Viviendo con una familia Jainista en la India

El encuentro con la familia india que conocí dos años antes

Pues no tenía reserva de hotel… ni siquiera admitían extranjeros! La verdad es que ni siquiera llegué a entrar porque había dos policías en la entrada que me preguntaron por qué estaba allí… les resultó muy raro quet una extranjera estuviera en esa zona y después de explicarles mis razones fueron a preguntar y fue cuando me dijeron que no les estaba permitido hospedar a extranjeros. Bien!, era la 1 de la mańana y no tenía hotel…

Mi taxista se ofreció a buscarme uno cerca, así que cuando eran casi las 2 pude estar en cama, muerta de sueño. Al cabo de un rato me di cuenta que el hotel estaba pegado a las vías del tren y muy cerca de la estación… bien!
Después de una noche muy mala, me levanté con la idea de cambiar de hotel. Primero tenía que conseguir un cajero para pagar éste y luego buscar otro. Luego ya buscaría a Aruna.

Pues algo que parecía simple se complicó bastente, primero en el cajero, resulta que no admitían ninguna de las tarjetas, pero, como siempre pasa en India, hay solución para todo y un amable técnico que estaba allí me cambió euros por rupis (es domingo y los bancos estaban cerrados, la otra opción era ir hasta el centro y volver). Después me fui a buscar otro hotel por la zona, cosa que resultó complicada pues ninguno estaba autorizado para extranjeros. Aún así pregunté en uno y solicitarón esa autorización, luego tuvieron que llamar para pedir la confirmación y después de un buen rato tuve mi habitación… Cuando volví al primer hotel a pagar tuve jaleo, me querían cobrar más, pero dije que no y no y me marché. Todo esto se resolvió en 2 horas!

Por fin puse rumbo a casa de Aruna, al llegar no había nasie en su casa pero su vecino y casero me ofreció ir a su casa. Flipé! Un piso enorme super moderno! Desde afuera no lo parecía. Me sorprendió la cocina, que sería de unos 40 m2 y la alacena, con cientos de botes ordenados llenos de “cosas” que jamás había visto. Al cabo de un rato apareció Aruna!

Estuvo genial el encuentro con ella y toda su gran familia! Son todos encantadores! El dueño del piso me ofreció una habitación para estos días, no sabía que decir, así que les dije que hablaría con Aruna y luego le diría algo.

De paseo por Chennai con Aruna

De paseo por Chennai con Aruna

Pues resulta que en la casa vive toda la gran familia, diez personas, cada familia en un habitación. No paraba de llegar gente para conocerme, fue simpático pues la mayoría solo hablan tamil y no podíamos comunicarnos, eso sí, la foto conmigo era imprescindible! Luego fuimos a visitar a su cuñada que hacía 10 días había dado a luz y que, según sus costumbres (jainistas), tiene que estar un mes sola en otro sitio con su bebé, ella no puede tocar nada ni a nadie y su alimentación es diferente. La pobre tenía una cara de cansada que daba pena, pero luego me dijo que lo peor era el aburrimiento de estar siempre sola. Su marido los visita por la noche solamente.

Con la madre de la cuñada de Aruna, que cuidaba de su hija mientras estaba en aislamiento por su recién parto

Con la madre de la cuñada de Aruna, que cuidaba de su hija mientras estaba en aislamiento por su recién parto

Luego fui a conocer al padre y hermano de Aruna, de ahi fuimos a cenar al “Domino’s”! Me sorprendió mucho, pero para ellos era una ocasión especial, así que hoy he cenado una rica pizza india. De camino pasamos por mi hotel para recoger mis cosas porque, finalmente, decidieron que durmiese en la habitación del chico que acaba de tener el bebé y que pasa las noches de visita a su mujer.

 

El caos de la ciudad es impresionante...

El caos de la ciudad es impresionante…

En medio de todo esto resulta que están organizando la boda de uno de los hermanos de su marido. Vaya boda! Se celebra durante tres días y están invitadas más de 1.000 personas. Han insistido mucho en que vuelva el 19 de enero, el gran día, hasta se han ofrecido a pagarme el billete! Esta gente es increiblemente maravillosa y amable!
Ya en cama, a la 1 de la mañana, voy a intentar dormir, ha sido un día muy bueno!

Conociendo a la gran familia

Hoy me he levantado muy tarde, necesitaba descansar por fin. Después de tomar algo estuvimos en casa recibiendo más visitas porque con el lío de la boda del hermano tienen mucho que organizar. Por otro lado están los que vienen a conocerme, así que es un no parar!

