Diario de un viaje a Irán en solitario

Este viaje empezó en Georgia y continúo por Armenia. Para leer los diarios puedes verlos aquí:

Día 1. De Armenia a Irán

Hoy ha sido un día muy largo y agotador. A pesar de que sabía que el minibús para Kapan salía a las 12, a las 10 estaba allí por si había gente para compartir taxi, pero no… Después de más de dos horas de interminables curvas por carreteras de montañas y paisajes espectaculares, llegamos a Kapan, el minibús para la frontera de Meghri salió a las 14.30, tiempo para comprar fruta e ir al baño. Dos horas más de curvas y paisajes espectaculares llegamos a la frontera.

image

image

Pues a cruzar casi un kilómetro a pié bajo el sol torturador. Justo a mitad del puente es el límite y es a partir de entonces cuando tuve que ponerme el pañuelo (por indicación de dos simpáticos iranís que venían en el bus).

image

Los trámites tardaron más de una hora, en la salida de Armenia miraron con lupa (literalmente) mi pasaporte durante 10′ y en Irán se dedicaron a hacerme preguntas “raras” como a cuantos kilómetros está la ciudad donde nací en Venezuela de Caracas… en fin, que mis compis de viaje iranís con los que había quedado compartir el taxi a Tabriz (80.000 tomans/800.000 riales/30 $/ 23 euros) me tuvieron que esperar bastante. Cambié algo de dinero y allá nos fuimos los tres, con otro piloto de rally que no bajaba de 120km/h en curvas… En tres horas estábamos en Tabriz, para entonces ya eran más de las 8 de la noche.

image

Uno de los dos iranís me ofreció ir a su pueblo con su familia, mujer e hijos, rechacé amablemente y me quedé con el otro, un empresario del mundo de las alfombras que también buscaba hotel para esa noche. Y después de 6 intentos, conseguimos un hotel sencillo y caro, pero buen situado que tuviese dos habitaciones. Agotados y hambrientos nos fuimos a cenar y no me dejó pagar! Así, sin más, me invitó a cenar.
Mañana decidiré que haré, hoy solo quiero dormir…

Día 2. Tabriz, mi primer día en Irán y 7 historias que contar

El día de hoy lo voy a narrar através de las personas que me han ayudado a través del día pues ha sido increíble.

1. El chico que me llevó a la oficina de turismo. Después de ir a comprar mi billete de bus nocturno para Rasht, volví a la zona del bazar y por un momento me sentí agobiada porque había muchas personas mirándome, incluso me pasaban y giraban la cabeza y me miraban largo rato. A uno de ellos le pregunté si pasaba algo, el pobre se me acercó y solo decía “turist”, le dije que sí (por supuesto, con las pintas que llevo) y me dijo por gestos que le siguiera, fui detrás de él más de cinco minutos preguntándome a donde me llevaba. Pues sí, me llevó a la oficina de turismo!

image
 2. El profesor de historia que me hizo un plano. Después de hablar con los de turismo, tomarme un té y decirme que para ir a las cuevas tenía que coger un taxi y pagar 100.000 tomans, decidí dar un paseo por el bazar. Mientras callejeaba, un hombre muy mayor y con cara de buena gente y me llamó e invitó a entrar en su minúscula tienda de antiguedades. Eran un profesor de historia retirado que ahora vendía cosas varias con mucha historia. Fue una maravilla estar hablando con él sobre Mossadegh y los cambios que hizo en una minúscula tienda repleta de antiguedades y baratijas en el bazar más grande del mundo!
Después de una charla me dijo que tenía que ir a las cuevas de Kandovan, le dije que era muy caro y él me hizo un croquis con lo que tenía que hacer para hacer el recorrido en transporte público. Yo, feliz!

image
3. El guía del bazar. Nada más despedirme del profesor me abordó otro hombre mayor que me dijo que le encantaría enseñarme el bazar, le dije que no tenía mucho tiempo y me hizo un recorrido express contándome algunas historias, luego me acompañó a la salida y me deseó un feliz día…

image

4. La mujer que me pagó el billete. Con las indicaciones del profesor, cogí un autobús (las mujeres va detrás, separadas) y me fijé que había una lector, pregunté a las mujeres si tenía que haber comprado una tarjeta y, como no me entendieron, solo me indicaron que me sentara y una dijo (con señales), que ya pagaba ella… Y en dos minutos erámos un corro de mujeres intentando comunicarnos y muertas de la risa. Fue super divertido, una de ellas, la que me pagó el billete, me “adoptó” y llamó a su hija que sabía inglés para que me dijera que ella me iba a ayudar, que me llevaría hasta el minibus que me llevaría hasta el pueblo más cerca de las cuevas. Y así fue, bajó del bus en mi parada, me cogió de la mano y me guió por unas calles, habló con el del minibús y se fue con una sonrisa. Increible…

5. El chico que me pagó el taxi, compró un helado y pan y me invitó a un té. Al llegar al pueblo de Oskou, un taxista me ofreció llevarme a las cuevas, me pedía 12.000, le dijé que no y en eso apareció un chico iraní que me dijo que también iba y que compartíamos el taxi. En mitad del camino el taxista para y va por agua, mientras el chico va a comprar dos helados, uno para él y otro para mi… Luego vuelve a parar y compra pan y cuando ya llegamos voy a pagar y me dijo que no, que pagaba él. Insistí, pero nada. Le doy las gracias y me da el pan que llevaba al que no consigo negarme, me dijo algo de cocacola y le dije que sí, por lo menos iba a intentar invitarle a la coca, pero no lo conseguí. Nos fuimos a una zona super bonita donde te sientas en las alfombras y ahí, tomando una coca él y un té yo, intentamos comunicarnos con mi diccionario de farsi. Fue divertido.
Al rato ya me fui a dar un paseo por el pueblo, que tal cuál parece Capadocia como lo anuncian. Lo malo es que hay mucha tienda y había mucha gente. Me fui caminando hasta que pasó un taxi al que le pagué 6.000 t, al llegar a Oskou estaba a punto de salir el minibús y, por 1.000 t más ya estaba otra vez en Tabriz. Pagando todo, el viaje sale en 16.000, muchísimo menos de los 100.000 que me ofrecían en la oficina de turismo. Y todo gracias al profe!

image

6. El chico que me acompañó al bazar. Al bajar del minibús le pregunté a un chico que bus tenía que coger y, como no, cogió el bus y me llevó hasta allí, acompañándome todo el rato hasta que me vio el profe y le conté que me acompañaba pero que no hablaba inglés y que no hacía falta que siguiera conmigo. Él se lo explicó y se marcho.

7. La familia de Rasht. Y mientras volvía a hablar con el profe, se acercó una familia interesada en unas joyas y empezamos todos a hablar, pues resulta que eran del próximo lugar que voy a visitar. Pues que me quedara con ellos, que ellos estaban dos días más y luego volvían, que ya nos íbamos todos juntos para su casa. Amablemente rehusé y me recomendaron un lugar genial para descansar del calor.

image

8. El chico que me compró el agua. Y cuando ya me dirigía al hotel a buscar mis cosas para irme a coger el bus nocturno, me puse a buscar un sitio donde comprar agua, como no lo veia pregunté, a un chico joven y por supuesto, allá me llevó y compró el agua, por mucho que insistí, nada.
Y de ahí a la estación de bus a esperar a las 21.30 haciendo un repaso del día de hoy. Increíble!

