Diario de un viaje por Oceanía: Australia, Fiji y Nueva Zelanda

Un mes pasando por Londres, Kuala Lumpur, Australia, Fiji y Nueva Zelanda.

Día 1. Santiago–Londres

Aquí empieza mi aventura por Australia!. Después de un vuelo con retraso, llego a Londres y bajo a la ciudad en coche acompañando a una chica que conocí en el aeropuerto y que tan amablemente me ofreció su coche. La verdad es que fue un poco aventura porque era la primera vez que conducía un coche con el volante a la derecha y el GPS no iba demasiado bien. Estuvo bien, una chica encantadora.

Al llegar me dediqué a callejear dirección al Tate, donde había una exposición de Miró. Luego seguí callejeando hasta la catedral de San Paul, que estaba cerrada. He seguido así toda la tarde, muy relajada y ahora estoy tomándome una buena cerveza en el pub del albergue sentada en un asiento de lo que en su día debió estar en un coche… Está bastante bien la verdad.

Mañana espero ir hasta el British y al medio día subir al aeropuerto para coger el vuelo a Kuala Lumpur.

Día 2. Londres–Kuala Lumpur

Mi vuelo salía a las 5 de la tarde, así que tenía toda la mañana para pasear y proveché para hacer una visita tranquila al British Museum. Es realmente increíble la colección que hay en ese edificio, supongo que a los pocos irán devolviendo algunas obras….

Iba con tiempo de sobra para llegar al aeropuerto y al final llegué justo 2 horas antes. Así que la tarde y noche la pasé en el avión en donde no dormí nada…

Día 3. Kuala Lumpur–Melbourne

Tenía pensado pasar unas 4 horas en Kuala Lumpur, pero se dieron 3 razones importantes para cambiar de opinión y plantearme si ir o no a la ciudad: 1 El vuelo llegó con 1 hora de retraso, 2. Se tarda 1 hora y media en llegar (en autobús, luego me enteré que 1 h en tren) y 3, hay que estar 3 horas antes en el aeropuerto (eso me dijeron allí).

Con este panorama tenía 1 hora para ver la ciudad, o sino, estar 8 horas dentro del aeropuerto, me decidí por coger un bus y subirme a un bus turístico, pero resulta que el recorrido es de 2 horas, así que me metí en un taxi y le dije que me diera un recorrido de una hora.  Me llevó hasta las torres Petronas y después de hacer las fotos de rigor le pedí que me llevara a un templo indio, realmente muy bonito pero al que no entré porque se me iba el tiemmpo… Luego fuimos hasta un templo chino y entre medias pasamos por el barrio hindú y el chino, claro está. Se que solo estuve poco más de una hora, pero la verdad es que no me maravilló demasiado. Solo me quedó la sensación de ser una ciudad de grandes contrastes, tanto culturales como urbanísticos. Al lado de un edificio financiero te puedes encontrar un callejón muy humilde.

De todas formas, creo que bien vale una visita de al menos un día, no este atropello de visita megarápida.

A la vuelta cogí el tren y he de decir que es mucho más cómodo y te ahorras 30 minutos. Por otra parte, eso de estar 3 horas antes, no lo entendí. Desde que bajé del autobús hasta estar en la puerta de embarque pasaron 10 minutos. Así que he malgastado bastante tiempo viendo una puerta en vez de haber callejeado un poco por la ciudad.

Ahora estoy en el avión, y ya es la segunda noche (aunque no se corresponda con la noche española…) que paso sin dormir nada… creo que van a ser unas vacaciones muy cansadas!

Día 4_ Melbourne

Después de una noche de avión sin dormir, aterrizamos a las 8 de la mañana en Melbourne por fin!.  Me fueron a buscar mi prima y mi tía, a la que hacía 23 años que no veía y después de un buen desayuno y una buena ducha, allá nos fuimos a recorrer las calles de la ciudad.

Me resultó curioso ver que es una ciudad casi en su totalidad de oficinas y tiendas ya que la gente vive en casas en las afueras (no será por falta de tierra….). Es una ciudad que combina pequeñas casas de construcciones coloniales con edificios modernos acristalados. Realmente no es muy grande y tiene una gran ventaja: tiene un autobús turístico gratuito así como una línea de tranvía también gratis.
Es una ciudad orientada al shopping y es alucinante la cantidad de tiendas que te encuentras en cada calle y todos los centros comerciales que tiene. Me pareció muy tranquila y con una mezcla cultural y étnica a la que me estoy empezando a acostumbrar por estos lares.  Italianos, españoles, pakistanís, chinos, griegos, hindúes,… menos aborígenes, de todo.

A este respecto me pareció curioso observar que son gente marginal, no los quieren en las ciudades porque la mayoría son borrachos y ladrones. No están bien vistos por los “inmigrantes” y no suelen relacionarse demasiado. Parece ser que tienen leyes que les protegen (por ejemplo, tienen derecho a pensiones más altas) pero viven la mayoría en la zona desértica del país un poco excluidos. Seguiré preguntando a este respecto.

A pesar de que el plan era salir después de cenar (se cena sobre las 5), estaba tan agotada que finalmente me fui a dormir muy temprano. Mañana hay que madrugar para ir a Philip Island.

Día 5_ Phillip Island

Salimos tempranito para allí porque está a 3 horas de Melbourne. Es un espacio natural protegido y muy bien preparado para las visitas. Accedes a través de un puente y desde ella puedes acceder a otras pequeñas islitas que tiene muy cerca.
Visitamos primero el centro donde están los koalas a los que ves un poco lejos durmiendo en lo alto de lo eucaliptos. La verdad es que tienen una apariencia muy tierna… Había también un montón de razas diferentes de aves super coloristas.  También podías observar “wanabis” que son muy parecidos a los canguros pero más pequeños.

