De cómo caí en el famoso timo en China

Acabábamos de llegar a Beijing agotados de un viaje larguísimo desde Moscú (en donde habíamos pasado 4 días) y después de buscar taxis dispuestos a llevarnos hasta nuestro albergue, que estaba más allá de las afueras de una gran ciudad, y después de una ducha, decidimos salir a pasear…

Yo estaba emocionadísima! Me había pasado meses preparando el viaje a China y tenía unas ganas terribles de conocerlo todo! Lo primero que quisimos ver fue la Plaza de Tianamen y hacia allá nos dirigimos cuando dos chicas encantadoras se nos acercaron y dijeron que les gustaría practicar su inglés (nos daban 1.000 vueltas) y que estaba “cerrada” la plaza y que ellas nos llevaban a una tetería para mostrarnos el ritual del té.

Mi chico y yo estábamos encantados! Qué majas! pensamos. Después de casi una hora de charla, de repente vi que se empezaron a enviar mensajes, cosa que me resultó algo rara, no se, cuando notas que pasa algo sin saber lo qué. Dijeron que se tenían que marchar y pidieron la cuenta que nosotros nos ofrecemos a pagar gustosos.

Me quedé un poco descolocada porque hice un cambio rápido mental y la cantidad de 20 € me pareció mucho por 4 tés, pero bueno, pagamos con la tarjeta y después de amables palabras y agradecerles el haber compartido con nosotros ese rato, nos fuimos a descansar.

A la mañana siguiente fuimos a desayunar a un restaurante, pues en nuestro albergue no había nada y no hablaban nada de inglés. Cuando pagamos el café me di cuenta que las cuentas me fallaban y lo que yo estaba calculando le faltaba un 0. Eso quería decir que el té nos salió por 200 €!!!!! Claramente nos habían timado!

En la entrada de la Ciudad Prohibida, Beijing, antes de decidir ir a recuperar nuestro dinero

En la entrada de la Ciudad Prohibida, Beijing, antes de decidir ir a recuperar nuestro dinero

Nos lo tomamos bastante bien porque no queríamos que se nos cruzara el viaje nada más empezarlo y con toda la ilusión que teníamos en él. Pensamos en llamar más tarde a la embajada a ver si nos podían ayudar.

Así que ya desayunados nos fuimos otra vez a la plaza y comprobamos que ésta no cierra… es un lugar enoooorme donde hay circulación de coches. Allí, buscando información de la plaza en la guía de la LP, leí que era muy habitual el timo a los extranjeros usando exactamente la misma estrategia que usaron con nosotros! pena de no haberlo leído el día anterior!

Decidimos entrar a la Ciudad Prohibida y estando allí una chica nos ofreció una excursión a la muralla china y de paso le comenté el tema. Nos dijo que era muy habitual y nos sugirió que volviéramos al sitio a pedirles el dinero amenazándoles con llamar al 001. No lo pensamos dos veces y allá fuimos pues nos acordábamos perfectamente de donde estaba. Al entrar estaba la camarera de la noche anterior y le dije que quería el ticket del pago con tarjeta porque pensaba que había un error. De repente decía que no sabía hablar inglés! Le dije que no había problema, que llamaría al 001 y caray, si entendió el inglés! Dijo que esperara y llamó a una mujer que ya estaba pendiente de todo. Vino y dijo que nos devolvía el dinero, pero que como le habíamos llevado un té de amapolas que eso se lo tendríamos que pagar!! me quedé atónita! le pregunté cuánto era el precio y me dijo que cuánto quería pagar… No puede ser, pensé! ahora me toca regatear después de que me hayan timado! Yo le dije que no le pagaba, pero mi chico, que es más cordial que yo, me dijo que le pagáramos algo por ello, puesto que nos lo habíamos llevado. Le dije una cantidad y la descontó del fajo de dinero que ya traía encima para hacernos la devolución!

Recuperado el dinero y lloviendo a mares, decidimos ir a dar  un paseo por los alrededores de la plaza y posponer la visita  a la Ciudad Prohibida. Y claro, con las ofertas de masajes en los pies que había, caímos en la tentación y ya que estábamos allí, no dejamos hacer chupones… no se muy bien para que era esto, pero el caso es que a mí me llegó a agobiar y luego estuve 5 días con chupones en la espalda. Eso sí, los pies nos quedaron genial y dormimos con angelitos después de un día de batallas ganadas!

