Visita a las tribus del sur de Etiopía, mi reflexión

Antes de hacer este viaje a las tribus del sur de Etiopía me había cuestionado muchas veces si era bueno o no, si era responsable, si era un negocio, si ellos sacaban un buen beneficio y les aportaba cosas buenas, que si no era bueno, que si todo era un montaje,… había leído tanto sobre el tema que estaba muy perdida.

Pero fue después de leer el reportaje de una blogger que fue hasta allí y escribió con gran entusiasmo lo positivo de la visita, me decidí a ir. Aprovechando que ya iba hasta allí también visité el norte y dejé la visita de las tribus del sur y sus poblados para el final, porque era lo que más expectación me creaba.

Después de hacer la mitad del viaje por el norte, por fin nos dirigimos al esperado sur en un 4×4 con conductor, no sin tener diferentes problemas con el viejo automóvil… tragamos humo todos los días y tuvimos que parar dos veces a hacer reparaciones.

Cuando ya llevábamos unos días de visitas en los que yo ya estaba bastante descolocada y no sabía si estas visitas era o no una actuación responsable, llegamos a Omarate… donde tras su visita me encerré en la tienda de campaña a escribir llena de decepción.

El poblado de los Dashenech en Omarate (a 20 km de la frontera con Kenia) es una tribu seminómada que se desplazan siguiendo el río Omo en dirección sur hasta el Lago Turkana. Para acceder a él hay que atravesar el río en canoa hecha con un tronco.

Esta fue, sin lugar a dudas, la peor visita que he tenido y la que me ha hecho llegar a una conclusión sobre el hecho de ser o no buenas nuestras visitas.

Dashenech en Omarate

Dashenech en Omarate

Desde que entramos al poblado nos acosaron para que le hiciéramos fotos como si fuera un mercado, cada uno se ofrecía por un precio diferente, hasta hacían descuento por tríos… El guía local que hay que pagar, al igual que pagar por la entrada al poblado (unos 5 € por persona), solo nos acompañó hasta allí y después de una brevísima explicación nos dijo: ya podéis sacar fotos. Le dijimos que queríamos saber algo más y que, en principio no íbamos a hacer fotos. Dijo que no tenía más información porque nadie preguntaba nada, solo iban a sacar fotografías.

Fue penoso… nos dijeron: NO PHOTO, GO. No hubo manera de interactuar con ellos y jugar con los niños, solo decían PHOTO TWO BIRR con gran insistencia. Hablé con el guía y le dije que esto me estaba haciendo sentir fatal, que yo era una persona que quería conocerlos, no solo fotografiarlos y que me dolía que me echasen del pueblo por no interesarles al no dejar más dinero. Todas nos sentimos fatal, fue un bajón muy grande y un desencantamiento.

Finalmente saqué una foto y le di mi cámara al guía y él sacó algunas de nosotros con ellos, pero fue desagradable. Incluso en un momento en el que Laura se puso a hacer una especie de rap con los niños con la frase que no paraban de decir “one photo one birr”, salió una mujer echándonos. Ni un momento de una pequeña risa. Nada, solo éramos dinero.

Creo que con estas visitas estamos cambiando su forma de vida, su carácter, sus tradiciones. Según he podido comprobar, la gran mayoría de los turistas vienen a hacer un reportaje gráfico y nada más, es como hacer un safari fotográfico, pero en vez de animales de personas. En este caso, las personas se adornan para atraer tu atención y se ofrecen, tú tienes que decidir a cuál vas a pagar y fotografiar. Puede que para muchas personas esto sea correcto pero no lo es para mi y mi ética.

Tal vez si las visitas a las tribus fueran de otra manera (didácticas) y no estuviera permitido el pagar por hacer fotos, esto sería diferente y viable. Lo malo es que, como ya dije anteriormente, a la gran mayoría de los turistas es lo único que les interesa, llevarse unas buenas fotos. Sobre este tema he hablado con varias personas y hemos coincidido en que tal como está funcionando, lleva un mal camino. Tal vez deberíamos exigir a los guías locales que nos expliquen más cosas y relajarnos y disfrutar de poder interactuar con ellos olvidándonos de la cámara de fotos. Creo que tenemos que hacer un turismo responsable.