La isla tiene un montón de rincones para perderte y caminar, puedes pasar todo el día muy entretenido admirando el paisaje tan agreste que tiene la cantidad de animales.  Teníamos que esperar a las 6 de la tarde para poder ver a los pingüinitos que cada noche lleguen a una playa a sus nidos. Es un espectáculo precioso! Hay una especie de mirador desde donde los puedes ver desfilar y son tan bonitos y tiernos al verlos tan torpes al caminar que te dan ganas de llevarte uno!.  El desfile dura sobre 50 minutos y está muy contralado todo, no puedes sacar fotos ni hacer vídeos, así que las imágenes solo las grabas en tu memoria. A mí me gustó muchísimo.

A la noche fui a la casa de mi otros tíos de aquí, a los que también hace veintitantos que no veo y a conocer a mis primos por fin. Mañana me llevarán hasta los Doce Apóstoles.

Día 6_ Great Ocean Road y Doce apóstoles

Los Doce apóstoles están a poco más de 3 horas de Melbourne y puedes llegar por el interior y volver por la costa, por la GOR. El paisaje por el interior es increíble, bosques enormes de eucaliptos y prados con centenares de vacas pastando.
De los doce apóstoles (monolitos que el mar ha ido desgastando) solo quedan 8, los demás han ido cayendo con los años. El paisaje es precioso y te hace sentir muy pequeñita. Tiene una zona de calas donde puedes ver cuevas con estalagtitas, cosa que me resultó muy curiosa pues no sabía que en unas condiciones tan duras se pudiesen formar (a no ser que se hayan formado antes de que se cayera una parte de la costa y las dejara a descubierto).

Al final mi prima y yo nos animamos a hacer un pequeño vuelo en helicóptero donde las vistas son maravillosas. Vale la pena y lo recomiendo mucho hacerlo.

La vuelta la hicimos por la carretera que va por la costa y por donde se tarda casi 4 horas. La vista es muy bonita porque vas pasando por zonas de acantilados y playas, lo malo es que som todo curvas, muchas, muchas curvas.

De regreso paramos en un faro, tanto para ver las vistas tan bonitas, como para respirar y estirar las piernas. Es un viaje un poco cansado pero que merece la pena. Lo ideal es hacerlo en 2 días, porque son muchas horas de coche.

Día 7_ Melbourne-Alice Spring

Hoy cogí el cuarto avión de este viaje y el tercero que sale con retraso!  Llegué a media mañana a Alice Spring y aproveché para dar una vuelta pronto para acostarme temprano. Realmente este pueblo no tiene nada que ver, es muy feo. Conocí a una chica japonesa con la que comparto habitación y con la que coincidiré de tour mañana. Ella también viaja sola y nos fuimos las dos a dar el paseo buscando una galería de arte y el museo de los reptiles. Finalmente no encontramos el primero y no nos dio tiempo a entrar en el segundo, solo fue callejear y darme cuenta que aquí sí que hay aborígenes, es más, creo que forman parte de más del 50% de la población. Contrariamente a lo que me habían dicho, sí que se veía mezcla de razas y parejas mixtas, tal vez no fue lo más visto, pero sí que parece que conviven bien.

Como este pueblo no tiene nada más que ver, me he venido al hostel para descansar e irme a dormir pronto porque llevo días sin dormir, no me da cambiado el horario! Hoy me desperté a las 2 de la mañana de aquí… y así todos los días…
Mañana hay que levantarse a las 5.30 para salir al desierto donde estaré hasta el domingo incomunicada… Ya os contaré la experiencia!

Días 8-9-10_ Ayers Rock, Olgas, King Cannyon

Y empieza la aventura!  contraté un tour de 3 días y dos noches en la zona de Ayers Rock (Uluru), un auténtico desierto sin arena!.

Salimos a las 6 de la mañana en dirección Ayers Rock, que está a 332 km de Alice Spring y después de varias paradas llegamos al mediodía al campamento donde comimos (la comida la hacíamos entre todos, al igual que fregar y recoger) y salimos direccións The Olgas, tras haber visto desde lejos el Uluru, que es impresionante). Allí hicimos una caminata de casi dos horas y la verdad es que es tan bonito como el Uluru, es diferente, ya que son varias formaciones, pero también es muy bonito. Nos fuimos al mirador del Uluru  para ver la puesta de sol (junto con unas cuantas decenas de personas más) y superó mis expectativas, precioso!. Al anochecer volvimos al campamento para hacer la cena que consistió en una barbacoa de carne de camello, canguro y otra que no recuerdo el nombre (por suerte había otra comida para mí!). Mi sorpresa fue cuando nos dijeron que no había tienda de campaña y que dormiríamos al aire libre… Hacía muchísimo frío y dingos, serpientes,… y demás fauna local. En fin, que me metí dentro del saco (incluída cabeza) y dormí tan ricamente.

Al día siguiente vuelta a madrugar, a las 5.30 era el desayuno y había que recoger todo antes de las 6 para poder ir a ver la salida del sol al Ulurú. Tal vez no fue tan impresionante como el atardecer, pero lo mejor fue la caminata al rededor (9 km). Eso sí que me hizo sentir muy pequeñita al lado de tal magnitud de roca. Lo malo es que hacía mucho frío y tardé en entrar en calor, pero por lo demás, genial. Volvimos al campamento para comer y partir hacia King Canyon, que estaba a 5 horas de autobús.  El paisaje, a pesar siempre el mismo, resultaba relajante, eran kilómetros y kilómetros de tierra roja con unos pocos arbustos, pero era bonito.

