Diario de Irán_ Día 34. Visita a la ciudadela de Rayen y noche de boda!

Esta mañana cogí el autobús de las 10 rumbo a Rayen donde yo daba una auténtica nota de color… estaba casi lleno de mujeres y todas llevaban chador negro y yo estaba con mi blusa naranja de flores! Una de ellas me preguntó mi país, cosa que pasa muchas veces al día, y en cuanto le respondí todas le preguntaron a ella y allá empezaron a hablar e intentar hacer preguntas imposibles de responder para mi porque todo era en farsi. 

Llegué al Castillo de Rayen y su ciudadela con las indicaciones de la mujer que me había intentado interrogar, aunque es realmente fácil de llegar. Cuando entré me quedé con cara de tonta al ver lo bonito y lo que pudo haber sido en su día este increíble lugar. Una ciudadela hecha de barro, con sus altos muros, palacetes y casas… con más de 1.000 años de antigüedad y que hace apenas 150 años que ha sido deshabitada.

Y después de pasear y pasear entre callejuelas, perderme en las laberínticas casas de los gobernadores, decidí que era hora de intentar ir a Bam, el siguiente pueblo, parecido a este pero mucho más grande y más destrozado por culpa de un terremoto en el 2003.

Un grupo de hombres con los que había hablado me dijeron que no había autobús, que tenía que ir en taxi y que el coste era de 20.000 tomanes, eso para ellos, porque cuando fui a preguntar me pidieron 60.000. Regateé un poco y solo conseguí que me lo dejaran en 50.000 y con eso no me llegaba, pues ese era justo el dinero que tenía (me había quedado en casa el resto del dinero) y tenía que pagar la entrada y coger el bus de vuelta a Kerman. Pues nada, vuelta para Kerman y ya decidiré que hacer con la visita a Bam.

El conductor del bus me dio a entender que podía bajarme en el control de policía de la autopista y esperar el bus que pasaría hacia Bam a las 3 de la tarde (eran las 2). No me pareció mala idea, pero como a la tarde tenía boda, tampoco quería llegar muy tarde, así que seguí rumbo a Kerman.

Antes de irme a casa de Mehri pensé en seguir la recomendación de la LP e ir a visitar el increíble museo antropológico de Kerman…. en fin… Solo decir que lo abrieron para mi y que en menos de 5 minutos estaba fuera. Para eso me gasté los 10.000 del taxi, los 10.000 de la entrada y los 6.000 del siguiente taxi…

Me fui para la casita, descansé un rato, me di una ducha y empezó el desfile de modelos! Pues mira que tenía una buena colección de vestidos de fiesta! Fue muy divertido la verdad. Al final opté por una opción sencilla, un vestido negro aunque muy corto para mi gusto.

Maquilladas y con tacones puestos, esperamos a que llegara el marido de Mehri y allá nos fuimos, a la BODA LEGAL. Entramos por un jardín lleno de hombres sentados alrededor de varias mesas, desde allí se veía una cristalera detrás de la cual las mujeres bailaban y cantaban. Ya ves… está prohibido que las mujeres bailen y canten delante de los hombres, pero apenas un cristal es suficiente para que la policía les deje tranquilos.

Entré en la zona de mujeres, por supuesto, y después de varios saludos me senté a ver el espectáculo! Enseguida entró el novio y allí se pusieron a sacarse fotos y, como no, me llamaron para hacer el posado pertinente!

Boda en Irán

Al cabo de unos minutos veo que todas las mujeres se cubren la cabeza con sus pañuelos y pregunto qué es lo que pasa. Es la hora de cenar, los hombres van a entrar. Los mismos hombres que nos veían desde fuera tras el cristal…

Allá nos fuimos a un apartado unos pocos, sentados sobre alfombras, otros estaban dispuestos en mesas, había donde elegir. El menú era el clásico iraní: pincho de pollo con arroz. También había otra carne que no llegué a diferenciar, era algo grande… como no como carne me puse las botas comiendo los dos tipos diferentes de arroz.

P1040234Y cuando eran las 12 de la noche veo que todo el mundo empieza a recoger, pregunto si había terminado la fiesta y me dicen que sí, la legal… Ahora nos íbamos hacia las afueras a celebrar la BODA ILEGAL!

Allá nos fuimos una hilera de coches por caminos sin asfaltar hasta que llegamos a algo que parecía una fábrica. Al entrar había un DJ amenizando lo que sería la fiesta, fiesta! Aquí estaban todas las mujeres y hombres bailando juntos, cantando, mujeres con minifalda, mujeres con pañuelo, mujeres sentadas viéndolo todo arropadas en su chador, era una mezcla increíble. Incluso la vestimenta, cada uno iba de diferente forma, con traje largo de brillantes, con vaqueros, con tacones de vértigo, descalzas… y a la pregunta… ¿hay algo de alcohol? la respuesta fue SÍ, POR SUPUESTO!

Me fui a una zona donde había wiksky en bolsitas de plástico y me tomé un cubata, pero me sorprendió que yo era la única! Había oído que en Irán la gente bebe mucho alcohol, sin embargo en esta boda no vi a nadie hacerlo. Solo bailaban y bailaban…

A las tres de la mañana nos retiramos prudentemente a dormir, después de haber presenciado la entrega del cuchillo para cortar la tarta y la entrega de regalos. Toda una experiencia!

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.