Día 3. Llegada a Rasht, visita de Masuleh y rumbo a Qazvin

Jornada extremadamente agotadora de transporte y calor.
Después de 10 horas de autobús, llegamos a las 8 de la mañana a Rasht sin apenas dormir. Como había leído que esta ciudad no tenía ningún interés, me fui directamente a Masuleh para quedarme a dormir allí y descansar. Fue muy difícil encontrar la manera de ir, todos me decían que cogiese un taxi y hacerme entender que quería coger el bus me llevó más de 1 hora. Esta vez estaba a punto de perder los nervios. Por fin me llevaron al sitio desde donde salen los minibuses y taxis compartidos, estos últimos costaban 2.000 hasta Fuman, así que se lo comenté a dos chicas de Taiwan que también iban para allá.
Pues resulta que estas chicas estaban deseando marcharse, de hecho, sus amigas adelantaron la vuelta y ellas no pudieron por falta de espacio. En menos de 15 días a las cuatro las habían abordado ocho hombres diferentes con tocamientos varios. Estaban super indignadas, enfadadas y deseando que saliese su vuelo. Me sorprendió mucho, jamás había oido nada igual aquí. Esta misma tarde un hombre mayor intentó rozarse contra mi… Ahora estoy algo más alerta, pero no agobiada ni mucho menos.
Por fin, tres horas después de mi llegada a Rasht llegué a Masuleh, cansada, con sueño, con un calor terrible y con la idea en la cabeza de encontrar donde dormir cuanto antes.

image

Me llevé una gran desilusión… todo el mundo hablaba genial de este lugar, considerada como una de las villas más hermosas de Irán y yo solo vi un montón de gente por todos lados comprando souvenirs (es un lugar muy popular entre los iraníes) en un pueblo que no encontré nada especial. Supongo que estaba demasiado cansada para apreciar nada. Me dirigí a un hotel pero los precios me parecieron altos para lo que era, me fui a tomar un refresco y decidí que daría un paseo y me marcharía al siguiente punto, Qazvin, que tenía más que ver. Dejé la mochila en el chiringuito y fui a pasear, en media hora lo has visto todo. Desde luego que se puede hacer algún recorrido por los alrededores, pero no me apetecía nada.

image

Reconozco que las casas tienen mucho encanto, sobre todo los balcones, pero a mi particularmente, en las condiciones que estaba, no me convenció.
En una hora ya estaba esperando un taxi compartido para desahacer el recorrido, volví a Rasht y caminé un rato por el centro, donde están los edificios coloniales, pero esta es una ciudad grande comercial e industrial, nada especial. Definitivamente me iba a hacer otros 200 km para llegar al siguiente punto.

image

Me fui a la zona de taxis compartidos (a las afueras de la ciudad) y esperé casi una hora a que fuésemos cuatro personas. Al llegar a Qazvin empecé a caminar en busca de un taxi que me llevara al centro y una conductora me pitó y me dijo que subiera, no sabía inglés, así que le dije la palabra hotel y me llevó al mejor de los tres que hay.
Esta vez me quedé en él, solo tenían una habitación libre y cuando les dije que iba a buscar en otro lugar (este es caro, muy caro) y empecé a andar con mi mochila, sin dormir desde el día anterior, con tropecientos kilómetros encima y pegajosa del sudor… me volví y les dije que sí.
Después de una ducha, descanso e ir a cenar a un buen restaurante que resultó bien de precio y la comida era deliciosa, fui a preguntar al otro hotel para quedarme la siguiente noche. Pues resulta que no tenían para esa noche (me ahorré una caminata) pero si les quedaba una para el día siguiente, la verdad es que era bastante cutre el hotel, pero bueno, le dije que iría al día siguiente.
Paseé un buen rato por la ciudad (esta me gusta mucho más), me compré un “moño” para sujetarme el velo y fue cuando el viejo vendedor salió con la excusa de coger algo e intentó rozarme. Lo aparté inmediatamente con un empujón y siguió como si no hubiese pasado nada…
Y ahora a descasar!!!! Que voy a morir de agotamiento! Hasta mañana!

Día 4. Visita por el increíble valle de Alamut

Esta mañana he vuelto a cambiar de planes… He pensado en ir a visitar el Valle de Alamut y después irme para Teherán en vez de quedarme otra noche aquí, que es una zona cara. Mi host de Couchsurfing no tiene problemas en adelantar la fecha así que es perfecto!
El precio que me ofreció el hotel por hacer el tour es de 200.000 tomans (56 euros) que me pareció muy caro, claro, así que dejé allí la mochila y me fui a buscar transporte público u opciones más baratas… y encontré un taxista que me dijo que me llevaba por 17.000! Me pareció muy barato, demasiado, pero le pregunté 3 veces y me dijo la misma cifra, así que allá me fui con él.

image

Este valle es excepcional, me gustaría poder estar aquí en invierno y hacer algún trekking. Me resulta fascinante este tipo de paisaje.

Me quedé sorprendida con lo lejos que estaba y el largo recorrido que estábamos haciendo. Empezamos por visitar el Castillo de Lamiasar, o lo que queda de él… las vistas son bonitas, pero practicamente no hay nada que ver en él.

Luego nos fuimos hasta el Lago Evan, donde había gente bañándose! Lo mejor es el camino, hacer este recorrido es increíble, una se siente muy pequeñita!

A medida que íbamos haciendo kilómetros fui pensando en que el hombre se había equivocado en un 0… era imposible tan poco dinero por tantos km. Cuando paramos a comer me convencí de que tenía que ser así, pues pagué 25.000 por dos simples comidas… así que no iba a pagar 17.000 por tantas horas de coche, fijo, fijo…
Intenté no pensar mucho en ello y disfrutar con el paisaje, que me siguió fascinando todo el camino.

Después de visitar varios cañones nos fuímos hasta el esperado Castillo de Alamut, conocido por el juego Assassins… La verdad es que está un poco destrozadito… y lo tienen cubierto con feos tejados de cinz, pero tuvo que ser impresionante ya que está cavado por dentro de la montaña y las vistas son de lo mejor. Puedes ver casi todo el valle.

image

Y tocaba volver, todo el recorrido nos llevó 7 horas, estaba angustiada pensando en el precio pues añadir un 0 más me destrozaría mi presupuesto del viaje! Por otra parte, me parecía un precio justo y el malentendido se debía a su desconocimiento del inglés, así que sabía que me iba a tocar pagar…
Cuando llegamos le di los 17.000…. pero se me quedó mirando como diciendo… y que más? Así que le traté de explicar que yo cogí el taxi porque el dijo ese precio, como no me entendía, llamé a mi host en Teherán para que le explicara lo que había pasado. Hablaron, ella llamó a un amigo suyo que trabaja en Alamut y le dijo que era buen precio, que lo normal son 200.000. Lo sabía, tocaba pagar!
La verdad es que me alegro que haya pasado, porque sería imposible hacer lo que hice en transporte público y si supiese el precio desde el principio, no lo hubiese aceptado y me iría sin conocer esta zona. A mi me gustó muchísimo, lo recomiendo mucho.
Y nada, a coger el bus hasta Teherán, seguir las instrucciones de cómo llegar a casa de mi host y encontrarme con una encantadora familia esperando para cenar!
Estoy encantada de estar aquí! Mañana toca visitar la capital, que todo el mundo me dice que no merece la pena… ya veremos!

