daba tiempo a cogerlo.

Al llegar a Almirante vimos que había un grupo enorme de argentinos que viajaban a San José en transporte organizado. El taxista que nos abordó nos dijo que deberíamos intentar llegar a la frontera antes que ellos porque podíamos perder casi dos horas si llegábamos después.

Cogimos el taxi (15$ cada uno) y le pedimos que parara en un cajero para poder pagarle… pues resulta que a los 3 cajeros que fuimos les pasaba lo mismo: caída del sistema y los bancos no cambian euros. Como teníamos colones pensamos en cambiar en la frontera y pagar así al taxista. Mientras estábamos en el último cajero vimos como pasaban los autobuses llenos de gente hacia la frontera… la habíamos fastidiado…

Llegamos al pueblo y cambiamos el dinero y vimos que todavía los argentinos estaban saliendo de los buses… Como poseídos corrimos hacia la oficina de la policia y llegamos a tiempo! Solo había una pareja antes que nosotros, cuando acabamos y vimos la cola pudimos ver que eran casi 100 personas! La cola daba vuelta hasta la subida al puente!

Pagamos nuestra tasa de 3$ por salir de Panamá (nunca entenderé estas cosas) y cruzamos el viejo puente rápidamente, para que no nos pillaran. Mientras esperábamos en la cola vimos que faltaban 10 minutos para las 10, vamos, que teníamos una hora por delante, así que nos relajamos. Aún así, fui a preguntar a un chico de allí a que hora salía el bus a San José y me dijo… en 10 minutos y el siguiente a las 4 de la tarde!

Tendríamos que coger un bus hasta Cahuíta y allí otro para San José, o algo similar, fue lo que le dije, pero él me dijo que le pidiera a los primeros de la cola que nos dejaran pasar y que seguro que sí lo harían. Yo lo dudé mucho, pero aún así lo intentamos y SÍ, nos dejaron pasar! Cubrimos a toda leche el impreso de entrada y fuimos corriendo a la terminal. Faltaban 5 minutos…. Compré los billetes y fui a comprar rápidamente algo para desayunar. Con un zumo de naranja y unos platanitos y nuestras mochilas, nos subimos al bus, por fin!

El autobús a San José hace bastantes paradas, pero aún así, 5 horas después, cuando casi eran las 3 de la tarde, ya estábamos en la capital!

No teníamos ni idea de estos horarios y por eso fue todo muy precipitado, pero en realidad nos salió perfecto, por los pelos todo, pero saliendo a las 8, hora costaricense, de Bocas del Toro, a las 3 de la tarde estuvimos en San José. Yo creía que hasta las 5 o 6 de la tarde no llegaríamos, así que al final estuvo bien.

Desde la terminal cogimos un taxi al hostel, donde descansamos un rato y después de una ducha nos fuimos a callejear, de nuevo, por San José. Más bien fuimos a ver regalitos y ver las tiendas del boulevar que siempre está abarratodo de gente.

Hoy tocó cena tempranera y, como siempre pasa después de cenar, me entró el sueño loco y nos fuimos pronto al hostel. Esta vez con estar en vertical me llegó para descansar y así poder escribir tranquilamente. Aún así, no son ni las 8 de la noche y en breve me quedaré frita. Mañana es día de regreso, aunque tenemos toda la mañana para pasear.

Día 18. Descubriendo un poco San José

Hoy tocó la compra de regalitos que fichamos ayer y aprovechamos para visitar el Teatro Nacional que resulta ser el edificio donde el presidente tiene los actos oficiales con otros mandatarios.

Es bastante bonito y como hay visitas guiadas gratuítas, nos pudimos enterar de más cositas que si fuésemos solos. Merece la pena esta visita de media hora, aunque pequeño, esconde rincones sorprendentes.

Teatro Nacional

Teatro Nacional

De ahí decidimos ir al Museo Nacional, que queda a 5 minutos caminando. Nos encantó! La entrada es através de un mariposario, solo por esto ya vale la pena.

image

Está situado en lo que fue el antiguo cuartel militar y tiene varias salas muy diferentes. Nosotros tuvimos que hacer el recorrido muy rápido porque no teníamos tiempo, lo cual fue una pena. De haber sabido que era así hubiésemos venido ayer por la tarde… Pero bueno, al menos vimos cosas muy interesantes.

Bola esférica precolombina

Bola esférica precolombina

Ya justo de tiempo, nos fuimos al hostel a buscar las mochilas. Manuel se queda un día más, pero va a cambiar de hotel, así que me acompañó a la terminal de buses para el aeropuerto donde nos despedimos hasta dentro de dos días…
En el aeropuerto hay que pagar una tasa de 29$ (se puede pagar con tarjeta de crédio) en unos mostradores que están entrando a la derecha. Allí ya te dan el papelito a cubrir de salida del país. En el aeropuerto hay unas cuantas tiendas, carísimas, donde comprar los souvenirs de última hora. Lo único que no me gusta de este país es lo caro que es. Más que España… Ah, y el estado de las carreteras, cuando las hay…

Ahora ya estoy en el avión, se acabó este viajecito tan deseado a Costa Rica, en un resumen muy rápido puedo decir que me ha gustado mucho, que tiene un paisaje salvaje increíble, que la gente es muy amable y sonriente, que la comida está buenísima y que es una lástima que no hayamos podido disfrutar más del viaje por culpa de la incesante lluvia.