Llegamos casi de noche a King Canyon, donde teníamos el campamento bastante lejos y después de kilómetros de camino de tierra. En esta ocasión no temía a las serpientes, sino a las decenas de ratones que había allí. Se paseaban como si nada, sin miedo. También se acercó un dingo a olfatearnos y en ese punto me planteé dormir encima de una mesa que había… o dentro del autobús, pero finalmente me volví a meter toda yo dentro del saco y una vez bien cerrado me quedé dormida.

Para no variar, nos levantamos a las 5.30 para ir hasta King Canyon y hacer una ruta de 3 horas. Esa noche hizo menos frío y la mañana fue más llevadera. No había visto muchas imágenes de estos cañones y me llevé una grata sorpresa al llegar, son preciosos y tienen una vegetación muy curiosa. Una vez acabado la ruta y después de varias explicaciones de nuestra guía, fuimos a comer para coger rumbo de nuevo a Alice Spring, que llevaría unas 6 horas.

Quiero hacer un apunto sobre este tour, lo hice con Adventure Tours y es el básico, me salió por 350$ y resulta ser exactamente igual que el que ofertan por 530$. Conocí a una cicha española que estaba haciendo el segundo y con la que me iba encontrando en todas las paradas y resulta que todo fue igual, incluso dormir afuera y hacerse la comida. No se donde puede estar  la diferencia de esos 200 $, pero realmente no la hay.

El sábado todavía estaba pendiente de si la compañía Tiger volaba o no, ya que habían dicho que a partir del 1 de agosto volvían, luego que si el 4 y finalmente mi prima me dijo que nada, que no había vuelo. Tuve que pagar 399 $ por volar desde Alice Spring hasta Cairns (con la otra Tiger y reservando con tiempo, fueron 160 $. Este fue el percance de estos días, junto con  que me había dejado la bolsa de cargador , adaptador y frontal en Melbourne, junto con otras cosas que iba a recoger en el supuesto vuelo con Tiger (volaba vía Melbourne y me pasaba allí 8 horas). Así que hice mis 3 días de acampada pidiendo luz, cargadores y demás… El otro pequeño incidente fue que el cable cargador del ordenador se rompió, y este fue el que había comprado en Melbourne porque el mío me lo debí de dejar en Londres… vamos, un desastriño.

Día 11_ Alice Spring-Cairns

Después del cambio de avión tengo una nueva escala en Ayers Rock, dándome la oportunidad de ver el Ulurlu y las Olgas desde el aire, algo realmente precioso.

Llegué a la tarde a Cairns y me fui a dar un paseo por el pueblo y a buscar el cable cargador para mi ordenador, sin éxito. La ciudad es absolutamente turística y está  enfocada sobre todo a jóvenes de 20 años, por lo que a veces me sentí un poco fuera de lugar… Tiene unos pocos edificios coloniales pero el resto son edificios nuevos dedicados a hoteles y muchos restaurantes internacionales.

Tiene un paseo marítimo muy bonito con  piscina pública  y zona de ejercicios, es agradable pasear por él, te olvidas un poco de lo que hay en la calle paralela. Lo malo es que la playa que tienen es solo para ver… no te puedes bañar ya que hay cocodrilos.

Esta ciudad la tenía como base para moverme para hacer esnorkel e ir a Kuranda, que era lo que iba a hacer al día siguiente. El hostel estaba bastante bien y los encargados eran bastante agradables, ayudándome con las reservas de snorkel y autobús a Towsville.

Día 12_ Parque Nacional de Kuranda

Después de muchas dudas compré el pack completo para ir a Kuranda: ida en tren, entrada en el santuario de mariposas, centro de koalas y vuelta en skyrail por 174$! Tanto las entradas al santuario y a los koalas, como la vuelta en skyrail no lo volvería a hacer…

El tren es muy bonito y el recorrido también, es un viaje interesante que dura una hora y media. Al llegar allí quedé alucinada al comprobar que el parque en sí es una calle llena de tiendas de sourvenirs y restaurantes, me dio un bajón enorme…. La visita al santuario estuvo bien, pero vamos, un sitio muy pequeñito, demasiado caro para lo que era. Con respecto al centro de koalas, pues solo vi uno, que fue el que tenían para sacarte la foto, luego tenían walabis y algunos reptiles y cocodrilos, vamos, otro timo. Lo mejor fue la ruta de unos 3 km que hay hasta el río, eso sí que es bonito. En realidad casi nadie la hace, por lo que estuvo sola casi todo el rato y aunque esté muy preparado (hay un camino de madera) es precioso porque vas paseando dentro de una selva tropical.

A la vuelta cogí el skyrail que tenía pagado y bueno, en fin, lo mejor son las paradas que hace, ya que ves algunas cascadas muy bonitas, pero demasiado caro para lo que ofrece. Al finalizar el recorrido te llevan en bus a tu hotel. Creo que es mejor la opción de volver en autobús desde arriba, hacer solo la ida en tren y nada más, pero bueno, esta fue la novatada. Quedé contenta fue del paseo, fue una hora caminando entre árboles y plantas que nunca había visto, eso mereció la pena la visita.

De vuelta a Cairns fui a caminar por el paseo con la chica con la que compartía habitación, una joven alemana encantadora. Nos fuimos a cenar gratis a un pub con un ticket que nos habían dado en el albergue. Mañana toca arrecife…

Día 13_Gran Barrera de Coral

Esto sí que fue alucinante! Tardamos 2 horas en llegar pero si hizo ameno, sobre todo porque pudimos ver ballenas! Una de ellas pasó por debajo del barco y la verdad es solo se ve un poquito, pero es bonito igual.