Día 5. De charla con una iraní moderna en Teherán

Hoy me pasé casi todo el día en casa con Azadeh hablando de política, de historia y, sobre todo, de las mujeres en Irán. Yo no creo que pudiese vivir con esta presión diaria cada vez que salgo de casa.
Como ella, miles de mujeres no quieren usar el velo, no quieren tapar su cuerpo ni que la religión rija las normas de su país. Ella espera que poco a poco todo cambie, pero mientras eso pasa, cientos de jóvenes se marchan del país en busca de libertad.
Diariamente tiene que usar un tipo concreto de ropa para ir al trabajo aunque cuando va con sus amigos puede usar un velo normal. En la calle puedes ver cientos de tipos diferentes de uso del velo y un gran número de ellos que están colocados sobre un moño pero que, en realidad, no le cubre el pelo. Poco a poco van cogiendo terreno, pero va muy lento…
Mientras ella se fue a trabajar, me quedé en casa unas horas y luego fui hasta el bazar, me asaba de calor y, como no me gustó, decidí volver pronto para casa a la hora que sabía que ella llegaba y seguir nuestra charla sobre la mujer en Irán.
Luego llegó su marido y seguimos hablando horas, él se fue a dormir y nosotras seguimos pero ya temas más delicados como de los hijos, de educación, de la resignación de las mujeres, de cómo cambiar el rumbo de sus vidas… La única salida a día de hoy, marcharse.
Más adelante os hablaré de esta interesante mujer, profesora de arte y luchadora por la igualdad.

image

 

Día 6. Paseo por Teherán y rumbo hacia el sur

Y seguimos de conversación en el desayuno! Si es que el tema de la mujer en Irán da para muchas horas!
Decidí hacer un cambio más, me salté el pueblo de Qom, todo el mundo me dice lo mismo, que no es nada interesante, incluso los propios iranís me preguntaron por qué quería ir allí.

image

Dejé parte de mis cosas en casa de Azadeh ya que hay cosas que se que aquí no usaré, como la chaqueta…. Metí todo en la mochila pequeña de 20 l y me fui a visitar el Palacio de Golestan (Palacio de las Flores), un conjunto de edificios reales bastante ostentosos en su decoración situados dentro de un cierre que formaba parte de la antigua ciudadela. Está bastante bien, la entrada general es de 15.000 y luego son 5.000 cada edificio.

image

image

Luego me fui al Museo Nacional, muy básico y con pocas piezas, este no merece mucho la pena.
Después de pasarme una hora tratando de cabiar dinero, me fui a la estación de buses sur para coger el bus para l siguiente destino, Kashan.
Después de casi tres horas ya estaba allí, mi anfitriona de Couchsurfing,  Mina, me a buscar y fuimos a casa de su cuñada donde fue un poco rollo…. nadie hablaba inglés y no paraban hablar entre ellos durante casi una hora. Le dije a Mina que, si no le importaba, me cogía un taxi y me iba al centro, al final nos fuimos a hacer unas compras y volvimos a la casa de la cuñada a cenar, quien es super amable pero no habla nada de inglés. Esta familia es tradicional, nada que ver con la familia de Teherán. No hay muebles en la sala, se sientan, comen y duermen en el suelo cubierto de alfombras y son musulmanes.
Luego nos fuimos al piso de ellos, mucho más moderno,  con sofás,  cama y mesitas. En mi habitación no hay cama, hoy toca dormir en el suelo…

Día 7. Kashan y escapada a Abyaneh

Esta mañana me fui a visitar lo más característico de Kashan, sus casas históricas. Más que casas son palacetes que fueron construidos durante el siglo XIX por mercaderes ricos. Actualmente están rehabilitándose tres de ellas y el Hamman.

image

Es una visita muy agradable, yo fui a primera hora y casi no había nadie ni hacía mucho calor. Es muy habitual coger un guía que te enseñe toda la ciudad, hay varios tours organizados.
Me fui hasta el bazar pero estaba cerrado, los viernes es el único día que cierra, así que me fui hasta los jardines Fin, sugerido por mi anfitriona de Couchsurfing.  Aquí había más gente, es época de vacaciones en Irán y este es uno de sus sitios preferidos (incluido dentro de la Unesco). Es muy refrescante pasear por aquí por la cantidad de agua que hay por todos lados.

image

Me fui a la casa pues había quedado en peinar y maquillar a Mina… ya le dije que yo no sabía pero insistió. Tenía una celebración de mujeres (nacimiento de un bebé) y quería ir al estilo europeo. Después de haber hecho lo que pude me fui hasta el pueblo de Abyaneh que está a 85 km. No hay transporte local y por insistencia de Mina, era mejor hacerlo todo con el mismo taxista para conseguir un descuento (su casa está muy lejos del centro y he tenido que usar el taxi siempre), total, el día más caro que he tenido, entre entradas (10.000 cada una) y taxi (7.000 cada recorrido,  taxi a Abynahe, 120.000), ha sido un desajuste de presupuesto.
El pueblo de Abyaneh es bastante bonito. Está entre montañas a 2235 m y tiene unos 1500 años, las casas están hechas de adobe y orientadas para maximizar el sol y hacer menos duros los inviernos. Pasear por allí fue un respiro de aire fresco, literalmente.

image

image

Ya se estaba empezando a poner el sol cuando regresé a Kashan, o mejor dicho, al pueblo cuyo nombre no conozco y donde viven los suegros de Mina, que es a donde le dijo el taxista que me llevara. Pues allí estaba de nuevo, rodeada de gente que no hablaba inglés y mirándome curiosos. Esta vez eran más de doce, parece que se reúnen todos los viernes para cenar toda la familia. Al menos había wifi y pude hacer algunas gestiones y subir al facebook los diarios que ya tenía publicados. Al usar una app para desbloquear el control de internet, va muy lenta cualquiera subida que haga.
Y cuando ya creía que nos marchábamos, me piden que baile!!! Que pusiera música española y bailara… la situación no podía ser más surrealista. Allí puse algo de música del móvil y a hacer el tonto mientras todos me grababan con sus teléfonos. Cada vez que quería parar, Mina me pedía que siguiese. La verdad es que me sentí un mono de feria… pasadas tres canciones me negué a seguir, ya eran las 12 de la noche y solo quería ir a descansar en el duro suelo de mi habitación, que es donde por fin estoy!
Aunque me encanta vivir experiencias de este tipo, es decir, estar con familias y ver y sentir su forma de vivir, dos tardes-noches seguidas, sin hablar, solo sonriendo durante cuatro horas, me ha agotado y resultado aburrido. Conste que se que lo han hecho de muy buena fe y han intentado integrarme en su familia, cosa que agradezco, a pesar de haberme aburrido…
Mañana más y mejor pues me voy a Isfahan!!!

image

Día 8.Kashan y rumbo a Isfahan

Después de despedirme de Mina y con la mochila al hombro, me fui de paseo por el bazar de Kashan, que esconde muchos rincones bonitos y como era temprano, no había mucha gente.

