Diario de viaje a Irán_ Día 27. Desierto de Vanaleh y camino a Yazd

Dormir bajo las estrellas es bonito pero muy duro… si encima le añades los ruidos de un motor y luz, es casi imposible. Peores noches he pasado, así que aunque esté muerta de sueño, mereció la pena.

Después del rico desayuno volvimos a adentrarnos en el desierto en el todo terreno cual montaña rusa. La verdad es que hubo momentos de vértigo.

image

Lo que no sabíamos ninguna, es que nos teníamos que volver en taxi, el jefe de Sama quedaba allí trabajando en la gran obra.

Después de dos horas estábamos en Isfahan preparando mis cosas para coger el primer bus para Jazd que salía a las 5 de la tarde.  Sama me llevó hasta la terminal y ahí nos despedimos emocionadas. Fue una gran suerte encontrar a esta encantadora mujer. Solo espero poder encontrarnos otra vez.

Y tras cinco horas de cómodo autobús y cuatro capítulos de Donwton Abbey…. llegué a Jazd, busqué el hotel más barato y aquí estoy, en una habitación compartida con un japonés con colchones en el suelo y sábanas usadas. Pedí sábanas limpias y me las dieron sin problemas, solo espero que no venga más gente porque los colchones están pegados unos a otros…

Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Super interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.