Diario de un viaje a Myanmar_ Etapa 1. Yangón

Día 1 y 2. Santiago-Madrid-Bangkok-Yangon

Después de un largo viaje con parada en Bangkok y cambio de aeropuerto incluido, llegamos a la antigua capital de Myanmar, Yangon. Al llegar nos esperaba en el aeropuerto un sonriente chico con su falda a cuadros que nos llevó al hotel. Esto resultó muy cómodo ya que estaban llenos la mayoría de hoteles sencillos y solo pensar en llegar cansado y ponerte a buscar, desanima mucho. Además, el pick up es gratuito y resulta que es bastante caro el taxi hasta la ciudad. Vamos, que recomiendo llevar la primera noche reservada de hotel con servicio de recogida en aeropuerto.

Yangon

Calles de Yangon

Yangón (Rangún) es una gran ciudad pero con la sensación de estar en un barrio ya que te encuentras mercados en cada esquina y comida callejera a lo largo de las calles. Los edificios no son muy altos y las calles son anchas. Me resultó una ciudad cómoda y relajada.

En 1841 sufrió un incendio que arrasó la mayor parte de la ciudad y en 1852  la Segunda Guerra Anglobirmana volvió a dañarla bastante. Fue convertida en capital por los británicos en el 1885 dándole éstos su forma actual.

Después de habernos hecho una pequeña idea de la ciudad (que me sorprendió lo limpia que era) en el trayecto al hotel, comimos y descansamos hasta media tarde, que decidimos ir a ver la pagoda más grande y el que viene siendo el lugar más sagrado del país. Después del consabido regateo, llegamos en taxi al increíble recinto en la puesta de sol.  Solo subir por sus escaleras cubiertas te da una idea de lo que te vas a encontrar al final de ellas.

Shwedagon Paya

Shwedagon Paya

Lo primero que me sorprendió fue encontrarme a tanta gente allí, por supuesto que la temperatura nocturna anima mucho, pero resulta que también es un punto de encuentro para muchos jóvenes. Quedan para ir a rezar!

Hay familias, jóvenes y monjes, unos rezando, otros paseando, otros comiendo,… todo en un ambiente muy relajado y envuelto de un color dorado que, como descubrimos al día siguiente, al sol daña la vista! Estuvimos bastante tiempo allí, se respiraba mucha paz y con las velas y la iluminación, es un lugar perfecto para descansar.

El precio de la entrada es de 5$ y puedes entrar durante todo el día y noche (hasta las 22.00h), como nosotros queríamos ver la pagoda de día y de noche, fuimos nada más llegar y al día siguiente volvimos, con lo que pagamos dos veces. No teníamos esta información, así que ya sabéis, podéis ir por la mañana a primera hora y a la noche por el mismo precio, siempre que sea el mismo día.

Yangon

Puestos callejeros de comida en Yangon

Salimos por el este y nos encontramos con una calle llena de puestos de comida, de las cosas mejores de Asia, encontrar comida en cada esquina! Allí empezamos a probar un poco de todo con ayuda de unos jóvenes encantadores que nos echaron un cable con el idioma y explicándonos lo que era cada cosa. La amabilidad de su gente ha sido una de las mejores cosas de este viaje.

Después de callejear sin rumbo y haber comido bastante fritanga, decidimos volver al hotel a tomarnos una buena y suave cerveza y que viene en botella de medio litro. Toca descansar.

Día 3. Yangon

Shwedagon Paya

Shwedagon Paya

Tuvimos que cambiar de hotel a primera hora, pero  éste estaba mejor ubicado y teníamos aire acondicionado por menos precio. Allí compramos el billete de bus hasta Mandalay para el día siguiente y no el nocturno que habíamos pensando en un primer momento.

Así que entusiasmados por la visita de la noche a la pagoda, allá volvimos temprano para volver a pasear tranquilamente entre la gente y poder admirar la cantidad de detalles armoniosos que hay en cada esquina.

Lago Kandawgyi

Lago Kandawgyi

Volvimos a la ciudad dando un paseo por el Lago Kandawgyi y su puente de madera. De allí nos dirigimos al mercado, donde puedes encontrar de todo, todo, me encantó este lugar. De aquí nos fuimos a la Sula Pagoda, que es mucho más pequeña y que claro, ya no nos sorprendió nada.

Después de haber hecho un cambio de dinero en la calle a buen precio seguimos hacia el sur entre edificios coloniales, en su mayoría, abandonados. Allí nos fuimos a un antiguo hotel con wifi donde nos tomamos unas cervecitas y descansamos un rato. Ya de noche nos fuimos caminando hasta el hotel, con calles con mucha vida, sobre todo de comida en la calle. Nos pareció una ciudad segura, en ningún momento sentimos o vimos una situación peligrosa. Ahora toca dormir pronto que mañana se madruga mucho para llegar a Mandalay.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. hola, del taxi nosotros pagamos 6000 K – hasta el centro, mas o menos 1 hora de coche – hasta la pagoda Sule – ….. seria bueno, si te acuerdas de los precios del bus o de los hoteles…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com