Se nota que no me traje la cámara réflex! Las fotografías de este viaje no son muy buenas, pero con todo el tiempo que paso con la mochila a la espalda, esos dos kilos menos lo agradezco mucho.
Me fui a ver las mezquitas pero una estaba cerrada y en la otra no dejan entrar mujeres… Así que me fui a coger el bus hacia Isfahan, casi tres horas de relax y fresco dentro del autobús. Anoche no dormí por el frío (no tenía manta ni nada y aquí tienen todo el día y noche funcionando el aire acondicionado) y hoy me siento muy cansada y atontada.
Al llegar llamé a Sama, mi anfitriona en Isfahan para que me indicara como llegar a su casa. Como me adelanto 2 días a la fecha solicitada, me dijo que tenia otros invitados, pero que me podía quedar en el sofá.  Que bien hice aceptando la propuesta!
Al llegar me encontré con una mujer super dulce y agradable en un piso super moderno y espacioso. La pareja que está n con ella y su marido, son unos amigos de Teherán,  muy agradables y simpáticos.
Aunque llegué temprano, decidí quedarme en el piso pues a la tarde noche tenían fiesta… me ofrecí a hacer tortilla de patatas.

image

Y empezó a llegar la gente, el alcohol casero, la música,  el baile,…

image

Me lo pasé genial, todos ellos son encantadores y casi todos hablan inglés. Resultó que la pareja de Teherán son unos de los integrantes del polémico vídeo de Happy, que dio la vuelta al mundo y por el que estuvieron detenidos 4 días. Ahora están pendientes de sentencia y multa.
Esta es la maravilla del Couchsurfing, el conocer diferentes formas de vida y diferentes realidades de un mismo país.

Día 9. Isfahan, parque de atracciones y vista de la ciudad desde la montaña

Por fin en Isfahan, famosa ciudad por todos los monumentos históricos que hay en ella. Hoy me fui de paseo con Sama y sus otros invitados, la pareja de Teherán del vídeo dd Happy.
Empezamos por la preciosa e histórica mezquita de Jameh, que acababa de cerrar pero nos dejaron entrar para una visita rápida. Es un recinto muy grande (la más grande de Irán) con varios museos, salas y una arquitectura maravillosa.

image

image

La siguiente parada fue en el Palacio Kakh-e Hasht Behesht, bonito lugar con decoración de los techos exquisita. Los frescos de las paredes están bastante dañados, pero se puede apreciar lo que fue este lugar.

image

image

De aquí nos fuimos hasta el Palacio Chehel Sotun, pasando por la extraordinaria plaza de Naqsh-e Jahan donde paramos a comer en un sitio muy bonito, de esos que solo saben donde están los que viven aquí.

image

 

El palacio es precioso. Aunque las fotos son muy malas, se puede apreciar los techos decorados y los murales que narran diferentes batallas ganadas por los persas.

image

image

Volvimos a casa a descansar y el plan fue ir hasta un parque de atracciones donde nos echamos unas risas.

image

Desde aquí nos fuimos a ver la ciudad de noche desde una montaña cercana para terminar la estupenda jornada.

image

Día 10. Isfahan cultural

Hoy sigo la ruta con Sama y la otra pareja invitada en su casa. El primer sitio para visitar hoy es la catedral de Vank, iglesia armena de San José de Arimathea que fue construida entre el 1648 y 1655 siguiendo las normas de Safavid, por lo que tiene una estrutura diferente a la habitual. Dentro está totalmente decorada con muchos frescos de diferentes estilos.

image

Como ya habíamos empezado muy tarde, después de la visita ya nos fuimos a comer a un buen restaurante que está al lado, Hermes…
Y ya de aquí a casa a descansar,  yo me despedí de los invitados y salí a conocer todos los lugares de interés alrededor de la plaza, poque tanto descanso me agota! 🙂
El primero fue la mezquita construida para el harén del sha en el año 1602, que es la foto de portada de la guía de la Lonely Planet. Es muy pequeñita, pero preciosa.

image

Luego me fui al palacio que está justo enfrente, Ali Qapu, que está en reformas y tiene destacado su alta terraza con columnas de madera. Desde aquí las vistas de la plaza son preciosas!

image

Por último me fui a la mezquita real, que es realmente preciosa pero que la han afeado al colocar unos toldos en su interior para hacer sombra.

image

image

image

Me quedé un buen rato paseando por la plaza y allí estuve hablando con un grupo de españolas. Se está genial aquí, hay mucho ambiente, está lleno de gente local aprovechando las horas frescas del día.

image

Día 11. Isfahan de relax

Y otro día más en esta bonita ciudad!
Después de unos 8 días, por fin dormí en una cama! Así queme levanté tarde pues solo me quedaba por visitar el hamman y el museo de las artes, así como ver los puentes por la noche.
Me fui a pie hasta el primer puente y es una pena no poder admirar la belleza al completo, es decir, el puente con agua en su río. Este río lleva seco dos año,  desde que hicieron una presa y coincidió con inviernos secos.

Hay tres puentes de este estilo en la ciudad, pero este es, sin duda, el más bonito.
Luego me cogí un taxi para ir hasta la plaza y haer el re orrido que recomienda la guía.  Pues decir que no vale nada… en general la guía de este país de la LP no me gusta.
Decidí irme al hamman y dejar el museo de las artes. A esas horas una visita fresca anima mucho.

image

Es bastante bonito, pero es pequeño y seve enseguida. Al salir quedé para comer con Sama y allí conocimos a dos australianos xon kos que nis fuimos a tomar un te. Si esto es unnni parar de conocer gente!

image

Y ya nos cogimos la tarde juntos.  Nos fuimos a un parque a las afueras donde hay un remonte que va por encima del parque. Este paseo es totalmente prescindible, pero si estás carios días como yo y la agenda es relajada, puedes ir a subirte en uno y disfrutar de un paseo retro.

image

fuimos a cenar en el parque un plato típico lamado Aash a base de espinacas y yogur y desde ahí a dar un paseo al puente bonito que había ido a la mañana.  Hay varias actuaciones de teatro, cantos, percusión, … es todo un espectáculo.

image

image

Y ya era hora de ir a descansar, así que nos despedimos de los australianos y a dormir, que entre conversación y conversación hemos decidido ir mañana al desierto!!!

Día 12. Isfahan y desierto de Vanaleh

Esta mañana nos fuimos al museo de las artes que es muy prescindible. Tieme muy pocos objetos y, aunque los hay muy bonitos, no considero que sea muy especial. Pero bueno, era una de las cosas que me quedaban por ver y ya quedó hecho!

image

A las 5 nos vino a recoger el ex-jefe de Sama, que tiene una empresa de tours al desierto y que está construyendo un mega proyecto a la entrada de este desierto. Siguiendo con mi buena suerte, el viaje me salio gratis…
Hicimos una visita por las dunas en un todo terreno pero con tiempo para hacer paradas y disfrutar del espectáculo de sombras y luces de la puesta de sol sobre las dunas.

image

Como a la escapada vino la madre de Sama, dormimos cerca de la obra porque tenía miedo de dormir entre dunas solas. Esto fue lo único malo, pues como abren en una semana, están trabajando 24 horas… y dormir en el desierto sin su silencio es una pena…

Día 13. Desierto de Vanaleh y camino a Yazd

Dormir bajo las estrellas es bonito pero muy duro… si encima le añades los ruidos de un motor y luz, es casi imposible. Peores noches he pasado, así que aunque esté muerta de sueño, mereció la pena.
Después del rico desayuno volvimos a adentrarnos en el desierto en el todo terreno cual montaña rusa. La verdad es que hubo momentos de vértigo.