En el poblado de los Dorze hay una gestión diferente. Es el mismo jefe el que te hace la visita y te enseña su estilo de vida, sus curiosas casas y de los alimentos de los que subtisten. Con el dinero recibido han hecho una cooperativa y, por otro lado, les prohiben a los niños pedir dinero. Las fotos de gente sonriente… aquí son gratis, aunque yo casi no saqué ninguna.

Poblado de los Dorze

Poblado de los Dorze

Lo peor es ver lo que pasa con el dinero que les entregamos… Yo pensé que irían destinados a mejorar su calidad de vida (pozos, carretas,…) pero no. En el caso de los Mursi, las mujeres siguen caminando kilómetros eternos en busca del agua mientras que los hombres han abandonado la ganadería y con este dinero fácil se han comprado más armas y, sobre todo, mucho alcohol.

Cuando los visitamos ya íbamos preparadas para lo peor… todo el mundo nos avisaba de su agresividad y de que era mejor visitarlos por la mañana, antes de que estuvieran borrachos. A pesar de ser muy pesados pidiendo (y cogiéndote) las cosas que llevabas encima, no tuvimos momentos desagradables, al contrario, les dimos nuestras cámaras y ellos mismos se hicieron las fotos. La verdad es que hasta fue divertido.

Hombre Mursi

Hombre Mursi

Después de esta experiencia, decidí no ir a la visita al poblado de los Hamer que teníamos prevista para la tarde. En el camping donde estamos hay varios de ellos y vienen al pozo que tenemos al lado a lavarse. He estado con ellos, les he dejado jabón, me han ayudado a sacar agua, hemos lavado la ropa juntos, nos hemos echado unas risas y esto, para mi, es más importante que sacarles unas fotos.

La mejor visita es, sin duda, en los mercados. Allí todos están relajados en su día a día y puedes observar (y si quieres fotografiar) su realidad. Creo que muchas veces nos olvidamos que el objetivo de un viaje no es volver con cientos de fotografías plasmando todo lo vivido…. sino simplemente, vivirlo. Si la gente viajase sin cámara, la realidad sería diferente.

Mercado de Key

Mercado de Key

Más información sobre Etiopía

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

12 comentarios

  1. SALUDOS.

    Estarás de acuerdo conmigo de que esto pasa en África y en muchos lugares turísticos del mundo…. somos dólares con patas ( en nuestro caso euros), esta sensación es muy habitual donde vamos los turistas…
    Quizás los viajeros de verdad, no tanto, cuando prescindimos de los famosos guías ( y sus comisiones) y nos vamos fuera de las rutas.
    Es complejo el tema, algunas veces ayudamos al pagar el precio de la entrada, y otras hacemos daño….

    • Hola! es muy complicado el tema, creo que hay fallos por todos los lados. Pero la actitud de muchos visitantes, viajeros, turistas o como se les quiera llamar, a cambiado a muchos pueblos. En principio no tiene que ser malo, ya que, en muchos casos, como en Laos, hay una mejora de las condiciones de vida (pozos, electricidad,…). Pero si el turista llega al pueblo y lo único que hace es sacar fotos y dar dinero,… malo. Y eso da igual que lo hagas yendo con un guía o por tu cuenta, creo que tenemos que empezar a ser más consecuentes. Como el caso de Etiopía, por suerte, no lo viví en otro sitio. Creo que en este caso la historia a la que ha sido expuesto ha jugado un papel importante en el carácter de sus gentes. Pero ya te digo, esto es muy complicado de gestionar y daría para largas conversaciones!!
      Un saludo!

  2. Soy Peruano, y en muchas comunidades o poblados de nuestro pais, sobretodo en las áreas rurales, las comunidades reciben a los turistas, los alojan, les dan comida, los pasean y al final del paseo hacen una fiesta con sus costumbres donde todos se visten a usanzas de sus costumbres y hacen participar a los turistas, sean estos nacionales o extranjeros.

    Saludos desde el Perú

    • Eso es turismo responsable! Existen varias comunidades que hacen eso y que han podido mejorar sus condiciones de vida manteniendo un respeto por sus costumbres y por el turista. Es un tema delicado, pero creo que tiene que haber agentes de eco-turismo que hagan una buena gestión donde la comunidad se pueda beneficiar y donde el turista no se sienta simplemente dinero…
      Muchas gracias por comentar y aportar tu experiencia!