Después de recuperar nuestro dinero nos fuimos a celebrarlo haciéndonos masajes... que a mi no me gustaron nada!

Después de recuperar nuestro dinero nos fuimos a celebrarlo haciéndonos masajes… que a mi no me gustaron nada!

Y así fue como nada más llegar a Beijing nos timaron como tontos y encima les dimos las gracias!!

Dos días después del timo entramos, por fin, en la Ciudad Prohibida

Dos días después del timo entramos, por fin, en la Ciudad Prohibida

Marcar el enlace permanente.

23 comentarios

  1. Wowwww, que experiencia!
    Super loco, estos chinos!

    • Un poco locos sí! pero parece que es muy habitual pues viene hasta en la guía de la Lonely, lo malo es que lo leí al día siguiente… lo bueno es que lo pude arreglar!
      Un abrazo!

  2. Nooooo eso es lo que hacen???

    A nosotros nos pasó a la salida de un metro de Shanghai cuando estábamos yendo al barrio antiguo. Dos chicas se nos acercaron a pedirnos que les sacáramos una foto, se la sacamos y comenzó la entrevista: que de donde éramos que si esto si lo otro y que había una feria del té alli cerca, la mejor de China, que cómo que no la conocíamos y que querían practicar inglés. Algo nos pareció mal, no sé, demasiado inglés cuando nadie habla, parecían como guías, no sé… Le dijimos que teníamos poco tiempo en la ciudad y que queríamos ir a dónde queríamos ir… nos despedimos de ellas cordialmente que parecían apuradas para ir a tomarse el te… y cruzamos la calle. Sacamos una foto y ahi nos dimos cuenta que nuestras sospechas eran reales… se quedaron esperando a otros para engañarlos!!! y es más.. después vimos a un monton de parejas: dos chicas o chico y chica pidiendo sacarles fotos a otros extranjeros y quedandose a hablar despues… no lo podiamos creer… y ahora no podemos creer de la que zafamos con esto de que les cobraron 200 euracossss!!!

    Por suerte ponen la solucion: 001!!! Muy bien… lo voy a difundir también para que más gente no caiga! Gracias por la data (a pesar de su desgracia!) Besossss

    • Pues tuvisteis buena intuición!! Os zafasteis de una buena! jajajaja! A nosotros no nos volvió a pasar en el mes que estuvimos allí, pero bueno, es evidente que a la segunda no hubiéramos caído, pero el tema es que nadie nos ofreció nada ni quisieron “mejorar” su inglés con nosotros… 🙂
      Un abrazo!

  3. Copio aquí el comentario que te puse en facebook, por si le es útil a alguien:

    “Es muy típico, sí. Le pasa a casi todo el mundo

    Además aunque desconfíes, la carta de precios que te suelen poner delante indica un precio para el té que es caro, pero dentro de lo aceptable. Pero cuando te presentan la cuenta, te cargan 100 o 200 euros “por el reservado” o “por ocupar la mesa”. Así que ojo con eso.”

  4. Vaya tela!!! alucino U.U va bien saberlo la verdad…
    nosotros, como Jordi es poco sociable con desconocidos seguramente nos habríamos librado xDD pero vamos que vas con la buena fe y acabas pagando un pastón!

    Menos mal que lo arreglasteis!

    • Pues yo es que soy totalmente confiada y Manuel… más! así que somos dos pardillos!
      Aún así, yo sigo creyendo en la gente! de estas cosas, pasan pocas veces y no quiero perderme el conocer a personas por el camino!
      Un abrazo guapa!

  5. Que fuerte! gracias por compartir la experiencia, si es que estos chinos son unos listos!!!! y nosotros cuando viajamos muchas veces pecamos de confiados y pardillo y nos pasan estas cosas… pero que bien que lo pudieseis solucionar 😉

    • Yo sigo siendo confiada y pardilla!!! y quiero seguir siendo así… A veces por la desconfianza te puedes perder experiencias gratas, así que bueno, a seguir disfrutando! Lo bueno fue que, en este caso, quedó en una anécdota pues recuperamos el dinero… eso sí, después de regatear!
      Un abrazo!