image

Lo que no sabíamos ninguna, es que nos teníamos que volver en taxi, el jefe de Sama quedwba allí trabajando en la gran obra.
Después de dos horas estábamos en Isfahan preparando mis cosas para coger el primer bus para Jazd que salía a las 5 de la tarde.  Sama me llevó hasta la terminal y ahi nos despedimos emocionadas. Fue una gran suerte encontrar a esta encantadora mujer. Solo espero poder encontrarnks otra vez.
Y tras cinco horas de cómodo autobús y cuatro capítulos de Dowton Abbey…. llegué a Jazd, busqué el hotel más barato yaquí estoy, en una habitación compartida con un japonés colchones en el suelo y sábanas usadas. Pedí sábanas limpias y me las dieron sin problemas, solo espero que no venga más gente porque los colchones están pegados unos a otros…

Día 14. Visita a Yazd en un día festivo

Una cosa a tener en cuenta cuando se viaja a países musulmanes, es que los viernes es festivo y está todo cerrado…
Así que hoy, viernes, solo pude visitar mezquitas, callejear, apreciar por fuera los sitios históricos y entrar en un parque. Eso sí, me encontré con una procesión donde se iban flagelando y una especie de fiesta donde repartían comida gratis en la que dos hombres me dieron una caja caja uno (arroz con lentejas y carne). Me fui a comerla al parque, aunque solo el arroz y unas pocas lentejas.
He aquí una selección de fotos del día de hoy, relajado, descansado y caluroso.
Repecto a la ciudad, me gusta mucho la parte vieja, formada por casas hechas de adobe con sus puertas de doble ‘timbre’ (para diferenciar hombres y mujeres) y sus preciosas torres de ventilación llamadas ‘badgirs’. Dento todas formas, con de día es suficiente para verlo todo, pero hay varios tours para visitar los pueblos de los alrededores.
image

Día 15. De Yazd a Shiraz

Hoy fue un día improductivo… anoche decidí que en vez de coger el primer autobús para irme para Shiraz, quedarme por la mañana para visitar los sitios que ayer estaban cerrados.
Pues bien, la Prisión de Alexander no tiene nada de especial, con verlo por fuera es suficiente.

Y el Mausoleo de los Doce Imanes está cerrado por reformas. Cuando pregunté en la oficina de información que estaba al lado por la casa Khan-e Lari, me dijo que era más bonita y más barata la visita al hotel Fahadan, que ya había ido ayer. Pues dicho esto me dispuse a cambiar dinero para pagar el hotel e irme a la estación de bus para coger el primer bus para Shiraz. Después de haber hecho lo primero fui a preguntar en el hotel Silk Road pues tenían una agencia con tours y venta de billetes. Acaba de salir el último bus de la mañana, a las 11.30, para el siguiente tuve que esperar hasta las 16.00 h. Así que volví al hotel, recogí mis cosas y pensé que podría acercarme al Templo Zoroastriano, se lo comenté a la china que durmió en el dormitorio y que su viaje alrededor del mundo es de 18 meses, y allá nos fuimos a pie. Tardamos casi una hora en llegar bajo un sol mortal y para entonces ya estaba cerrado! Para la vuelta paramos a un coche para que nos acercara, le di 2000 tomanes y en 10 minutos estábamos de nuevo en el hotel.
Desistí de hacer más visitas y me fui al hotel Silk Road donde dan comidas y tienen wifi a esperar hasta la hora de coger el taxi para ir a la terminal.
Cogí un bus normal (el VIP salía más tarde) y después de 6 horas estaba en Shiraz. Este trayecto en taxi o en un bus que no haga paradas, estimo que se podría hacer en la mitad de tiempo, pues la cantidad de paradas que hizo para fumarse un pitillo, ir a hablar con gente o en el medio de la nada para hacer pis, supera las 15… Pero bueno, yo voy entretenida viendo series y se me pasa más fácilmente.
Al llegar cogí un taxi, llamé a mi anfitriona para que le diera indicaciones y en 10 minutos estaba por fin en su acogedora casa con melón fresco recién cortado para mi. Después de una charla me di cuenta que era más tradicional que las de Teherán e Isfahan, pero con más cultura que la de Kashan. Universitaria musulmana que usa el velo incluso cuando viaja fuera de Irán pero que creo en los derechos de las mujeres y está en contra del gobierno.
Sinceramente creo que el velo en Irán es el menor de los problemas.

PD. El mapa la Lonely Planet de esta ciudad tiene fallos, es mejor pedir uno en la oficina de información.

Día 16. Paseando por Shiraz

Hoy por fin voy a conocer en persona a Víctor y Pedro, dos chicos que están viajando desde hace tres meses y que tienen previsto hacerlo durante dos años. Hace meses que me contactaron por unas dudas en unos países y al final seguimos hablando frecuentemente todos este tiempo y hemos intentando coincidir aquí, en Shiraz.

image

Antes de quedar con ellos me fui hasta el Parque Eram que está cerca del piso donde estoy durmiendo. Es bastante bonito y tranquilo (está en la lista de Unesco), aunque me mata el precio para los turistas. Y pensar que esto cambió hace solo dos años! El precio para los iranís es de 1.000 frente a 10.000 para nosotros (2.5 euros aproximadamente), si tienes en cuenta que en todos los sitos (menos en las mezquitas y no en todas) tienes que pagar o 10.000 o 15.000, los 15 euros al día en entradas es casi lo mínimo.

image

Retomando el tema… de ahí me fui hasta el castillo, donde habíamos quedado y fue como si nos conociéramos de toda la vida! Empezamos a callejear y decidimos saltarnos algunos sitios, como el hamman, que más o menos son todos iguales. Uno de los sitios que más nos apetecía visitar era la mezquita de Nasir-al-Molk, una de las más fotografiadas. Tiene un edificio lateral con vidrieras y unas cúpulas preciosas.

Pero tuvimos un fallo… hay que venir por la mañana, cuando el sol entra por las vidrieras y se llena de color. Mañana por la mañana habrá que volver!
Dudamos en entrar al Naranjastan por el tema económico, pero al final lo hicimos y no nos arrepentimos, es muy bonito. Es un pequeño palacete con un jardín con naranjos, pero lo más bonito son las pinturas que hay en los techos de algunas habitaciones.

image

Entramos en la mezquita de Aramgah-e Shah-e Cheraghe, donde hay un mausoleo con uno de los hermanos del Iman Reza. La mezquita es muy grande y bonita, merece la pena perder una hora paseando por ella y admirando su arquitectura exterior y el fino trabajo de composición de espejos que hay en el interior. Lamentablemente no se puede entrar con mochila, hay que usar chador y no se pueden sacar fotos.
Entramos en la mezquita Vakil, con unas columnas muy bonitas y donde se está muy bien al fresco.

image

Y después de otro paseo por el bazar, nos cogimos un taxi para ir a ver una vista de la ciudad desde la Puerta Quran. Esto es totalmente prescindible pues las vistas no son gran cosa… si estás justo de tiempo, esto te lo puedes saltar, para mi gusto personal.

image

Quedamos para ir a Persépolis por la tarde, que hace menos calor y por la mañana continuaremos las visitas a la ciudad. Me volví a casa y estuve un buen rato hablando con mi anfitriona y jugando con su sonriente bebé que tiene la costumbre de despertarse a las 6 de la mañana, partir de entonces es imposible dormir…

Día 17. Shiraz y Persépolis

Esta mañana, lo primero que hicimos mis compis, Víctor y Pedro, y yo, fue volver a la mezquita Nasir-al-Molk para ver el colorido. Cuando no están puestas las alfombras es mucho más bonito pues el reflejo en el suelo hace que todo se multiplique, pero a pesar de que éstas estaban puestas, la estancia es muy bonita.