  3. Que pena que tenga que ser así… que no los puedas ver como son realmente sin que te vean como dinero y nada mas 🙁
    Gracias por compartirnos esta experiencia y sobre todo abrir un poco los ojos a estas cosas “malas” de los viajes.

    • Pues sí, pero es nuestra culpa… Parece ser que la gente lanza el dinero desde el coche al pasar por algunas zonas donde hay niños. Ni siquiera tienen la decencia de pararse a saludarles. ¿Cómo nos van a ver sino? Tenemos lo que hemos cultivado, pero creo que estamos a tiempo de ir cambiando las cosas.
      Ahora me voy a Ghana y voy a una eco-villa, ya os contaré si aquí la relación con los locales es diferente… espero que sí!
      Un abrazo y gracias por comentar :*)

  4. No he estado en Etiopía, pero supongo que será algo parecido a lo que pasa con las mujeres jirafa de Tailandia. Como había leído que la experiencia era algo así (ir + pagar + sacar fotos) no fui. Es una pena!!

    • Bueno, creo que lo de las mujeres jirafa aún es peor. Según he leído, ya se había erradicado la costumbre del uso de los collares, pero vieron que podría ser un recurso económico si atraían a los turistas hasta allí, así que… vuelta otra vez a usar los collares. Yo no fui ni en Tailandia ni en Birmania, me niego a hacer ese tipo de turismo.
      Sobre Etiopía, pues hay algunos poblados que han sabido hacer una buena gestión y poder mejorar los pueblos con ese dinero. Eso mismo lo hay en otros países como Ghana, Laos,… donde tú visitas una “eco-aldea” donde tú participas de las actividades o aprendes su cultura y les ayudas a generar recursos para mejorar la calidad de vida. Eso está bien.
      Es difícil saber cuando está bien o no gestionado. Supongo que habrá que informarse muy bien antes de hacer las visitas.
      Y sí, es una pena. Sobre todo que muchos turistas/viajeros solo les interese llevarse una “exótica” foto.
      Un abrazo!

  5. Pingback: Las fabulosas iglesias excavadas de Lalibela, Etiopía | Viajando. Imágenes y sensaciones

  6. Buenas tardes,

    Antes de nada muchísimas gracias por compartir tu experiencia.
    Este verano es muy probable que haga un voluntariado en Etiopía, en Adis Abeba y quería aprovechar la experiencia para viajar un poco por el país e ir a conocer alguna tribu. Informándome sobre cómo hacerlo he llegado a tu blog y me he llevado una decepción enorme. Al igual que tú, soy el tipo de viajero al que le gusta interactuar con las personas del país al que viaja, compartir experiencias e intercambiar culturas. Esa era mi idea a la hora de ir a visitar una tribu, no a que me vean como un turista al que odian, pero al que sacan dinero igualmente. Estoy atónito, de verdad. ¿No sabes si hay alguna forma de visitar a estas tribus de una forma más constructiva?

    Muchas gracias y un saludo,

    Emilio

    • Hola Emilio!
      Por suerte hay tribus con una mejor gestión del turismo y de los recursos, aunque no son las más “vistosas”, como son los Dorze. El jefe de la tribu es majísimo y han montado una cooperativa textil, no permiten que los niños pidan y trabajan igualmente hombres y mujeres. También han construido unas cabañitas para quedarse a dormir los turistas. Si yo volviese, sin duda sería el sitio al que iría.
      Aunque ya sabes que esto es muy personal… conozco gente que ha ido a los Mursi y demás tribus más pintorescas y no se han llevado decepción porque solo tenían intención de hacer fotos y los precios que piden son irrisorios. Pero esto es cuestión de cada uno. Yo creo que los hemos corrompido con nuestra falta de interés por la cultura y el único enfoque en la cámara. Es nuestra responsabilidad… no la de ellos.

      Verás como la gente da dinero sin fundamento e, incluso, lo tira por la ventanilla. Como, incluso en el norte, te piden que les sponsorices los estudios (algo común allí) y te venderán muchas motos. Supongo que si vas de voluntario sabrás gestionar bien esas situaciones e incluso podrás educar a otros turistas en el buen arte de no dejar huella.

      Bueno, que me enrollo! es que es un tema que me afecta bastante! En un mes voy a Senegal, a ver que me encuentro allí!

      Si tienes más dudas y te puedo ayudar, aquí estoy! Un abrazo!

  7. Pingback: Guía básica para viajar a Etiopía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com