En cuanto me acerqué al arrecife toda equipada con neopreno y equipo de snorkel, flipé, era como estar viendo una película en 3D! Peces de todos los colores imaginables, corales enormes, en fin, super emocionante!! Estuvimos en dos zonas y las dos eran increíbles, toda una experiencia para mí. De las cosas mejores del viaje hasta ahora!

A la vuelta, otro paseíto por la ciudad y a preparar la mochila que mañana toca autobús hasta Townsville. Aquí tuve que hacer un cambio de planes, ya que la primera idea era ir hasta Mission Beach y luego hasta Townsville, pero entre un autobús y otro solo tenía una hora para estar allí y desde donde te deja el bus hay 20 minutos hasta la playa. Así que nada, directos a Townsville con un recorrido de 6 horas.

Día 14_Cairns-Townsville

Es un trayecto de unos 345 km que llevó 6 horas y puedo decir que el paisaje no cambió en todo el camino! Es increíble lo grande que es todo aquí…

Resulta que mi albergue estaba bastante lejos del centro, pero es que viendo estos mapas… parecía céntrico, lo bueno es que es muy bonito, es una casa enorme con salones y piscina. Después de dejar mi mochila fui a dar un paseo por el pueblo, y bueno, pues es pequeño, como todos los que he visto. Me explico, son enormes porque tienen muchas urbanizaciones y luego el centro es una zona pequeña con edificios y donde están los bancos y tiendas, lo demás, casas, casas y más casas. Este pueblo tiene bastantes casas coloniales y no es tan turístico, no hay mucho que ver, salvo el parque y la playa, pero es relajante. Tal vez tenía que haber ido a dormir a Phillip Island, que es el destino a visitar…

Esta noche noté que me faltaba algo al prepara mi mochila para el día siguiente: mi chaqueta! me la he dejado en el autobús! Vaya viajecito de pequeños incidentes! dos cables del ordenador, los cargadores, linterna y adaptadores… en fin, nos lo tomaremos con calma. Para mañana tengo previsto que venga un taxi a buscarme a primera hora para coger el primer ferri para la isla y dejar mi mochila en el puerto. Tengo mi vuelo para Sydney a las 3 de la tarde, así que tengo una mañana para conocer la isla.

Día 15_Plillip Island–Sydney

Hoy ha sido un día raro… la verdad es que no empezó muy bien… Tras anoche darme cuenta de que había perdido mi chaqueta, me dio un pequeño bajón, ya que necesitaba una para ir a Nueva Zelanda y tal y como tenía los horarios estaba muy complicado tener tiempo para comprar una. Así que bueno, con algo de bajón me fui a esperar al taxi y al sentarme en la acera mi pantalón se rompió… en fin, al llegar al puerto ya me cambiaría… otro pequeño incidente.  Tenía que dejar la mochila en una taquilla, pero es de estas que solo puedes abrir una vez… y resulta que me había olvidado de dejar el ordenador y unas cuantas cosas de peso más… así que toda cargada me voy a esperar al primer ferry a la puerta que me había dicho la chica sin fijarme que la puerta de justo al lado estaba a punto de cerrar y fue cuando se me dio por preguntar si ese era el ferry, y sí, lo era. Corrí y le pedí por favor al capitán… pero nada, solo un “sorry madan”, así que tuve que esperar 45 minutos al siguiente.

Con este panorama de pequeños incidentes que se sumaban a los días anteriores, ya tenía miedo de alejarme mucho e inluso de hacer una ruta, ya temía lo peor!. Aún así no me desanimé y me “arriesgúé” a hacer la ruta que atraviesa la isla hasta la playa de la herradura. En la ruta no me encontré con nadie y puedo decir que no es nada del otro mundo, el tipo de bosque es pino con matorral, vamos, algo bastante común en mi zona. Es una isla tranquila, con calas bonitas y un turismo algo más maduro. Antes de lo previsto, regresé al ferry, por si acaso lo volvía a perder y decidí irme cuanto antes al aeropuerto, por si acaso…

Tanto la ciudad como la isla son lugares tranquilos, bonitos, pero nada destacables. Tal vez están bien para descansar del turismo y estar tranquilos unos días.

Para no variar, el vuelo salió con retraso, así que estuve unas 3 horas en un pequeño aeropuerto sin libros y sin ordenador… Menos mal que tenía el móvil con juegos… aunque no podía abusar ya que no podía quedarme sin batería (no tenía el cargador conmigo)…

Al llegar al aeropuerto cogí el tren para Katoomba, un pueblo en el parque nacional Blue Mountain, donde me estaban esperando mis primos para pasar el fin de semana. Ellos ya me traían los libros, cargadores, adaptadores…. y me sorprendieron al alquilar una casa muy bonita donde tenía una habitación entera para mí!!!

Día 16_Blue Mountain National Park

Hoy ha sido un día completísimo. Después de haber descansado 10 horas nos fuimos a comenzar nuestro recorrido por el parque. La verdad es que no me imaginé que el parque era tan grande, como todo aquí, es enorme! La mayor parte de árboles son eucaliptos y es por eso que tiene un aspecto “azulado”, pero también hay pinos y otras especies desconocidas para mí y muchos helechos, enormes, eso sí, pero creo que eran helechos.

Hay varias rutas para hacer a pié a parte de que puedas recorrer en coche a los puntos clave, puedes estar 2 días haciendo rutas cortas en diferentes sitios.  Son muy bonitas las vistas desde cualquier punto, te hace sentir muy pequeñita ver este paisaje tan brutal.

Después de varios pequeños recorridos nos fuimos a adentrarnos con el skyrail. Está bastante bien porque puedes ver puntos inaccesibles de otra manera, incluida una cascada bastante alta pero que en esta época del año llevaba poca agua.
Hay que recordar que estamos en pleno invierno y aunque no son nuestros inviernos, a esta altura (sobre 1.200) sí que se siente bastante frío y es necesario ir abrigado.