image

De aquí intentamos ir a una madrasa cercana, pero a pesar de ser gratuíta nos quisieron cobrar, así que decidimos no entrar. Seguimos hacia el centro, la zona de bazares y castillo que, por cierto, tampoco es que sea muy impresionante, me gustó más el del Naranjo.
Después de comprar frutos secos nos cogimos el taxi que ya habíamos acordado (120.000 tomanes) a las dos de la tarde y en 50 minutos ya estábamos en Persépolis, ese lugar que durante años me había atraído. Ya estaba allí y tampoco sentí que fuese algo maravilloso, no se, creo que tenía más espectativas. No digo que no me gustara, que por supuesto que sí y la considero visita obligada en Irán, es solo que me esperaba encontrar en una antigua ciudad en ruínas y aunque la restauración es bastante buena a mi entender y todo lo tienen muy bien puesto, me esperaba que se me hiciera sentir pletórica, y no lo hizo.

image

No obstante, disfruté mucho con la visita y hubo muchos otros sitios que sí me hicieron sentir feliz, serena y emocionada. Este viaje ha sido todo un acierto.
Volvimos a Shiraz y nos comimos los famosos helados que hay al lado del castillo, donde hay unas colas enormas… mereció la pena la espera! Estaban muy buenos! Los comimos sentados en el cesped del parque que está enfrente al castillo, y, al igual que el día anterior, está lleno de gente pasando la tarde-noche. Nos despedimos hasta el siguiente encuentro, que esperemos sea en Teherán en unos días.
Me vine para casa pronto para pasar un rato más largo con mi anfitriona y despedirme también de ella, ya que mañana salgo rumbo Kerman. Hoy estoy agotada, entre las caminatas y el calor, estoy reventada!

Día 18. Rumbo a Kerman

A pesar de haber madrugado, hasta las 9.45 no salí de casa, pues nos pasamos desde las 6 de la mañana de cháchara mi anfitriona y yo… Si es que hay tanto de que hablar!
El autobús de las 10 es el normal, no VIP, y tenía estimada la llegada a las 18.00 de la tarde. Bueno, pues no, con una avería relacionada con la temperatura, llegamos a las 22.00 h. Al final, todo el día de bus, es decir poco que contar, solo mencionar los bonitos paisajes por los que pasamos y que la serie Utopía no me gustó mucho…

image

Hace días que no comento nada sobre la amabilidad de los iraníes, pero no quiere decir que no siga teniendo diariamente varias historias o anéctodas que contar, lo que pasa es que ya es algo habitual, aunque no deja de sorprenderme.
Un ejemplo en el bus de hoy. Comenté con señas que no tenía batería en el móvil y al llegar tenía que llamar por teléfono. Enseguida me cogieron el teléfono y me lo cargó el conductor. Como me di cuenta que tampoco tenía saldo, me dio miedo no poder llamar al llegar y que Mehri, la chica que me invitó a su casa, no pudiera darle al taxista la dirección. El ayudante del conductor fue a buscar a alguien que supiese inglés en el bus, una pareja encantadora, ella médico y él ingeniero genético, que me ofrecieron hacerlo ellos por teléfono. No aceptaron que les pagara nada. Al final no funcionó, así que en cuanto el bus paró en una estación de camino, fueron a comprarme crédito (hay muchas formas de cargar las tarjetas telefónicas en Irán). No hubo manera de que aceptaran que les pagase… Tratan de todas las maneras de facilitarte las cosas, de ayudar, es como si fuese un honor poder ayudar. La hospitalidad la llevan muy dentro. La verdad es que estoy aprendiendo mucho de ellos.
Y como de costumbre en las conversaciones, me hicieron las dos preguntas básicas: ¿Por qué Irán? y ¿Qué pienso de Irán?. Estas dos preguntas me las hace la gente incluso sin conocerlas, es decir, se acercan, me saludan, me preguntan mi país y luego van estas dos.
Tienen curiosidad por saber por qué hay gente que queremos venir sabiendo la mala fama que tiene el país y por otro lado, una vez que los hemos conocido, quieren saber qué pensamos de ellos.
En la conversación con esta pareja saqué mi tema favorito: el gobierno. Aunque hay guías que recomiendan no hablar de esto, yo aprovecho cuando puedo y, si no quieren entrar al trapo, pues responderán con evasivas. Hasta ahora todos han hablado y se han posicionado sin problemas. En el caso de esta pareja, están esperando que pasen los dos años que ella tiene obligación de trabajar para el gobierno para luego marcharse los dos a cualquier país donde haya democracia.
Y, según parece, este es el pensamiento de la gran mayoría de la gente con estudios o cultura, marcharse de esta dictadura.
Y después de esta charla, solo queda decir la calurosa y amable bienvenida que tuve al llegar a casa de Mehri, quien había cocinado un plato exquisito especialmente para mi. Insisto, son encantadores!

Día 19. Visitando Kerman y Mahan

Esta mañana he salido a visitar esta ciudad que esperaba fuese más calurosa y que por suerte es fresquita. Mehri me llevó a los sitios más importantes en coche, por lo que en una mañana ya estaba casi todo visto.
Una de las curiosidades fueron los neveros que hay en la ciudad que en invierno se llenaban de agua para utilizarla en las estaciones más calurosas.

image

Tiene una plaza y bazar bonito y mezquitas sencillas. En realidad esta ciudad es punto base para las visitas a: Mahen, Rayen, Bam, los kaluts (figuras de rocaen el desierto) y Shahdad, un oasis en el desierto. Desde aquí también se puede ir hasta Meymand, poblado que vive en cuevas.
A la tarde me cogí un bus que me llevó hasta Mahan, pueblo situado a 35 km al sur que tiene un mausoleo con pinturas sufís. Tiene un jardín bonito y 7 puertas en línea. El interior, salvo las pinturas, no es bonito.
Desde allí me pidieron un taxi una familia a la que le pregunté como llegar al jardín, me acompanñaron y esperaron a que llegara. El trayecto es más largo de lo que esperaba, ya que está a las afueras. De camino recibo un mensaje de Mehri de que vienen hasta aquí con su familia para luego ir a cenar todos juntos.
El jardín de Shahzde es un auténtico oasis artificial. Hay varias cascadas en los diferentes niveles y una casa en la parte alta. Esperé en la entrada a que llegaran mientras se iba haciendo de noche y el jardín se iba llenando de gente. La verdad es que es muy agradable estar allí a esas horas. Dimos un paseo y tomamos un té mientras esperábamos que llegase el resto de la familia que estaba en camino.
Al final fuimos diez a cenar a un restaurante al aire libre con alfombras como mesas. La vedad es que cada vez me gusta más este sistema. La cena fue simpática porque la suegra de Mehri me hizo un auténtico interrogatorio, incluso le pregunté entre risas si era una espía, pregunta que le hizo mucha gracia y estuvo riendo un buen rato. Fue una noche agradable, lo malo s que yo estaba cansada y con dolor de espalda y barriga…
image

Día 20. Visita a la ciudadela de Rayen y noche de boda!

Esta mañana cogí el autobús de las 10 rumbo a Rayen donde yo daba una auténtica nota de color… estaba casi lleno de mujeres y todas llevaban chador negro y yo estaba con mi blusa naranja de flores! Una de ellas me preguntó mi país, cosa que pasa muchas veces al día, y en cuanto le respondí todas le preguntaron a ella y allá empezaron a hablar e intentar hacer preguntas imposibles de responder para mi porque todo era en farsi. 