  6. A nosotros tb intentaron timarnos en el mercado nocturno, pero nos rallamos y pasamos, pensábamos que habíamos ligado jajaja pero no nos pareció muy lógico jejeje

    • Qué bueno! ajajajja! no os pareció lógico haber ligado!! ese es un buen argumento para desconfiar!
      Me alegro de que fueseis cautos!
      Un abrazo!

  7. Qué sinvergüenzas las chinas. Lástima que no hicierais una foto del garito del té y del nombre para difundirlo y echarles abajo el negocio de la estafa. Vigila los movimientos en tu tarjeta, se quedan con los números y después de semanas o meses compran con ella. Yo la cambiaría por precaución. Por cierto, me suscribo a tu blog y os invito a conocer el mío.

    • Sí que fue una pena no haberlo hecho, lo que pasa es que esto fue hace 4 años y ni se me ocurrió!
      Hablando de tarjetas, justo ayer me hicieron 4 cargos fraudulentos! la primera vez en mi vida!….

  8. Ay, que bronca! Pero qué suerte tuvieron al conocer a la otra chica.
    Voy a divulagr esto para prevenir a otros.
    Saludos!

    • La verdad es que sí, menos mal que nos dijo qué hacer y que nos acordábamos de donde era el salón de té…
      Nuestra idea era llamar a la embajada, pero creo que la solución de un local es mucho mejor que lo que nos podrían decir ellos.
      Saludos!

  9. Pues menos mal que pudisteis arreglarlo porque… ¡doscientos eurazos! :-O ¡Qué barbaridad! Viene bien saber estas cosas porque menuda faena te hacen, sobre todo si vas con el dinero requetecontado :-/
    Nosotros solemos ser bastante desconfiados (para bien o para mal) así que no sé yo si con nosotros hubieran podido. Además, Héctor odia el té xDDDD

    • Pues entonces no tenéis nada de que temer!
      Pero sí, yo me quedé helada cuando me di cuenta que en vez de los carísimos 20€ habían sido 200€. Se me bajó todo, pero al minuto le dije a mi chico: mira, es dinero, ya ahorraremos durante el viaje en otra cosa, que nadie nos lo fastidie!
      Y seguimos adelante!. Pero bueno, si llego a leer algo al respecto antes, no hubiese caído en la trampa…
      Un abrazo Eva!

  10. Muy parecido a nosotros!! Pero por suerte no llegamos a pagar nada. Recién aterrizados en Shanghai, salíamos de la boca de metro desorientados (con mochilas y todo) y se nos acercaron un grupo de 4 chicos jóvenes (2 chicos y 2 chicas) muuuy simpáticos diciéndonos que si podíamos hacerles una foto… y el resto parecido a vosotros. Pero lo de ellos fue más descarado porque nos llevaron al primer piso de una casa para hacernos la ceremonia del té y metidos todos en una pequeña habitación yo me empecé a poner nerviosa (soy desconfiada por naturaleza pero aquello olía mal) y nos fuimos de allí pitando mientras ellos nos decían de todo (de repente ya no eran tan majos). La verdad que te hace sentir muy mal, porque le das tu confianza a alguien que solo quería timarte! Nosotros también leímos después que es muy típica esta estafa!! Lástima no haberlo leído antes!! Por suerte en nuestros casos no acabó mal, habéis hecho muy bien en escribir este post para avisar a futuros viajeros! Un saludo chicos!!

    • Hola Tania!
      Os metieron en un piso!! Pues eso sí que es mosqueante, sí. Yo soy muy confiada, pero creo que también en ese caso me hubiese sentido incómoda. Lo malo es lo que dices, que una va con toda la confianza y el que se aprovechen de ello, sienta mal. Lo que van a conseguir es que nadie quiera relacionarse con ellos…
      Un saludo!

  11. Si, a mi no me pasó porque ya lei antes eese tipo de experiencias de otros pero si me vinieron, especialmente chicas para aprender ingles y empezar una charla y todo lo que comentas. Como te digi ya iba avisado. Pero hicisteis bien en que no os amargara el resto del viaje. Tambien de esto se aprende. Saludos

    • Sí! A mi me dio rabia porque lo leí en la guía al día siguiente… Pero bueno, recuperé el dinero y todo quedó en una experiencia.
      Un abrazo Carlos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.