Cuando volvíamos para dar un paseo por el pueblo vio mi primo una tienda de deportes donde me pude comprar mi chaqueta para ir NZ y a buen precio! increíble, esperaba comprarla en Sydney al doble de precio, pero hubo suerte!. Y para completarlo preguntamos en una tienda de electrodomésticos por mi cable y dijeron que no lo tenían, pero que podían arreglarlo!. Increíble que en dos ciudades como Cairns y Townsville no lo consiguiera y aquí, en un pueblo de montaña sí!. Así que ya vuelvo a estar con todo mi equipo completo! BIEN!
Al anochecer nos fuimos a nuestra calentita casa a cenar, ver fotos y descansar. He de decir que mis primos me están tratando como una reina!  Lo han organizado todo ellos, yo solo me he dejado llevar y esto, de vez en cuando, sienta muy bien! Son encantadores.

Día 17_Sydney

Por la mañana temprano salimos para Sydney y lo primero que me sorprendió fue la cantidad de tráfico que había para ser un domingo. Parece ser que aquí abren los comercios en domingo y al hacer buen tiempo, pues entre turistas y residentes, pues estaban todos en la calle.

No tenía muchas expectativas sobre la ciudad ya que siempre leí y escuché que hay poco más del Opera House, pero no, hay mucho más, hay edificios preciosos por todos lados, es una ciudad muy ecléptica, muy viva, me gustó mucho. Empezamos por ir a Nely (?), al norte y que tiene una de las mejores playas de la zona y que estaba repleta de surfistas, después de comer fuimos al Opera House y que me resultó más pequeño de lo que me imaginaba. Lo que si me impresionó fue el puente, es enorme!. Hicimos un paseo en ferry por la bahía y donde se pueden ver enormes casas coloniales y una zona que intuyo de mucho dinero. El paseo está muy bien para hacerte una idea general de la ciudad, tiene edificios modernos muy chulos y hace un contraste bonito. Luego fuimos a ver la ciudad desde lo alto, desde la torre y vimos el atardecer, muy bonito la verdad. Es caro pero las vistas son preciosas.

Yo creo que sí que merece la pena estar un día más fuera del circuito turístico, tiene rincones bonitos y una mezcla increíble de nacionalidades.

Después de haber cenado muchísimo… nos fuimos al hotel-apartamento que mis primos habían reservado, estaba genial y encima, céntrico. Esta ha sido mi última noche en Australia en este viaje… El día ha estado genial para un buen final de viaje!
Gracias Tina, gracias Mark.

Día 18_Sydney-Nadi (Fiji)

Tenía el vuelo para las 9 de la mañana, pero una vez más el vuelo se ha retrasado, esta vez han sido al final 4 horas. Nunca tuve tantos retrasos juntos!

Ahora estoy en el avión, aprovechando para escribir el diario desde que llegué a Cairns y estuve sin ordenador.  A lo tonto se han ido ya 3 horas de vuelo, que por cierto, está lleno de niños, pero debe de haber más de 50. Me temo que las islas Fijis es un destino muy familiar.

Con el cambio de hora de llegada no sé que va a pasar con el taxista que me estaba esperando para llevarme a casa de Fi y Api´s, una pareja que me van a acoger en su casa, al menos, esta noche, o bueno, eso espero…

Pues sí, finalmente el taxista que me llevaría a casa de Fi y Api´s estaba esperándome! Y menos mal, porque me habían encargado comprar dos botellas de ron y como no los localizara ya me veía vendiéndoselas a un taxista…

La casa está en un pueblecito llamado Viseisei que es realmente humilde. Fueron muy acogedores y amables conmigo y resulta que ella es “agente de viajes”… Si ya me parecía a mí extraño que fueran couch surfing… en su página tenían más de 400 referencias y por eso me animé a ir junto de ellos. Que conste que al margen de que te venda el tour, me gustó mucho la convivencia. Lo malo, pues aunque no tenía ningún plan previsto para estos días porque ellos me dijeron que ya me ayudarían con ello (ahora lo entiendo mejor…) sí que pensaba ir a un parque nacional, visitar el templo de Nadi y hacer algún crucero por las islas Mamanuca. Bueno, pues me dejé convencer y he aceptado irme 4 días/3 noches a la isla de Mana, según parece la más económica y menos turística.

Ha empezado a llover a cántaros y empieza a hacer frío. En la casa cada uno busca un espacio en el suelo, aunque yo tengo cama…

Día 19_Nadi-Mana

A primera hora toméun autobús hacia el aeropuerto donde me irían a buscar para coger el barco que me llevaría a la isla de Mana. Me había imaginado un barco pero era más bien una barca donde nos metieron a 18 personas casi que a presión. Todo salió con retraso, pero como dicen ellos “Fiji time”.

No suelo ser miedosa pero tengo que reconocer que en el trayecto de la barca que duró más de una hora iba acojonada, pero mucho (y no era la única). Me pareció una temeridad y encima a  la velocidad a la que iba con el mar picado… tenía una pelota en el estómago. Lo peor es pensar que tengo que hacer el trayecto de vuelta de la misma manera….

Mientras estaba esperando al barco me puse a buscar en la guía Lonely la referencia al hostel al que iba a ir (que me había reservado Fi), bueno, pues lo ponían como el peor de la isla. Bien.