Llegué a la ciudadela con las indicaciones de la mujer que me había intentado interrogar, aunque es realmente fácil de llegar. Cuando entré me quedé con cara de tonta al ver lo bonito y lo que pudo haber sido en su día este increíble lugar. Una ciudadela hecha de barro, con sus altos muros, palacetes y casas… con más de 1.000 años de antigüedad y que hace apenas 150 años que ha sido deshabitada.

Y después de pasear y pasear entre callejuelas, perderme en las laberínticas casas de los gobernadores, decidí que era hora de intentar ir a Bam, el siguiente pueblo, parecido a este pero mucho más grande y más destrozado por culpa de un terremoto en el 2003.

Un grupo de hombres con los que había hablado me dijeron que no había autobús, que tenía que ir en taxi y que el coste era de 20.000 tomanes, eso para ellos, porque cuando fui a preguntar me pidieron 60.000. Regateé un poco y solo conseguí que me lo dejaran en 50.000 y con eso no me llegaba, pues ese era justo el dinero que tenía (me había quedado en casa el resto del dinero) y tenía que pagar la entrada y coger el bus de vuelta a Kerman. Pues nada, vuelta para Kerman y ya decidiré que hacer con la visita a Bam.

El conductor del bus me dio a entender que podía bajarme en el control de policía de la autopista y esperar el bus que pasaría hacia Bam a las 3 de la tarde (eran las 2). No me pareció mala idea, pero como a la tarde tenía boda, tampoco quería llegar muy tarde, así que seguí rumbo a Kerman.

Antes de irme a casa de Mehri pensé en seguir la recomendación de la LP e ir a visitar el increíble museo antropológico de Kerman…. en fin… Solo decir que lo abrieron para mi y que en menos de 5 minutos estaba fuera. Para eso me gasté los 10.000 del taxi, los 10.000 de la entrada y los 6.000 del siguiente taxi…

Me fui para la casita, descansé un rato, me di una ducha y empezó el desfile de modelos! Pues mira que tenía una buena colección de vestidos de fiesta! Fue muy divertido la verdad. Al final opté por una opción sencilla, un vestido negro aunque muy corto para mi gusto.

Maquilladas y con tacones puestos, esperamos a que llegara el marido de Mehri y allá nos fuimos, a la BODA LEGAL. Entramos por un jardín lleno de hombres sentados alrededor de varias mesas, desde allí se veía una cristalera detrás de la cual las mujeres bailaban y cantaban. Ya ves… está prohibido que las mujeres bailen y canten delante de los hombres, pero apenas un cristal es suficiente para que la policía les deje tranquilos.

Entré en la zona de mujeres, por supuesto, y después de varios saludos me senté a ver el espectáculo! Enseguida entró el novio y allí se pusieron a sacarse fotos y, como no, me llamaron para hacer el posado pertinente!

Boda en Irán

Al cabo de unos minutos veo que todas las mujeres se cubren la cabeza con sus pañuelos y pregunto qué es lo que pasa. Es la hora de cenar, los hombres van a entrar. Los mismos hombres que nos veían desde fuera tras el cristal…

Allá nos fuimos a un apartado unos pocos, sentados sobre alfombras, otros estaban dispuestos en mesas, había donde elegir. El menú era el clásico iraní: pincho de pollo con arroz. También había otra carne que no llegué a diferenciar, era algo grande… como no como carne me puse las botas comiendo los dos tipos diferentes de arroz.

P1040234Y cuando eran las 12 de la noche veo que todo el mundo empieza a recoger, pregunto si había terminado la fiesta y me dicen que sí, la legal… Ahora nos íbamos hacia las afueras a celebrar la BODA ILEGAL!

Allá nos fuimos una hilera de coches por caminos sin asfaltar hasta que llegamos a algo que parecía una fábrica. Al entrar había un DJ amenizando lo que sería la fiesta, fiesta! Aquí estaban todas las mujeres y hombres bailando juntos, cantando, mujeres con minifalda, mujeres con pañuelo, mujeres sentadas viéndolo todo arropadas en su chador, era una mezcla increíble. Incluso la vestimenta, cada uno iba de diferente forma, con traje largo de brillantes, con vaqueros, con tacones de vértigo, descalzas… y a la pregunta… ¿hay algo de alcohol? la respuesta fue SÍ, POR SUPUESTO!

Me fui a una zona donde había wiksky en bolsitas de plástico y me tomé un cubata, pero me sorprendió que yo era la única! Había oído que en Irán la gente bebe mucho alcohol, sin embargo en esta boda no vi a nadie hacerlo. Solo bailaban y bailaban…

A las tres de la mañana nos retiramos prudentemente a dormir, después de haber presenciado la entrega del cuchillo para cortar la tarta y la entrega de regalos. Toda una experiencia!

Día 21. Kaluts, las bellas formaciones en el desierto de Irán

Finalmente me decido a visitar el desierto del sur de Irán y sufrir sus altas temperaturas con tal de ver las formaciones llamadas “kaluts”… Aún así, al llamar al taxista, éste me recomienda esperar a la tarde ya que es calor es demasiado alto por la mañana y mediodía. Quedamos de ir a las 3 de la tarde, cosa que me preocupaba un poco pues esta noche tenía el vuelo a las 21.00 para ir a Teherán.

Teniendo la mañana “libre”, decidí dedicarla a la charla e intercambio cultural, cosa que llevo haciendo en los últimos días más que visitar nuevos sitios. Me encanta descubrir poco a poco las realidades de cada persona, sus ilusiones, sus frustraciones, miedos,… y sobre todo en un país como este, el Irán endemoniado por occidente y más por USA y Gran Bretaña.

Después de comer allá me fui con el taxista (que era más bien un amigo de la familia que me hizo muy buen precio) con coche con aire acondicionado! Bien! El paisaje hasta llegar allí es espectacular y cuando llegas ya es simplemente increíble!

No se como sería el calor al mediodía… pero a las 5 de la tarde era terrible! encima hacía viento y era como tener un secador de pelo en frente de la cara. Mucho, mucho calor. Aún así, compensa por ver estas colinas erosionadas por el viento con unas caprichosas formaciones.

Lo malo es que era muy tarde y tardamos dos horas en llegar. A pesar de tener planeado otras visitas de camino, le pedí que fuéramos directamente a Kerman porque temía perder el avión.

Al llegar a la casa me fui directamente a preparar la mochila y después de abrazos, besos y promesas de seguir en contacto, me fui al aeropuerto. Mi avión salía a las 21.00 y allí estaba yo, a las 20.00… bueno, pues el avión salió a las 22.30!! me acordé de los kaluts y las visitas que me perdí mucho rato.

Llegué a casa de mi anfitriona en Teherán a la 1 de la mañana! que menos mal que ya nos conocíamos y había confianza, porque no son horas estas de llegar. Aún así, estuvimos, como no, de charla hasta las 3 de la mañana…

 Días 22, 23 y 24. Teherán y vuelta a casa!