 

HTML POSTAMIGO

 

 

 

Pura Vida en Costa Rica, de Crónicas de una Cosmopolilla

Marcar el Enlace permanente.

11 comentarios

  1. pues si que habeis visto cosas!!! nosotros lo más seguro que vayamos a finales de abril, pero yendo con un bebé nos lo tenemos que tomar más tranquilamente, 🙂

    • Hola Shere! pues tendréis mejor suerte con el clima, seguro que ya no os llueve tanto y eso facilita mucho las cosas. Además, vais en temporada baja, con lo que el precio baja mucho!
      Yo creo que se puede hacer casi todo con un bebé, aunque tal vez me quedaría más días en Tortuguero, Cahuíta y Bocas del Toro… Son sitios tranquilos con rutas muy fáciles.
      Si necesitas alguna info y te puedo ayudar, estaré encantada!
      Un abrazo!

  2. Hola! quería saber en que fecha fuiste? si todos los precios que escribís son en dolares? tenemos pensado ir en Enero 10 días con tres amigos, que lugares no podemos dejar de visitar? cuantos dolares llevar para ese tiempo? nos conviene alquilar un auto? espero tu ayuda!! gracias!!

    • Hola Vanesa!
      Nosotros fuimos el 22 de diciembre y estuvimos 15 días. Los precios suelen ser en dólares porque así los ponen para las actividades turísticas, pero puedes pagar con colones sin problema. Es decir, llevar el dinero desde tu país e irlo cambiando allá por dólares o colones, retirar de los cajeros y, sobre todo, pagar con tarjeta (no hay comisiones).
      Sobre cuantos dólares? pues dependerá de lo que queráis hacer, tipo de hoteles, restaurantes…, no obstante piensa que puedes pagar casi todo con tarjeta. Costa Rica no es barato, cuenta con ello. Sobre el coche, si podéis, sí que te lo recomiendo, más que nada porque ahorraréis mucho tiempo en los desplazamientos. Lugares imprescindibles… Corcovado, Tortuguero y Volcán Tenorio, cada uno en una esquina del país! Pero si lleváis coche lo podéis hacer sin ningún problema.
      Mira el itinerario: http://viajandoimagenesysensaciones.com/2014/11/17/itinerario-de-18-dias-para-costa-rica-y-bocas-del-toro-panama/ hay un mapa y te haces una idea de los lugares…

      Un abrazo!

  3. Hola, buenos días! me ha encantado tu blog! estoy planteándome ir a Costa Rica (y también considerando otros países como Camboya). ¿Podrías indicarme quué es lo que motivó que te decidieras ir a Costa Rica?

    • Hola María!
      Pues me motivó mi amor por la naturaleza y los animales! Me encanta visitar zonas salvajes, parques nacionales y hacer rutas por zonas donde poder animales que vivan en estado salvaje. Costa Rica es eso, naturaleza salvaje! eso sí, algo más cara y turística de lo que tenía previsto. Pero me gustó mucho!

      • Sí! a mí también me encanta la naturaleza, pero había pensado en hacer algo de playa y si voy en Julio no sé si será mejor la zona de Guanacaste. Veo que debiste investigar un montón antes de ir´o ya tenías información de aguien que había ido antes? me orientas como hiciste para ver de dónde puedo sacar información de todo el país para crear mi propio itinerario? Gracias de antemano por tu ayuda!!

  4. hola! estuve leyendo los comentarios y queria consultar como hicieron para cruzar la frontera desde costa rica hasta panama city?? algun autobus que te lleve directo??? la idea es visitar el centro de panama y luego ir a Bocas de Toro.
    Espero comentarios!!! Muchas Gracias

    • Hola! Perdona el retraso, pero estuve de viaje!
      Hay varios autobuses que hacen ese recorrido, no tendrás problemas. Una vez que llegues a la ciudad de Panamá también encontrarás muchas conexiones para ir a Bocas del Toro, que es un destino muy conocido y explotado.
      Un abrazo y que disfrutes!

  5. Hola! Me encantó la información. Estoy planeando irme un mes a recorrer Panamá y Costa Rica (playas, naturaleza, bosques y fiestas). Sabrían decirme con que presupuesto en USD debo contar? Durmiendo en hostels, comida sin lujos y pagando x excursiones que sean necesarias. Espero puedan ayudarme.

    • Hola Vanina!
      Vaya viaje que te vas a dar! El presupuesto para Costa Rica me temo que no es bajo. Los hoteles y las actividades son bastante caras. Los hoteles rondan los 25-50$ y lo mismo para las actividades. Cuanto más turística sea la zona, más caro… Sobre la comida, si no vas a los restaurantes turísticos, encontrarás buenos precios y comida riquísima. Puedes ver precios de hoteles en esta página de Booking.
      Que disfrutes muchísimo!
      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com