Cuando por fin tomamos tierra en la playa, me estaba esperando una mujer encantadora, que era la dueña del hostel. A medida que iba viendo los otros hosteles me pregutanba como podía ser peor el mío…. En fín, lo podemos resumir en que es muy básico, es limpio, pero vamos, no tiene nada de nada. Todos los demás (3 más y un Resort) tienen tumbonas, hamacas, bares, mesas,… el mío es tal cuál una casa sin absolutamente nada.

Al llegar también entendí el tema de las comidas, que venían incluídas en el precio, pues claro, es que no hay sitio donde comer salvo los hostels. Había sacado poco dinero pensando en pagar con tarjeta… je, os aseguro que no tenía ni idea a donde venía. Esta es una isla pequeña que, efectivamente, no es turística. Está dividida en dos (literalmente) y no se llevan bien los unos (los del resort) con los del pueblo que tiene los hosteles (el mío). El pueblo son unas pocas casas con una escuela y todavía no sé de que viven. El caso es que se acercan veleros a “vernos”. En fin, que el pueblo está muy bien, aquí vives entre los locales todo el tiempo, lo que es una lástima es no estar en uno de los otros albergues.

Ahora estoy en uno de esos otros en una terraza bebiendo un FruBu (bebida de mango) y me estoy planteando volver a cambiar los planes y marcharme un día antes. No hace buen tiempo y no me imagino estar tres días enteros sin hacer nada. Más tarde veré si ya hay conexión a internet y busco donde quedarme en Nadi el viernes, ya que el jueves quedaré en casa de Fi y Api, donde también tengo que ir a recoger algunas cosas que dejé que no iba a necesitar aquí.

Día 20_Mana

Hoy ha sido un día buenísimo! Me ha cambiado por completo la imagen que tenía de la isla. Resulta que me fui de “expedición”  con 3 chicas (una española, una argentina y una canadiense) y descubrimos que en realidad casi toda la isla es un grandísimo Resort que ocupa el 80% de la isla y da a las dos grandes playas (en el este uno y otra en el oeste). Pues nosotros estamos en una esquinita y es el original pueblo de Mana, el Resort es de un grupo japonés que se lo tienen montado muy bien, es como un poblado ero “a lo bien”, con casitas con tejados de paja y todos monos, con supermercado, lavandería, en fin, qued amos alucinadas! Tuvimos que ser muy discretas ya que está prohibida la entrada a los no residentes, pero allá fuimos a comernos un helado y sentarnos en unas tumbonas en su playa, que es más tranquila que la nuestra.

Esta mañana había pensado adelantar el regreso a Nadi y después de pasarme la mañana en la terraza del albergue de al lado tan ricamente, el paseo alrededor de la isla con este descubrimiento y el pronóstico del cambio del tiempo, decidí quedarme el tiempo  acordado.

Y lo mejor pasó a la noche, después de una muy triste exhibición de danzas (un bailarín y 9 espectadores), conecté mi teléfono al radiocasette y pusimos música española… bueno, esto se empezó a animar y pusimos salsa porque resulta que dos de los chicos eslovacos que están aquí  son profesores de salsa! Así que la gente de los albergues de al lado acabaron en este, nuestro cutre albergue, bebiendo y bailando hasta las 2 de  la mañana. Fue divertidísimo y a la vez  surrealista pensar que estaba en una isla perdida de Fiji bailando salsa con un chico eslovaco. En fin, que nos lo pasamos genial.

Día 21_Mana

Me está gustando esta isla. Es realmente muy pequeña pero ahora con sol y sabiendo que hay al otro lado una playa preciosa al que no le da el viento, ya me siento más en “Fiji”…

Esta mañana fuimos a la escuela y allí estaban los niños y niñas jugando al fútbol mientras las madres preparaban un almuerzo que comen todos allí. Después de animar a uno de los equipos y hacer unas cuentas fotos, nos volvimos a comer nuestro almuerzo, que bueno, va mejorando por momentos la comida de nuestro hostel. Luego ya nos fuimos a la playa “de los ricos” para por fin tomar el sol en Fiji! Fue simpático porque había una pareja japonesa sacándose fotos, ella vestida de novia y el de bermudas hawaianas (estaban ellos dos solos…) y luego a una chica, también japonesa, le estuvieron grabando un vídeo de lo más ñoño. En fin, que da para reirse un poco. Luego nos fuimos a la Sunset Beach a ver la puesta de sol y donde nos encontramos con el resto de los del hostel. La ve rdad es que son todos muy majos, son muy jóvenes, la media son los 21 años, pero son encantadores.

Desde que llegué aquí no he hablado casi nada en inglés, estoy todo el día con Jimena, argentina, Sory, española y hoy llegó Sonia, francesa de madre española, así que hemos hecho un grupo de chicas en español. Aunque mi intención era aprender inglés… estos días me estoy relajando del todo.

Día 22_Mana-Nadi

Me gusta estar en el pueblo y estar escribiendo, como ahora, a 3 metros de la playa, viendo las palmeras, las barquitas, a la gente pasar, sí, tiene su encanto. En dos horas vendrá la barca para llevarme hasta Nadi. Finalmente decidí ir a dormir a un albergue en vez de a casa de Fi, así ya estoy en el centro para poder visitar el templo y hacer algunas compras.

Supongo que las sensaciones que te puedes llevar de Fiji son muy distintas dependiendo de donde hayas estado y a quienes hayas conocido. Yo no cambiaría esta experiencia por la estancia en un Resort apartado de la realidad (aún teniendo agua caliente! ).

Ya estoy en Nadi, después de una gran despedida de todos los chicos y chicas del albergue, la verdad es que fue emotivo, hicimos un bonito grupo.  Finalmente pasé por casa de Fi (la couch surifing) a despedirme,recoger mis cosas y darme una vuelta por el pueblo para ir a dormir a un hostel en la ciudad.