Momentos familiares

Momentos familiares

A la tarde fuimos a la casa de la madre, quien me hizo unos riquísimos nooddels y un delicioso té. Una mujer muy dulce y amable, como la mayoría de las mujeres que voy conociendo.

Más tarde fuímos hasta la estación a despedir a la futura esposa, quien se iba a terminar de organizar todo allí. Me resultó curioso que Aruna y su marido les llevaban un montón de regalos y comida para el viaje y ellos también tenían un montón de cosas para ellos. El hacerse regalos he visto que es una costumbre muy común aquí.

Ya en casa hemos ido a visitar a los vecinos que querían conocerme, después seguimos con visitas! Tuvimos un buen rato de charla el marido y yo y resultó ser muy divertido, en un principio parecía tan serio… seguimos con las bromas hasta las dos de la mańana, junto con su madre, tía, visitas, niños… y, como no, con dulces riquísimos!

Hoy me lo he pasado genial! Ha sido un día muy completo. A medida que voy conociendo más costumbres de aquí, más me doy cuenta de la imposibilidad de conocerlo todo. Creo que necesitaría al menos 2 años viviendo aquí, con distintas familias, para empezar a entender algo. Un país con más de 50 etnias, 28 religiones y más de 100 idiomas… da para mucho tiempo! Es todo muy intenso… mucho, mucho.

La gran familia se va a Rajastán

Después de haber dormido unas pocas horas y haber estado de charla con la familia y su trasiego de maletas, decido ir a dar un paseo por la zona y visitar el templo jainista que hay cerca. La verdad es que creo que para muchos era la primera vez que veían un occidental… me sentí tal cual alien. Esto me había pasado anteriormente pero nunca con esta magnitud, ya que había mucha gente, tuctuc, motos, ricksaw,… y todos se paraban a mirarme. Hice una visita rápida al templo y volví a casa, me sentía más cómoda allí. Es que entre el caos, el ruído, el calor, suciedad (la que iba justo delante de mi tropezó con una enorme rata, menos mal que le tocó a ella!) y la gente parándose, pues me agoté en poco tiempo la verdad.

La familia de Aruna

La familia de Aruna

Apenas eran las 12 y ya se marchaban a la estación para el tren de las 6 de la tarde. Nosotros iríamos en 3 horas. Luego me enteré que no solo marchaban los suegros de Aruna de viaje, sino que una gran parte de la gran familia. Nada menos que 130 parientes!!! Os imagináis ir de viaje con 130 familiares?

Pues sí, eran muchísimos y todos me querían saludar y todos querían una foto! Ah, me he saltado que para ir a la estación me puse un sari y oye, que se reducieron las miradas un 80%. No me resultó tan incómodo como me parecía y la verdad es que fue divertido ver las caras que pusieron cuando llegué en sari. Solo se que debo estar en el álbum de fotos del móvil de unas 100 personas…

La familia de Aruna

La familia de Aruna

Fueron todos tan cariñosos conmigo, incluso me llevaron un regalo, que cuando marcharon me emocioné toda! Desde las ventanas del tren gritando mi nombre y diciendo “comeback soon!”, en mi vida me pasó tal cosa…

Luego nos fuimos hasta la playa, que como me imaginaba, es lugar de encuentro y ocio de miles de personas, sí, miles, la playa tiene 4 km y estaba llena, pero que muy llena. Nos montamos en un tíovivo que iba a manivela, disparamos a globos con un escopetín, bebimos un rico zumo de caña de azucar con limón y ginger y metí mis pies en el Océano Índico.

En la playa de Chennai, lugar de encuentro de muchas familias

En la playa de Chennai, lugar de encuentro de muchas familias

Ya tocaba retirada… así que volvimos a casa a darme una ducha, comer algo “más” y preparar mi mochila a la que le añadí una almohada, una caja de dulces, 5una caja de galletas y una bolsa de frutos secos que me regalaron, y esto porque me negué a llevarme una caja de bombones, una caja de otras galletas,… y un sin fín de cosas que, si les dejo, hubiesen metido en mi mochila.

Después de abrazos y buenos deseos me metí en un tuctuc en dirección al aeropuerto… mi corto viaje en India se acaba y mañana empieza en Sri Lanka.

Ahora estoy en el aeropuerto, mi vuelo no sale hasta la 1 de a mañana…

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Pingback: Mi año viajero 2014 | Viajando. Imágenes y sensaciones

  2. Pingback: 21 bloggers de viaje te dicen porqué viajar a la India

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com