Costa Rica: Etapa 7. Visitas al Parque Nacional de Cahuita Y Manzanillo

Día 12. Visita al Parque Nacional de Cahuita

Después de una noche de intensa lluvia, tuvimos que esperar hasta las 10 de la mañana hasta que aclarara y poder acercarnos hasta la entrada del parque, que está a 5′ caminando.
Este parque es muy pequeño pero muy bonito, aquí viene mucha gente solo para ir a la playa, que es más calma y de arena blanca. La entrada es una donación y hay varios guías a la puerta ofreciéndo sus servicios por 25$ por persona. Carísimo…

Al final Manuel cogió uno y yo me adentré sola, con la suerte de que a los 5′ de caminar, empecé a hablar con un señor mayor muy majo y que resultó ser guía local… como no tenía gente, fue a pasear por el parque y finalmente, me acompañó todo el camino! Sí, tengo mucha suerte… además, el hombre era my interesante, tenía 70 años (que no aparentaba) y se había fugado de casa a los 15; todo un personaje!
En muy poco espacio vi varios perezosos, monos aulladores, serpientes, tortugas, iguanas,… una maravilla! El sendero va pegado al mar, donde hay un precioso arrecife de coral, y no tiene pérdida. Nosotros no completamos los 8 km porque estaba muy embarrado y más adelante estaba cerrado por reformas.

image

Me gustó mucho el paseíto la verdad, esta zona es bastante diferente a lo que he visto hasta ahora en Costa Rica. El ambiente es caribeño total y se escucha mucho reage y ven muchas rastas, nada que ver con los otros sitios.

Después de comer muy cerca de la entrada del parque, empezó a llover a lo grande de nuevo, así que tuvimos que esperar casi una hora a que amainara para regresar al hotel. Estamos teniendo mala suerte con el tiempo, llueve muchísimo y solo da pequeñas treguas que aprovechamos rápidamente!

Hoy es 31 de diciembre y suponemos que habrá bastante movida en este pequeño pueblo que está orientado al turismo. A pesar de eso, me gusta este sitio, es muy tranquilo, dormimos a pocos metros del mar y se respira mucha calma.

Espero que mañana nos de una tregua larga el tiempo para ir hasta Manzanillo…

Día 13. Paseo a la Reserva de Manzanillo

Hasta las 10 de la mañana no paró de llover, así que en cuanto vimos que venía un claro, nos fuimos a la estación de bus a coger el siguiente bus a Manzanillo. Como hay bastante frecuencia no tuvimos que esperar mucho.
La primera idea era ir hasta Puerto Viejo y allí alquilar unas bicis para ir a Manzanillo, pero al ver que estaba casi todo estaba cerrado por ser festivo, seguimos directos hasta allá en el bus.

Es muy curioso este sitio, estaba repleto de gente que mete el coche hasta 2 m de la playa, abren el maletero, ponen la música a tope, sacan las barcacoas, sillas, mesas,… y allí pasan el día.

Nosotros nos fuimos hacia la reserva cruzando un pequeño río y allí el ambiente ya cambia. Mucha menos gente desperdigada entre las mini playitas que te ibas encontrando paralelo al sendero.

Como ya va siendo habitual, empezamos a hablar con un tico que también iba de paseo y nos animó a seguir por un camino embarrado en el que había que hacer equilibrios para no caer… Después de varios tramos desistimos y nos quedamos en una calita donde, al intentar lavar de barro las botas, una ola nos empapó de arriba a abajo, botas incluidas!

Una de las cosas que nos comentaba el hombre era el cambio de la mar en invierno y verano. En esta época está muy bravo y tiene unas olas muy altas y fuertes. La resaca es muy grande y peligrosa, nadie estaba en el agua…
Así que intentamos secar algo la ropa y las botas mientras nos relajamos en una calita preciosa pero en la que no te podías bañar. Justo en la costa hay un gran arrecife que en verano puedes ver tranquilamente con el agua cristalina.

image

Después de un rato nos volvimos todo lo que pudimos por la playa, aún con todo mojado, disfrutando de un paisaje espectacular y de un mar embravecido sobre el arrecife.

El conductor del bus de la mañana nos dijo que había uno a las 4 de la tarde, así que nos fuimos a comer algo rápido para estar a tiempo en la parada… donde tuvimos que esperar 50′ a que llegara…

Como es día festivo, todo el mundo se tiró a la playa y la vuelta a casa hizo grandes retenciones. Es un ambiente que me gustó, casi no había turistas y pudimos ver como pasan el tiempo libre los ticos, relajados en la playa, comiendo en familia y, eso sí, siempre ofreciendo una gran sonrisa y dispuestos a entablar conversación.
La vuelta al hotel fue casi a las 7 de la noche, encargamos unas pizzas, hicimos las mochilas y preparamos todo para mañana comenzar una nueva etapa: Bocas del Toro, en Panamá.

Ir a Etapa 8. Bocas del Toro y regreso a San José

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

6 comentarios

  1. La biodiversidad que concentrar este tipo de zonas las hace tremendamente atractivas para todos. Son sitios muy agradecidos para los amantes de la naturaleza. Muy buen artículo, enhorabuena.
    Saludos de un español desde Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

    • Muchas gracias Javier! Espero escribir artículos más detallados de los parques nacionales y reservas que visité. Son sitios grandiosos que merecen la pena conocer!
      Un abrazo!

  2. La verdad es que he venido encantado de Costa Rica. También debo decir que quizás esta zona es la que menos me gustó, todo bastante sucio, muy bacheado. En su favor diré que Manzanillo me pareció espectacular. El paseo en bici desde nuestro Lodge a la playa fué indescriptible. Congos, Serpientes, Arañotes ( si si, Arañotes ). La demás playas ni fu ni fa, bastante sucias y mar bastante removido. El parque de cahuita está muy bien, pero los hay más bonitos en el país.

    • Hola Sergi!
      A mi me gustó por el ambiente local que había. Nosotros no pudimos bañarnos porque el mar estaba muy bravo y habías unas olas que no invitaban al baño. Nosotros no nos lo encontramos sucio, pero es que había mucha gente local con sus coches comiendo por doquier. Igual por la tarde… al marcharse todo el mundo quedaba la basura allí.
      La fauna es impresionante… sobre todo por el tamaño! jajjaa

  3. Hola! Estoy planeando un viaje a Costa Rica para diciembre, y tu diario me está ayudando muchísimo!!
    Una de las principales razones para ir a Cahuita es hacer snorkel en el arrecife de coral. Según comentas, parece que diciembre no es una buena epoca? El mar estará revuelto y no te puedes ni bañar?

    Gracias!

    • Hola! Me alegro mucho que te sirva de ayuda el blog! siempre anima saberlo!
      Cuando nosotros fuimos el mar estaba demasiado revuelto, no se si coincidió así, pero el oleaje era tremendo,… igual mar adentro se está mejor, no lo se. Siento no ayudarte. Lo que sí es que a mi me encantó. Ver el ritmo de la vida en la playa con las familias pasando el día, los niños corriendo y el paisaje espectacular, solo por eso, vale la pena.
      Un abrazo y que tengas un maravilloso viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com