Esto es muy pequeño pero y hay una gran mayoría de población de origen indio, de hecho tienen el templo más grande de Fiji al que fui hace un par de horas y fue genial. Compré un plato de comida (dos plátanos y un coco) para la ofrenda… e hice el rito hindi de ofrecer la comida acompañada de un monje, fue muy bonito y relajante. Esto está siendo una introducción de mi próximo viaje a la India. Me ha gustado pasar la tarde aquí y por cierto, las mujeres indias son super sonrientes y amistosas.

Ahora ya estoy en el hostel para descansar y preparar las cosas para mañana, que tengo el avión a las 14.20 para ir a Christchurch. Voy a hacer un cambio radical de temperatura!!

Día 23_Nadi-Christchurch

Después de una noche movida en el Night Club de al lado que estuvo abierto hasta las 6 de la mañana… me fui a dar el último paseo por el pueblo y a comprar algún regalito. No es nada turístico, salvo unas pocas tiendas, es un pueblo con mayoría (creo) de origen indio y con todo tipo de tiendas. Lo bueno es lo sonrientes que son en general, sobre todo las mujeres, cada vez que cruzas las miradas, sonríen. Esto me anima mucho más a mi próximo viaje a la India!

Un dato, para ir al aeropuerto un taxi te puedo costar entre 10 y 15 $ sin embargo el bus dirección Lautaka cuesta 1$ y te deja a las puertas del aeropuerto y que como es muy pequeño, pues en 5 minutos estás en el edificio de salidas.

Me hizo mucha ilusión encontrarme en el bus con Rose, una de las chicas que trabajan en el albergue de Mana. Estaba de días de descanso (trabaja 3 semanas y descansa 3 días…). Luego, en el aeropuerto, me encontré con Sory y su chico, que siguen su largo viaje dirección a Auckland.

Ahora estoy en el avión y tengo que decir que hacía tiempo que no tenía tantos lujos! ni Quantas! Tuve suerte y estoy en los primeros asientos que son una especie de primera clase y tengo muchísimo espacio para moverme! pelis en español, juegos, champang, vino… en fin, que va a ser muy duro volver en Air Asia…

Pasaré solo esta noche en Chrishtchurch ya que mañana espero coger el primer bus para el Parque Nacional Monte Cook. De las 27 montañas en NZ de más de 3050 m, 22 están en este parque, creo que va a ser alucinante!!!

Día 24_Christchurch-Monte Cook

Que paisaje!!!!  He salido temprano de la ciudad y las vistas todo el tiempo han sido espectaculares! Seguimos paralelos a una cordillera de montañas nevadas, de prados con miles de ovejas y cuando luego ya el autobús giró para empezar a subir… fue lo más! Que lagos! Lo sabía! me voy a enamorar de este país! Encima justo hoy a cambiado el tiempo y hace sol!!

El viaje en autobús fue cómodo y agradable, con paraditas y con un conductor que nos iba contando cosas de cada sitio por el que pasábamos. Llegamos al mediodía y enseguida dejé las cosas en el albergue (que por cierto, está genial, de los típicos de alta montaña) y me fui a hacer una pequeña ruta de poco más de 2 horas. Alucinante! caminar con el Monte Cook de frente por medio de la nieve, ha sido increíble. Pensar que ayer por la mañana estaba en la playa y ahora estoy rodeada de nieve es genial, me encanta este cambio de escenario!

Me he retirado pronto al albergue porque es de noche enseguida, aproveché para poner una lavadora y leer la guía.

Por cierto, sobre el traslado, he comprado el pase Hamo Adventure de Intercity por $249 e incluye los viajes hasta Milford Sound, vuelta incluida a Queenstown (puedes hacer el recorrido completo ida y vuelta). Comprando por separado sale mucho más caro. Sin embargo los billetes que necesito para ir desde Queenstown hasta Franz Josef y luego hasta Greymouth sale al mismo precio que el el pase que tienen, si solo haces la ida.  Hay que hacer la reserva de cada itinerario que a mí me hizo la chica de la oficina de Christhchurch pero parece que se puede hacer por internet.

Día 25_Mt Cook-Queenstown

Que sitio tan bonito este! Después de haber dormido 10 horas en una buena cama arropada con un buen nórdico, me fui a hacer una ruta de 2 horas, un poquito dura, pero con unas vistas preciosas. Me gustaría haber ido al Lago Tasmania, pero está cerrado por la nieve… una excusa para volver!

Al mediodía cogí el autobús a Queenstown pasando por lagos, montañas nevadas, rebaños de ovejas, viñedos, ríos… en fin, un paseo interesante. Queenstown es una ciudad a pie de un enorme lago que está repleto de tiendas de deportes, restaurantes y agencias de multiaventura. Es una ciudad que ofrece muchísimas actividades, desde esquí a un paseo en helicóptero, y luego todo tipo de restaurantes y cervecerías… todo pensado para el tiempo libre. Y a pesar de todo esto, es una ciudad agradable! Mañana temprano ya me voy hacia Milford Sound….

Día 26_Queenstown-Milford Sound

Después de un madrugón (otra vez…) cogí el autobús que me traería a Milford Sound. Solamente el recorrido hasta aquí ya merece la pena! Son 5 horas de bus con varias paradas pero parecen menos porque es como estar viendo una película… altas montañas con las cumbres nevadas, tal cual de paisaje de película.
La carretera va por zonas de riesgo de avalancha y la verdad es que miras para arriba y flipas… la pendiente es increíble, hay un desnivel altísimo y una se siente muy muy pequeñita ante esta inmensidad… Preciosísimo!