Los últimos días en Irán los pasé de paseo y cháchara con mi anfitriona y amiga Azade. Hemos hablado de lo divino y de lo mundano, de religión, de feminismo, de leyes y de costumbres…

Sobre esto último es algo que está costando mucho cambiar en Irán. Se han eliminado leyes como las que prohibía a las mujeres andar en bici, pero éstas no se atreven a hacerlo porque los hombres las miran mal, incluso con lascivia. Así mismo ellas sienten en muchos momentos que los hombres las acosan con las miradas y prefieren, en muchos casos, ir cubiertas para evitarlo. Es como en el metro o autobús, que los hombres y mujeres van separados y esto resulta muy cómodo para mi como mujer. Me siento mucho más segura y tranquila, pero… hasta que punto esto es bueno? Yo no creo que lo sea en absoluto. Pensando a largo plazo, la única manera de vivir en una sociedad de igualdad es evitando las diferencias y los guetos. Otro ejemplo lo tenemos en un jardín amurallado que han hecho en Teherán para las mujeres. Aquí puedes estar con ropa corta y tomar el sol sin que un solo hombre pueda verte…

Yo no tuve problemas de tocamientos, solo pequeñeces, pero resulta curioso ver que intentan rozarte la mano como algo que es excitante para ellos. Estas pequeñeces fueron dos de tocamiento de manos… y un intento de roce de un brazo con un pecho en un sitio apretado. Mi reacción en las tres ocasiones fue muy rápida e incluso algo agresiva, lo reconozco, pero no me gusta que me toquen, y los aparté enseguida. En todas las ocasiones se quedaron confusos y avergonzados. No tuvieron tan buena suerte dos chicas de Taiwán que conocí a las que habían intentado tocar, entre las 4 que iban en el grupo, en ocho ocasiones diferentes. Tocamiento de culo, tetas, piernas e incluso exhibicionismo fueron las situaciones en las que se encontraron. Todas ellas intentaron regresar antes a su país pues se sentían acorraladas constantemente, dos de ellas pudieron cambiar el vuelo, las otras dos, las que yo conocí, solamente decían que odiaban a los hombres de Irán.

Hablando con más chicas viajeras sobre este tema, ninguna tuvo tantos problemas. Tocamiento de manos a la hora de entregar el dinero, roce de una mano en la cacha en el metro, intento de beso en el taxi… han sido los comentarios de algunas, pero tan solo fueron estas situaciones, que fueron totalmente controlables. Lo de las taiwanesas fue realmente mala suerte.

Como mujer que viaja sola, siempre intento ser muy prudente y evitar muchas situaciones incómodas, pero puedo decir que no me sentí en ningún momento acosada ni tuve que dar vueltas para evitar un callejón. La sensación de seguridad fue constante. Tengo que admitir que un día que fui con un pantalón y un manto (chaquetas que usan las mujeres para cubrir hasta cerca de la rodilla) me sentí incómoda pues éste se abría y dejaba ver la entrepierna que fue centro de miradas de muchos hombres… volví a la casa y me puse un blusón largo…

Así que, como romper este círculo vicioso? deben las mujeres andar en bici y recibir miradas lascivas para que los hombres se acostumbren y lo normalicen? Me gustaría saber la opinión de vosotros, previa reflexión.

Y aquí se acaba mi viaje por Georgia, Armenia e Irán. Un paso de Europa a Asia, de altas montañas a desiertos kilométricos, del cristianismo al islamismo, de la hospitalidad, a la mayor hospitalidad del mundo…

Con mis anfitriones en Teherán. Largas noches de conversaciones!

Con mis anfitriones en Teherán. Largas noches de conversaciones!

Artículos relacionados:

Marcar el Enlace permanente.

17 comentarios

  1. Pingback: ¿Es seguro viajar a Irán?

  2. Pingback: Qué lugares visitar en Irán

  3. Pingback: Irán tras bastidores ·

  4. Pingback: Cómo vestir en Irán ·

  5. Pingback: Itinerario de 23 días por Irán ·

  6. Pingback: Preparativos para Georgia, Armenia e Irán | viaje de 38 días ·

  7. Pingback: Literatura ambientada en Irán. Algunos libros indispensables para leer antes de viajar allí | Viajando. Imágenes y sensaciones

  8. Me encanta que compartas todas tus experiencias y sensaciones! Gracias! Voy a Iran a mediados de agosto. Estare en casa de una amiga en Teheran unos dias y luego tenia pensado hacer el mismo itinerario que tu, y tambien sola. Asi que tus recomendaciones son muy agradecidas. ¿Seria mucho pedir que me pasaras los contactos de coachsurfing? Me sentiria mas segura!
    Mil gracias por todo! <3

    • Hola Mónica! Muchísimas gracias por tus palabras, esto anima a seguir compartiendo historias… 🙂
      Sobre el Couchsurfing, como sabes que es ilegal, es mejor que te los pase por correo. Una de ellas ya no está allí, consiguió la visa de trabajo para Canadá y está viviendo una nueva vida. De las otras 4 te recomiendo dos, una porque en realidad no es couchsurfer (amiga de una couchurfer) y con la otra no me sentí cómoda al 100%. Mañana te envío los contactos al correo que has dejado.
      Un abrazo viajero! :*)

      • Si, Sigue compartiendo!!! Realmente tu blog me servirá muy mucho, SEGURO!
        Comentarte que no recibí ningun mail, así que te agradezco si me reenvias esos 2 contactos. Un saludo! <3

  9. Hola soy jose !!!

    Me ha encantado el viaje que has realizado. En diciembre voy a visitar Iran en plan mochilero. Te queria preguntar sabes si todos los lugares a visitar hay algun impedimento por ser invierno?
    Ah otra cuestion para la telefonia movil que compañia me recomiendas y donde conseguir la sim?

    Saludos !!!

    • Hola Jose! Muchas gracias por tus palabras!
      Sobre el impedimento, no creo que haya ninguno pero en el norte sí que hace frío y en las montañas al norte de Teherán nieva. Por el resto, no creo que haya problema.
      Sobre la tarjeta, yo compré una de MTN, pero es que creo que solo hay esa, que es la nacional. Es mejor que te ayude alguien (preguntas en cualquier tienda que vendan móviles y que sepan hablar inglés) y que te acompañen, ya que es una oficina del estado, tipo Correos, y no es fácil que sepan hablar inglés. Tienes que llevar el pasaporte donde se vea claramente tu foto (a mi casi no me lo dan por eso) y luego vas recargando, o bien por internet, o comprando en los comercios.
      Si tienes alguna duda más que te pueda ayudar, aquí estoy! Además, sigo en contacto con gente de allí y también les puedo preguntar.
      Un abrazo!

  10. Hola,muy interesante,al igual que tu,me encantaría conocer este encantador país ,estoy haciendo todas mis averiguaciones,esperó algún día llegar allí,aunque no imagino un itinerario largo de viaje me gustaría conocer Esfahan y el norte De Irán seria maravilloso este año estoy alistando maletas…

    • ¡Hola Silvia! ¡Yo te animo a lanzarte a la aventura! Pero no tengas miedo a un viaje largo, hay mucho que ver y visitar, es un país muy grande con grandes rincones por descubrir.
      Si necesitas algo, ¡avísame!

  11. Una vez más, muchas gracias por todo lo que compartes Sabela! 😀

    En abril me voy 3 semanas a Irán como parte de un viaje más largo, y todas tus experiencias y relatos me dan muchas ideas y criterios para poder filtrar y elegir ^_^

    Siempre es un placer leerte 😉

    • Lo primero, ¡muchísimas gracias por tus palabras! Me alegro que te sea útil la información qur comparto y si necesitas algo más específico, mo dudes en avisarme.
      Un abrazo y feliz viaje!

  12. Pingback: esb pend… camí Mar Negre, Caspi i Ruta de la Seda 2013maig30 | camimars.wordpress.com … web boix1.cat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com