Lo malo es que aquí solo tienes 3 cosas para hacer: tour en helicóptero, kayak o crucero. Fuera de esto solo puedes descansar… las rutas de senderismo están cerradas por la nieve así que me he ido al albergue, muy acogedor y bonito, y me he dado una buena ducha caliente ya que aquí la temperatura es muy muy baja y hace mucho frio… Hoy toca relax.

Para mañana tengo reservado un crucero, espero que nos acompañe el tiempo, aunque al estar todo nevado habrá poca agua en los saltos. Hay que volver en primavera!

Lo que es increíble es la cantidad de bichos (no son mosquitos, pero se le parecen) que hay con este frío y que pican mucho, mucho…  hoy me voy a ir a dormir pronto.

Día 27_Millford Sound-Queenstown

Y amaneció lloviendo…. y no paró de llover… Eso fue lo que me había dicho la chica de recepción y que era mejor así para ir a ver los fiordos. Le hice caso. No se como sería de otro modo, pero a pesar de la intensa lluvia y neblina, fue alucinante. Mis primeros fiordos! Dicen que lloviendo es más bonito porque hay más agua por todos lados, lo que no me puedo imaginar esto en primavera, con el deshilo, las cataratas tienen que ser espectaculares con mucha agua. Me temo que las fotos no van a reflejar la grandeza de lo que vi, pero os podréis hacer una idea. Como siempre en NZ, te sientes siempre muy pequeñito.

Después del paseo en barco de 2 horas me tocó otra vez autobús, otra vez 5 horas hasta Queenstown. Al llegar decidí darme el capricho de ir a cenar bien, llevaba muchos días de cutres sandwiches y muffis, así que alá me fui a un buen restaurante y probé, de paso un vino tinto riquísimo.  Ya en la habitación hice buenas migas con 3 chicas malayas con las que voy a coincidir en el avión de vuelta a KL, son muy majas, por lo menos tendré conversación en el avión de vuelta.

Día 28_Queenstown-Franz Josef Glacier

Hoy han sido 8 horas de autobús! Han hecho más de 6 paradas y aunque se hace ameno, a veces da la sensación de no llegar nunca. Menos mal que los paisajes alucinantes acompañan todo el camino.

He reservado para mañana hacer un trecking por el glaciar, ya que no se puede ir solo. La tontería sale en $170, cosa que me parece excesiva, pero es la única opción, así que ya que vine hasta aquí, lo haré. Será mi primer glaciar!
Estoy en el albergue, que como todos aquí, es muy agradable, acabo de oír hablar español…. voy a ir al ataque!

Día 29_Franz Josef Glacier

Guaouuuu! Que pasada esto de los glaciares! En la agencia te facilitan todo, desde los pantalones, botas, … hasta el gorro.  Una vez equipados nos llevaron hasta cerca de la lengua del glaciar y después de una ruta de unas 2 horas llegamos al corazón del glaciar ya con nuestros crampones puestos. Precioso e interesante esto de caminar en un estrecho pasillo de hielo.  Lo malo fue que nos empezó a llover y no era tan agradable,, por suerte era cuando ya nos volvíamos a  la base.  Valió la pena, a pesar de ser carísimo. Por tu cuenta solo puedes llegar a la base y casi ni tocar el hielo. El recorrido duró desde las 10.00 hasta las 17.00 , aparte los iempos de traslado.

En el precio del trecking incluía la entrada a el spa del pueblo y nada mejor para después de una jornada de frío como relajarse en las piscinas de agua caliente al aire libre.

Día 30_Franz Josef Glacier-Greymouth-Chrishchurch

Hoy es día de traslado. Primero 4 horas en autobús hasta Greymouth, donde cogí el tren tranzalpino hasta Christchurch, que dura poco más de 4 horas. Traslado al hostel y mañana día de paseo por la ciudad hasta la noche que cojo el primer avión.

Hablaban genial de este tren y bueno, en fin, paso por sitios bonitos, pero igual  que todo lo que he visto en mis viajes en autobús. Vamos, que aquí saben vender muy bien las cosas….

Día 31_Christchurch

Que desolación da pasear por esta ciudad 6 meses después del terremoto. No me imaginé esto, ver manzanas enteras valladas por peligro de derrumbe, las oficinas abandonadas, restaurantes con las mesas puestas y las flores marchitas….  La zona centro, donde está la catedral está vallada, no se puede acceder de ninguna manera, es como una ciudad sitiada. Fuera de estas áreas valladas, las casas y edificios están marcadas en amarillo, indicando que no se puede entrar. Simplemente desolador.

Menos mal que tiene un parque que es tan grande como la ciudad donde puedes perderte por horas y olvidarte de lo que hay al lado. No hay museos ni tiendas abiertas, incluso dentro del parque los baños están vallados. Después de un par de horas me volví al albergue porque la verdad es que resultaba deprimente. Así que el día entero que había reservado a conocer la ciudad se convirtió en un paseo triste y rápido.

Me di cuenta que me había dejado el móvil en la habitación del albergue, donde todavía estaban mis cosas hasta la tarde que pasaría a recogerlas, así que volví antes a por él…. y no estaba. Después de 2 horas de búsqueda por todas partes no apareció. En la habitación no había nadie cuando me fui y solo pasaron 2 horas hasta que volví y misteriosamente desapareció. En fin, 2 cosas perdidas en este viaje, no está nada mal…

A las 3 de la tarde ya estaba en el aeropuerto, teniendo por delante  8 horas de espera.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

3 comentarios

  1. Wow!!!! Menudo viajecito que te has momtao chica, la verdad es que tiene muy buena pinta. Me lo apunto!

  2. Pingback: Los destinos de David del 2016 | De Pronto A Bordo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres humano ;) -

  • Reserva tu vuelo

  • Booking.com